Despliega el menú
SD Huesca

sd huesca

SD Huesca: La portería a cero se resiste

La SD Huesca acumula un total de siete partidos sin haber logrado mantener la portería a cero, más allá de los cinco encuentros encadenados sin perder. 

Mikel Rico y Pulido conversan tras una acción peligrosa del partido ante el Lugo
Mikel Rico y Pulido conversan tras una acción peligrosa del Lugo
Rafael Gobantes

Ante la falta de gol, la solidez defensiva ha sido el sostén durante toda la temporada para la SD Huesca. Y es que, con la certeza de que el conjunto azulgrana goza de una línea defensiva repleta de futbolistas de nivel, actualmente no parece encontrarse en su mejor estado. Tanto en lo colectivo como en lo individual, la competición le está demostrando la dificultad que conlleva conseguir una portería a cero semana tras semana si no se imprime la intensidad necesaria, pues siete son las jornadas que acumula sin lograr una de ellas.

A pesar de tener en sus manos una racha de cinco encuentros consecutivos sin perder tras la victoria del sábado ante el CD Lugo (2-1), los de Míchel se han topado con un nuevo obstáculo que superar para mantener su fiabilidad. Se trata de las porterías a cero, ya que el conjunto azulgrana también encadena siete encajando un tanto como mínimo. La última vez que consiguió acabar con la meta imbatida fue en Santo Domingo contra el Alcorcón (0-2), partido disputado en la jornada 18 y en el que los oscenses sufrieron relativamente poco ante el conjunto alfarero. Con ella, el conjunto altoaragonés tiene nueve porterías a cero repartidas entre Álvaro Fernández y Rubén Yáñez.

Esas sensaciones se han ido disipando con el paso del tiempo, aunque las estadísticas continúan reflejando el nivel general que mantiene el equipo respecto al resto de contrincantes. Hasta ahora suma un total de 22 goles en contra, por lo que los oscenses son el conjunto menos goleado junto al Málaga CF, más allá de los problemas sufridos últimamente ante el Rayo Vallecano, Mirandés, Real Zaragoza, Elche, Tenerife, Real Oviedo y Lugo. Un motivo que permite mantener la calma pero a la vez evaluar cuáles son los motivos por los que el Huesca de Míchel ha perdido parte de esa solidez que le ha llevado a la zona alta de la clasificación desde el inicio de la temporada.

Sería superficial hablar únicamente de los goles en el tiempo de añadido de Elche y Oviedo, pues ante el conjunto gallego no fue así sino que reaparecieron síntomas de ineficacia en el juego aéreo y en los centros laterales. El golazo del Tenerife, el juego combinativo del Rayo… la diferencia de estilos en cuanto a los tantos encajados muestra la diversidad existente entre los rivales, pero sobre todo el punto bajo de intensidad con el que los azulgranas han aparecido en diversos tramos de dichos enfrentamientos. Sin fortuna tampoco, gran parte de las ocasiones sufridas han acabado por materializarse ante la escasa reacción presenciada hasta en los últimos choques.

En una liga tan complicada como la Segunda División, evitar que el rival marque supone en un alto grado el devenir de los partidos. Por ello, la SD Huesca ha de trabajar intensamente en ello y la primera prueba que tiene próximamente es la SD Ponferradina (18.15). Con cuentas pendientes tanto en el juego a domicilio como en saber no encajar, los de Míchel tiene una nueva oportunidad para matar dos pájaros de un tiro y reencontrarse con su mejor versión.

Etiquetas
Comentarios