Despliega el menú
Economía

coronavirus

Bodas en familia, comuniones en el pueblo y bautizos en solitario, las celebraciones en la era covid

Los eventos aplazados para septiembre por la pandemia se posponen para el año que viene o se celebran solo con la familia. El sector considera perdida la temporada salvo por algún indeciso que se pueda animar con la nueva normalidad.

Tienda Love Story en Zaragoza.
Tienda Love Story en Zaragoza.
Toni Galán

Marta Quílez, zaragozana de 33 años, se casa dentro de 15 días. Será una de las pocas novias que dé el 'sí, quiero' este mes en Zaragoza. En septiembre, el sector nupcial esperaba acumular las bodas retrasadas desde primavera por la pandemia de covid-19, pero la mayoría han preferido posponer la ceremonia a 2021, esperando que haya menos restricciones entonces. Organizadores de bodas, tiendas de ropa de ceremonia, restaurantes, estudios de fotografía, peluquerías, etc, dan por perdida la temporada de bodas, bautizos y comuniones, aunque la vuelta a la nueva normalidad, que entra en vigor este viernes, podría animar a algunos indecisos.

Cuando Marta puso la fecha de su enlace hace un año no se imaginaba que su boda tendría solo 15 invitados, todos con mascarilla, sin baile ni viaje de novios. "Nosotros empezamos a preparar la boda en noviembre del año pasado, a cuadrar todo para el 19 de septiembre de este año", explica. Por ello, cuando llegó la pandemia de covid-19 "llevábamos muy adelantados los preparativos" e inicialmente decidieron esperar. "Nadie habíamos vivido una situación similar y no sabíamos cuánto iba a durar". Luego empezó el goteo de cancelaciones de las primeras bodas de la temporada en mayo, junio… "Al final llega un momento en que te das cuenta de que no puedes juntar a 180 personas en un sitio", reconoce. Y ese momento llegó con el retroceso a fase 2 de Zaragoza capital. "A nosotros no nos da miedo contagiarnos, pero no puedes poner en riesgo a tanta gente", reconoce.

Las invitaciones, "a la basura"

La decisión de casarse la han mantenido pero han tenido que limitarse a padres y hermanos. El resto de la familia podrá acercarse a la iglesia. "Las invitaciones, a la basura. No las he tirado aún porque me da pena", confiesa. Mantiene el reportaje fotográfico. "Aunque no sea una boda al uso sigue siendo nuestra boda y nos hace mucha ilusión tener un recuerdo", afirma. "En el restaurante han sido muy comprensivos, han tenido un trato muy bueno", añade, ya que ahora el banquete se reduce al 10% del previsto. "Al final quieres casarte y las circunstancias de alrededor no pueden ser como te gustaría que fuesen, pero es lo que hay", dice, con resignación.

"Al lado de lo que se está viviendo a nivel mundial, una boda es secundaria"

"Somos muy conscientes de que hay cosas más importantes que una boda. Estamos contentos de que la familia esté con salud. No nos ha tocado ninguna pérdida. Al lado de lo que se está viviendo a nivel mundial, una boda es secundaria", reconoce.

En el Ayuntamiento de Zaragoza están previstas 38 bodas para lo que resta de año. De ellas, 20 tienen fecha para este mes, 11 para octubre, 6 para noviembre y 1 en diciembre. "De momento hay margen para que la pareja que quisiera casarse este año, tenga fecha sin problemas”, explican desde el Consistorio. "Este mes se ha anulado una boda y dos se han pospuesto para el 2021", cuentan sobre la evolución de las celebraciones. Cifras muy por debajo de un año sin pandemia. 

Podría haber alguna más ya que "hasta esta semana el juzgado no estaba atendiendo nuevos expedientes, por lo que será a partir de ahora cuando nuevas parejas que quieran casarse este año o al que viene empezarán a ponerse en contacto con nosotros", añaden.

"Son muchos más los que han decidido posponerlas para el año que viene" afirman desde el Arzobispado de Zaragoza sobre las bodas religiosas. "El principal problema es la restricción de aforo, no tanto en el templo sino en el restaurante", reconocen. No ocurre lo mismo con otras celebraciones como bautizos y comuniones. Las primeras "tienden a ser celebraciones con menos gente y se celebran, pero de modo individual".

Comuniones en la vuelta al cole

En cuanto a las comuniones, "la mayor parte se han ido celebrando durante el verano y  también se están celebrando durante el mes de septiembre", afirman desde el Arzobispado. "Hay familias de las que se trasladan en verano a los pueblos que han optado por celebrarla allí", señalan. Habrían tenido lugar aprovechando los días de vacaciones. Estar en el pueblo permitía una celebración con menos restricciones que en Zaragoza y el aforo era mayor al ser normalmente templos más grandes. "Han sido individuales o de dos niños", apuntan, y se habrían seguido las indicaciones sanitarias "estrictamente", afirman. Ahora recuerdan que con la nueva normalidad volverán a subir los aforos al 75% en las iglesias.

