Zaragoza
Suscríbete

zaragoza

Las peñas afrontan con los locales cerrados el "duro golpe" del primer año sin Fiestas del Pilar

Interpeñas y la UPZ tienen el reto de no perder socios y cubrir gastos. El Ayuntamiento les ofrece organizar algún acto cultural en recintos seguros.

La sede de la peña L’Albarda, como las del resto de Zaragoza, permanece cerrada.
La sede de la peña L’Albarda, como las del resto de Zaragoza, permanece cerrada.
Guillermo Mestre

La cancelación de las Fiestas del Pilar tal y como se conocen como consecuencia de la pandemia del coronavirus ha supuesto un «duro golpe» tanto moral como económico para las peñas de la capital aragonesa. Las dos grandes entidades, Interpeñas y la Unión Peñista de Zaragoza (UPZ), señalan que son «conscientes» de la gravedad del momento, por lo que asumen las restricciones que han establecido las autoridades sanitarias, pero recuerdan que deben hacer frente a numerosos gastos con los locales cerrados y una previsible caída del número de asociados.

El gerente de la sociedad municipal Zaragoza Cultural, David Lozano, se reunió este miércoles con representantes de ambas entidades para explicarles que, tal y como ya se había anunciado, este año no se celebrarán actos en la calle por precaución, una medida que afecta directamente a los peñistas, habituales animadores de las fiestas en los barrios y en los eventos más multitudinarios.

Una vez suspendida la Ofrenda de Flores, el Ayuntamiento trabaja en una programación cultural e infantil que permita mantener algo de actividad durante las fiestas. Será, en todo caso, en recintos cerrados y con estrictas medidas de seguridad. Por ello, Lozano ofreció a los peñistas la posibilidad de organizar algún acto de estas características.

«La actividad habitual de las peñas es incompatible con la situación actual, pero queríamos ver si tienen algún margen de actuación», señaló Lozano tras el encuentro. «A lo mejor es momento de aprovechar para hacer una exposición con el abundante material que tienen y explicar así su historia y su día a día», planteó. Ambas entidades se mostraron receptivas y estudiarán en los próximos días alguna propuesta.

Sin ingresos

En cualquier caso, las peñas advierten de las dificultades a las que tienen que hacer frente este año, en especial ante el cierre de sus locales. «Con la venta de consumiciones cubríamos el alquiler, los seguros... ahora no podemos, es un golpe muy fuerte», comenta Jorge Gracia, presidente de la UPZ. Además, corren el riesgo de perder un importante número de socios, ya que no pueden ofrecerles alternativas de ocio.

«Afortunadamente, contamos con gente fiel, peñistas de toda la vida, que no solo están con nosotros por las Fiestas del Pilar», asegura Gracia. En cualquier caso, reconoce que «habrá bajas».

En la misma línea se pronuncia Eva Cerdán, presidenta de la Federación de Interpeñas de Zaragoza. «Tenemos que seguir pagando los gastos fijos pese a tener los locales cerrados. Estamos como el ocio nocturno y no podemos optar a ayudas», lamenta. Además, recuerda que «el gran ingreso del Pilar desaparece». Sin embargo, se muestra optimista de cara al futuro. «Nos reinventamos cuando nos quedamos sin pabellón y volveremos a hacerlo, saldremos adelante», apuntó.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión