Despliega el menú
SD Huesca

sd huesca

SD Huesca-Valladolid, cita en El Alcoraz entre dos hambrientos de victorias

Los oscenses reciben a los colistas en un duelo que cruza a los dos únicos equipos que todavía no han conseguido ganar esta temporada.

Doumbia, uno de los últimos refuerzos de la SD Huesca, durante un entrenamiento en El Alcoraz.
Doumbia, uno de los últimos refuerzos de la SD Huesca, durante un entrenamiento en El Alcoraz.
SD Huesca

Son dos conjuntos acuciados por la necesidad de victorias, heridos en su orgullo porque consideran que el fútbol no ha sido justo con ellos y necesitados de reafirmar sus convicciones con un resultado positivo. A la sexta, tiene que ser la vencida. El Alcoraz acoge a los dos únicos conjuntos de Primera División que tras cinco jornadas todavía no saben lo que es ganar, a la SD Huesca y al Real Valladolid (18.30, Movistar LaLiga). Ambos han aprovechado las dos semanas de parón en el campeonato a causa de los compromisos internacionales de selecciones para analizar la situación, seguir acoplando a sus últimas piezas en llegar y preparar con mimo una cita que esperan que sirva de punto de inflexión. Hay que aplacar el hambre de puntos antes de que se convierta en obsesión.

Los azulgranas recuperan para el choque a Pablo Maffeo, pero no podrán contar con Antonio Valera -operado en el hombro derecho el viernes-, Pedro López y Okazaki. Los dos últimos arrastran lesiones musculares de las que no están aún del todo recuperados. La ausencia del delantero japonés podría abrir las puertas de la titularidad a Sandro Ramírez, incorporado en el último día del mercado el pasado 5 de octubre. El ariete se encuentra en buenas condiciones físicas y, aunque todavía no está del todo familiarizado con la idea de juego que proponen los oscenses tras solo siete sesiones de entrenamiento con sus nuevos compañeros, su entrenador Míchel Sánchez considera que llegado el momento puede aportar. Lo mismo piensa del penúltimo refuerzo, el centrocampista Idrisa Doumbia, firmado un día antes. Sin embargo, en su caso parece menos probable que pueda formar parte de un once inicial en el que el regreso de Maffeo hará que Pulido recupere su sitio en el centro de la defensa en detrimento de Insua y en el que podría haber alguna novedad en la zona de ataque como la inclusión de Ontiveros en lugar de Ferreiro.

Los dos últimos resultados del Huesca han sido el mismo, empate a cero. Contra el Atlético de Madrid se dio por bueno dada la entidad del rival y los aprietos en los que puso a los altoaragoneses, especialmente en la segunda parte, y frente al Elche supo a poco después de haberse mostrado superiores.

Ahora, para derrotar al Valladolid, la intención es agregar a la solidez defensiva mayor acierto en ataque. Por el momento solo se han cantado dos goles, los que sirvieron para firmar tablas a uno con el Villarreal y el Valencia, a pesar de que en total los azulgranas han disparado quince veces entre los tres palos y treinta fuera. Lejos de considerar nuevas fórmulas para llegar a la meta rival, la intención es insistir en las mismas vías apoyándose en los datos y en la experiencia. La temporada pasada en Segunda División durante las primeras jornadas costó enviar el balón a la red. Sin embargo, finalmente solo el Almería, el Rayo y el Real Zaragoza lograron más dianas.

La victoria es necesaria en el Huesca y urgente para el Valladolid. Los pucelanos, entre los que aún escuece la derrota en su último careo con el Eibar, que acabó con uno menos, son los colistas con solo dos puntos, los obtenidos en las jornadas 1 y 3 en su hogar frente a la Real Sociedad y el Celta con sendos 1-1. "Hay que ganar en Huesca como sea", ha expresado su entrenador Sergio González, que se desplazó ayer a la capital oscense acompañado de 23 jugadores. No viajaron los lesionados Kiko Olivas y Javi Sánchez, pero sí sus últimos fichajes, Roque Mesa, Jota y Saidy Janko.

La anterior visita de los blanquivioletas a El Alcoraz, donde nunca han ganado en liga, se saldó con un 4-0. Fue hace dos campañas en la jornada 22 durante la primera incursión en la élite del Huesca. El resultado representa su última gran goleada hasta la fecha y, aunque de los protagonistas de aquella tarde solo quedan en el vestuario Pulido, Insua, Galán y Ferreiro, las ganas de repetirla seguro que no faltan.

Etiquetas
Comentarios