"Les tenemos que decir que comunión hay, pero que celebración para el resto de la familia, no, que ya les mandaremos fotos"

María es una de las madres que han decido seguir adelante con la comunión en septiembre. Será en Zaragoza, también el sábado 19. "En la iglesia donde la celebramos nos han dicho que podemos ir 10 invitados por niño", explica. No han querido retrasarla para el año que viene para que comulgue con sus amigos y porque ya han tenido que pedir una talla más de traje, desde que lo miraron antes del confinamiento. Pero para mantener la fecha han pasado el mal trago de tener que reducir la lista de invitados al mínimo. Recuerda que estos "ya sabían la fecha de mayo, luego que se cambiaba para septiembre yahora les tenemos que decir que comunión hay pero que celebración para el resto de la familia, no, que ya les mandaremos fotos".

Su hijo asegura que se lo ha tomado todo muy bien. "Los críos lo han aceptado todo lo de la covid muy bien, incluso mucho mejor que los adultos", dice. "Eso y que es muy prudente. Lo tiene muy asumido", afirma. Se queda con que "el chico al final comulga, que tampoco las teníamos todas con nosotros".

Vanesa Moreno ha optado por mantener la ceremonia y retrasar la celebración en un restaurante al año que viene. "Aunque volvamos a la nueva normalidad tengo muy claro que prefiero no celebrarla porque mucha gente no va a venir por miedo", ya que considera que habrá que acostumbrarse a la nueva situación. Este año después de la misa se irán a comer a casa de picoteo. Reconoce que ya han sido muchos cambios para su hijo, al que se le va a juntar la vuelta al cole y la comunión en la misma semana. 

Reportaje fotográfico de Labuenaboda.
Reportaje fotográfico de La buena boda.
Labuenaboda

Esperando al efecto "nueva normalidad"

Los organizadores de eventos y peluquerías dan por perdida la temporada, aunque alguno cree que la vuelta a la nueva normalidad puede traer alguna ceremonia más. "Se animaría mucho a todo el sector, no solo a las novias, sino complementos de invitadas", explica Emilio del Castillo desde la firma Love Story, especializada en organización de bodas y venta de vestidos de novia y ceremonia. "Podríamos recuperar un 20% o 25% de la temporada", que hasta ahora daban por perdida. "Hay muchas personas que han dicho que posponían pero aún no tenían fecha" y podrían dar marcha atrás.

Hasta ahora, se habían pospuesto prácticamente todas las bodas que tenían en septiembre. "Cuando volvimos a la fase 2 casi todas se cayeron. Solo se mantiene una octubre", reconoce. "Hacemos unas 120 bodas al año y este año se nos han quedado tres o cuatro. Ha cogido toda la temporada", lamenta el 'wedding planner' zaragozano que lleva cinco años en el sector junto a su mujer, Elena Navarro. Si no hay bodas,  "los músicos no trabajan, los restaurantes, los fotógrafos, las peluquerías, una cadena increíble que afecta a muchos sectores", apunta. Todos han pasado un "año duro".

"Los músicos no trabajan, los restaurantes, los fotógrafos, las peluquerías, una cadena increíble que afecta a muchos sectores"

"Las bodas que tenía se han pospuesto para el año que viene. Lo peor es que a algunos compañeros se las han cancelando", reconocen desde el estudio de fotografía La Buena Boda. Ahora "lo difícil es que no te coincidan las nuevas del año que viene con las aplazadas este". El año ha sido complicado para los estudios de fotografía, ya que se han cancelado todo tipo de eventos. 

Las peluquerías temen cierres por el cambio de hábitos de los clientes, junto al desplome de la temporada de celebraciones. "La campaña ya se ha perdido. En una época del año que es vital porque son bautizos, comuniones, bodas y finales de curso", confiesa Raquel Alastuey, presidenta de la Asociación de Profesionales de Peluquería de Zaragoza. Después del repunte de actividad con la reapertura tras el confinamiento, las peluquerías han perdido también la clientela semanal fija. "La gente dice que si no sale de casa para qué se va a arreglar".  De ahí que augure que "va a haber muchos cierres" en el sector.  Este sigue su lucha por que se vuelva a rebajar el IVA al 8%, después de la subida al 21% con la crisis económica anterior. "Es algo con lo que vamos a tener que convivir", asegura sobre las restricciones tras la pandemia. Considera que hay que recuperar la vida diaria con la nueva normalidad.  "El año que viene vamos a estar en la misma tesitura", cree, sobre la continuidad de ciertas limitaciones.

La actualidad de la covid-19, minuto a minuto.

Toda la información sobre el coronavirus, en HERALDO.

Apúntate a nuestro boletín y recibe en tu correo las últimas noticias, claves y datos sobre el coronavirus.

Etiquetas
Comentarios