SD Huesca
Suscríbete

SD Huesca

La SD Huesca se permite sonreír

El triunfo ante el Alavés permite recuperar el optimismo a un equipo que ya ha sumado los mismos puntos que en toda la primera vuelta del anterior paso por la élite.

Okazaki luce sonrisa durante el entrenamiento de este domingo en el Pirámide.
Okazaki luce sonrisa durante el entrenamiento de este domingo en el Pirámide.
SD Huesca

En las formas fue muy similar a cualquier otro entrenamiento en el día posterior a un partido, una sesión dedicada a estirar los músculos y a no perder el contacto con el balón en la que no faltaron los rondos o el fútbol tenis entre otros ejercicios. En el fondo, resultó muy diferente a todas las anteriores. El 1-0 conquistado el sábado en El Alcoraz por la SD Huesca se tradujo menos de 24 horas después sobre el césped del Pirámide en sonrisas y gestos de alegría entre unos jugadores y un cuerpo técnico sabedores de que se han quitado un gran peso de encima, el de las doce jornadas anteriores sin ganar, y que ahora se pueden permitir mirar al futuro sin ese recordatorio continuo de la falta de triunfos que el propio técnico Míchel Sánchez había definido en la previa del duelo con los vitorianos como “el síndrome de no ganar”.

El ‘sí, pero’ que pendía sobre los azulgranas, esa continua descripción de equipo que juega bien, pero no se impone queda atrás, al menos momentáneamente. Los últimos tres puntos les han servido a los oscenses para dar sentido a los anteriores ocho empates y para engancharse con fuerza a una clasificación en la que, de haber acontecido un resultado de signo contrario, habrían empezado a quedarse descolgados. Siguen en puestos de descenso, pero la salvación queda ahora en vez de a cinco, a dos puntos antes de acometer un final de año en el que deben verse las caras con un buen puñado de rivales directos. El viernes, tras el partido de Copa del Rey con el Marchamalo, se presentarán ante el Athletic en San Mamés (21.00), el 22 de diciembre recibirán al Levante (19.45) y ocho días después se desplazarán a Vigo para cruzarse con el Celta (19.15).

Antes del 3-3 en Granada, precedente del 1-0 con el Alavés, Míchel fijó como objetivo para las últimas cinco jornadas de 2020 sumar de nueve a diez puntos, unos guarismos con los que estimó que el Huesca seguiría metido de lleno en la pelea por continuar en la élite. La cosecha hasta la fecha es de cuatro, por lo que la meta sigue siendo ambiciosa.

A este respecto el madrileño cuenta con la experiencia de lo que ya vivió al frente del Rayo hace dos campañas. Entonces, a estas alturas del curso los vallecanos habían acumulado siete puntos y veían como la permanencia se encontraba a seis. El año 2018, aunque con una jornada más disputada, lo concluyeron con 13. Con esos 16 o 17 que ambiciona ahora hubiesen marcado la salvación.

Cuentas similares servían entonces también para el Huesca, que se encontraba viviendo su primera experiencia entre los mejores. De hecho, en la jornada 13, en la que obtuvo un 2-2 con el Levante, empataba a siete puntos con el Rayo. No alcanzó los once hasta el 2-1 con el Betis de la penúltima jornada de una primera vuelta en la que ya no sumó nada más tras caer con el Leganés. A este respecto, el actual Huesca le saca cinco jornadas de ventaja.

El salto cualitativo que supusieron los tres puntos sumados de una tacada el sábado se lograron con el gol de Ontiveros y el buen hacer de sus compañeros -esta vez no hubo errores individuales ni situaciones de pánico- y fue impulsado por un técnico que, cuando más cuestionado se encontraba, supo salir reforzado. Míchel acertó con la alineación, el planteamiento y los cambios. Optó de inicio por dos extremos puros como el propio Ontiveros y Ferreiro, y por un punta bregador, Okazaki. Luego fue moviendo su bloque sin perder su irrenunciable identidad en función de la evolución del encuentro, especialmente en su último tramo en el que acabó con tres centrales, algo completamente novedoso para los azulgranas en este curso y cuya aplicación venía barajando en las últimas semana “Si eramos fieles a nosotros sabíamos que los resultados llegarían”, afirmó aliviado. Ahora, el ritmo no debe parar.

Apúntate a la newsletter de la SD Huesca y conoce de primera mano toda la información de tu equipo.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión