Despliega el menú
SD Huesca

fútbol

La SD Huesca aprende a ganar

Un gol de Ontiveros en la visita del Alavés da a los azulgranas su primera victoria de la temporada (1-0).

Costó, pero llegó. Sí, la SD Huesca al fin, en el que era su 13º encuentro de la temporada, logró su primera victoria. Ocho empates y cuatro derrotas después, que se dice pronto. El triunfo fue liberador, catártico como bien ejemplificaron las lágrimas de Ontiveros, afectado también por el estado de salud de su abuela, enferma de covid-19, y los brazos al aire y abrazos de los jugadores, el cuerpo técnico, los directivos, los consejeros y los trabajadores del club presentes en El Alcoraz. También para la afición, el grupo de hinchas que se congregó para animar a su equipo tras la grada saludó el 1-0 frente al Alavés con petardos y salvas.

El marcador positivo se produjo justo cuando el crédito de su entrenador, Míchel Sánchez, estaba a punto de agotarse y también cuando la clasificación amenazaba con romperse por abajo. De no haberse conseguido, la salvación habría quedado a cinco puntos; ahora está a dos. De no haber marcado Ontiveros y el equipo haber aguantado la ventaja, la continuidad del entrenador hubiese quedado en entredicho.

El resultado, que por fin sirve para hacer justicia a los méritos hechos en partidos pretéritos, fue un ejercicio en el que salió a relucir el oficio que en otras ocasiones se había echado en falta. Una semana antes en Granada sin ir más lejos cuando a dos minutos para el final los azulgranas se imponían por 1-3 y acabaron teniendo que conformarse con el 3-3. Sin brillar en exceso, hubo el cuajo necesario para mantener la paciencia, aún a pesar de algunas dudas, no fallar cuando llegó la oportunidad de marcar y no desorientarse a la hora de mantener la ventaja. También desde el banquillo se acertó con los cambios durante el encuentro y con el once por el que se optó.

SD Huesca -Alavés
SD Huesca -Alavés
Pablo Segura

Con respecto al anterior encuentro Míchel planteó dos novedades en su alineación titular, una obligada por la lesión de Sandro, y otra porque así lo estimó el técnico. En lugar del delantero canario se optó por un extremo puro, Ontiveros, y en vez de

Rafa Mir, en la punta recuperó su sitió en el once Okazaki después de que ante los nazaríes hubiese abierto su cuenta goleadora esta temporada. Álvaro continuó bajo los palos confirmándose así que el relevo en la portería no fue cosa de un día y ésta quedó inmaculada por primera vez tras siete jornadas.

La primera parte, al igual que la segunda, fue prácticamente un monólogo azulgrana en el que los dos contendientes se sintieron cómodos. Los locales amasaron durante los primeros 45 minutos el 74% de la posesión, sería el 67% al final. Suyo fue el balón porque lo quisieron y porque los vascos, que presumían de no haber caído en sus seis compromisos previos, así lo consideraron oportuno también. Con múltiples ausencias en la medular, bien ordenados en un pétreo 4-4-2, aguardaron a sus oponentes resguardados en su mitad del campo, agazapados desde el saque inicial a la espera de una contra.

Los hombres de Míchel buscaron abrir su juego por las bandas con mejor resultado por la izquierda, donde coincidieron Galán y un Ontiveros deseoso de brillar, que por la derecha, un perfil en el que Maffeo y Ferreiro estuvieron más apagados. Aún así, se abusó de los pases hacia atrás. No se quería arriesgar y faltaba decisión. Okazaki, imán para las faltas, peleó como en él es costumbre, pero no lo tuvo fácil para conectar con sus compañeros. La lesión del aragonés Laguardia al cuarto de hora le hizo tener que verse las caras con el alto y físico Tachi, que no se lo puso fácil.

La primera ocasión oscense se produjo a los siete minutos con un centro de Galán que Rico cabeceó fuera. Aunque también hubo un tiro cruzado de Ontiveros y otro de Maffeo, poco antes del descanso que salió alto y desviado, la vez que más cerca estuvo de llegar el gol en el primer periodo fue en un córner botado por Ferreiro y al que no llegó Pulido en el palo largo después de que el balón se pasease por la línea. En la ficha ofensiva del Alavés, poco que apuntar más allá de una contra conducida por Lucas cuyo pase de la muerte no encontró a Joselu.

El Huesca arrancó los segundos 45 minutos más punzante y fruto de ello Okazaki logró batir a Pachecho. Sin embargo, el VAR detectó el fuera de juego y el gol no subió al marcador. Ya antes Ontiveros había tenido un primer lanzamiento para dar por inaugurado el acto y tras la desilusión por lo que pudo haber sido y no fue el jugador cedido por el Villarreal se encargó de nuevo de despertar a los azulgranas culminando una contra con un disparo que no encontró la portería.

El partido estaba más abierto. El Alavés salió de su guarida y empezó a frecuentar el área de Álvaro hasta el punto de que también se le anuló un tanto. En un córner, Ely realizó un remate acrobático que acabó en la red antes de que Melero López indicase que se podía poner el balón en juego.

Fue un susto, que no atemorizó. Si alguien había estado buscando con insistencia mover el marcador, esa había sido Ontiveros y al final el fútbol hizo justicia a su empeño. El marbellí, que poco antes había visto una tarjeta amarilla evitable, se deshizo de su defensor con un recorte y superó con maestría a Pachecho para festejar el 1-0. A renglón seguido, Borja García visualizó el segundo desde fuera del área.

Para ver el primer relevo en las filas locales hubo que esperar hasta el minuto 81. Se fue el héroe de la tarde, Ontiveros, e ingresó en el terreno de juego Doumbia, que se colocó en el centro junto a Rico. Por detrás quedó Mosquera, con Borja García echado a la izquierda y Ferreiro a la derecha en un 4-5-1-.

El papel de agitador ofensivo lo tomó entonces el gallego con dos disparos en los que se topó con Pacheco; lástima que en el segundo no viese la incorporación desde atrás de Doumbia y Borja García,

Durante varias fases del encuentro se había echado en falta a Rafa Mir, el que había sido el faro ofensivo en las jornadas precedentes. Míchel entendió que su momento había llegado a falta de cinco minutos. Fue un cambio de pieza por pieza en el que Okazaki fue el damnificado. Después, la posibilidad de realizar más relevos se agotó con Insua y Sergio Gómez, que ocuparon las plazas de Ferreiro y Rico.

Para afrontar el tramo final y aguantar el resultado ante unAlvés que iba a por todas, se empleó toda una novedad, una línea defensiva con tres centrales. Fue el momento de abrocharse bien las botas, flexionar las rodillas y aguantar el arreón visitante sin que éste llegase a inquietar.

Se ha encontrado el camino. Toca ahora seguir la senda. El martes aparece la Copa con la visita al Marchamalo y el viernes espera el Athletic.

Ficha técnica

SD Huesca: Alvaro Fernández; Maffeo, Pulido, Siovas, Javi Galán; Mikel Rico (Insua, 88), Mosquera, Borja García; Ferreiro (Juan Carlos, 88), Okazaki (Rafa Mir, 86) y Ontiveros (Doumbia, 81).

Alavés: Pacheco; Ximo Navarro (Martín, 46), Laguardia (Tachi, 14), Ely, Duarte (Javi López, 75); Edgar (Borja Sáinz, 75), Jota Peleteiro, Tomás Pina, Rioja (Deyverson, 87); Joselu y Lucas Pérez.

Goles: 1-0, min. 66: Ontiveros

Árbitro: Melero López (Comité Andaluz). Amonestó al entrenador del Huesca, Miguel Angel Sánchez "Míchel", y a Ontiveros, y a los visitantes Duarte, Jota Peleteiro, Joselu y Tachi.

Incidencias: Partido correspondiente a la decimotercera jornada disputado en el estadio El Alcoraz a puerta cerrada

Etiquetas
Comentarios