Despliega el menú
Aragón

sector inmobiliario

La compraventa de viviendas se desploma más de un 40% en Aragón

El segundo trimestre acusa el estado de alarma y consolida la tendencia de optar por pisos más amplios

SALON INMOBILIARIO EN EL HOTEL PALAFOX / 01-03-2020 / FOTOS: FRANCISCO JIMENEZ [[[FOTOGRAFOS]]] [[[HA ARCHIVO]]]
Imagen del salón inmobiliario celebrado en el hotel Palafox de Zaragoza en marzo pasado.
FRANCISCO JIMENEZ PHOTOGRAPHY

La parálisis de la actividad económica causada durante el estado de alarma, en especial en los meses de confinamiento, ralentizó la actividad comercial inmobiliaria en Aragón durante el segundo trimestre del año hasta el punto de que el número de compraventas solo fue de 1.941, lo que representa un desplome del 42,30% con respecto al primer trimestre del año y del 42,88% frente al mismo trimestre de 2019. Así lo recoge el último informe del mercado inmobiliario de la comunidad autónoma elaborado por Gamerin, el grupo de análisis del mercado inmobiliario que dirige Luis Fabra, profesor de la Universidad de Zaragoza, que da cuenta asimismo de la tendencia entre los compradores de adquirir vivienda de mayor tamaño.

En la presentación del informe, este jueves, Fabra ha destacado que ese interés por la adquisición de viviendas con más metros cuadrados, incluso con terraza o jardín, se ha mostrado de modo más acusado como consecuencia de la pandemia. El auge del teletrabajo, que se entiende en muchos ámbitos que ha llegado para quedarse, y la obligatoriedad de pasar más tiempo en casa han hecho revalorizar la importancia de contar con pisos de superficies mayores que la media.

Fernando Baena, presidente del Colegio de Agentes de la Propiedad Inmobiliaria (API) de Aragón, ha coincidido con Fabra en la presentación en señalar esa tendencia del mercado, si bien ha reconocido que los meses que hemos pasado como consecuencia de la expansión de la covid-19 han sido "muy raros" para el sector. Tras la parálisis total de la primera etapa del estado de alarma, ha resaltado, poco a poco se ha empezado a reactivar el mercado, en especial en lo que concierne a la vivienda de segunda mano, ya que en la obra nueva apenas hay 'stock'.

Fabra, por otra parte, ha señalado que la evolución a futuro del mercado inmobiliario dependerá en gran medida de la situación económica, ya que hay una correlación directa entre lo que viven las familias con sus posibilidades de adquirir viviendas. A más pero, menos posibilidades de compra, y con menos desempleo, el acceso a créditos hipotecarios es mayor.

En cuanto a los precios, el informe recoge que continúa la tendencia de un encarecimiento que no se consolida. Entre abril y junio este se ralentizó ligeramente respecto al primer trimestre del año al situarse en un aumento del 2,21%, frente al 2,47% registrado entre enero y marzo.

Etiquetas
Comentarios