Despliega el menú
SD Huesca

SD Huesca

La puntería, una asignatura pendiente

Los choques con el Numancia y el Albacete han sido los dos en los que más remates ha realizado la SD Huesca. Sin embargo, en ambos acabó perdiendo tras no festejar ninguna diana.

Okazaki lamenta de rodillas una ocasión fallada ante el Albacete.
Okazaki lamenta de rodillas una ocasión fallada ante el Albacete.
Rafael Gobantes

A Okazaki le anularon un gol por fuera de juego y, al igual que Mikel Rico, protagonizó una acción que acabó en la madera. También probaron fortuna Ivi, Escriche, Cristo, Pulido, Mosquera... En total, sobre la meta defendida por Tomeu Nadal granizaron veinte remates de los que diez fueron entre los tres palos. Aún así, el miércoles ante el Albacete, como ya había sucedido el sábado con el Numancia o más atrás en el tiempo en Almería, ninguno subió al marcador y la derrota acabó siendo una realidad. La falta de acierto está lastrando a la SD Huesca, que solo han festejado un tanto en sus últimos cuatro compromisos, en la visita del Sporting. Su balance entre las jornadas tres y seis es de tres partidos perdidos, dos por 1-0 y uno por 0-1, y una victoria (1-0). La cosecha es escasa y habla de un bache en los primeros compases de la temporada.

Míchel Sánchez y los suyos son conscientes de ello y por eso están tratando de revertir la situación para que no vaya a más. Así, sus dos últimos compromisos han sido los más prolíficos en lo que a remates se refiere. Si con los manchegos se percutió en veinte ocasiones, en Soria se intentó en trece. Una semana antes en la visita de los de Gijón habían bastado cinco para celebrar el 1-0 gracias a un cabezazo de Raba y en el estadio de los Juegos del Mediterráneo la cantidad de disparos se cifró en ocho. En el triunfal inicio de curso en el desplazamiento a Canarias se firmaron nueve remates contra la UD Las Palmas para un 0-1 y en el 3-1 con el Deportivo hubo diez.

En total, el Huesca ha realizado 65 disparos, de los que 28 han ido entre los tres palos, el 43,07%, y solo cinco han acabado en la red, el 7,6%. Raba, en dos ocasiones, Gallar, Eugeni y Pulido son los que han conseguido batir al cancerbero rival. Todos, salvo el último, son jugadores que se sitúan en la segunda línea del ataque. Ninguno de los tres puntas, Okazaki, Cristo y Escriche, han estrenado aún su cuenta.

El primer aviso del problema se vivió en el estadio de los Juegos del Mediterráneo. Allí, tras un mal arranque que facilitó que Sekou Gassama adelantase al Almería en el minuto tres, los visitantes, tal y como ha ocurrido en todas sus actuaciones salvo en la primera jornada, tuvieron finalmente el control de la posesión, aunque resultó inocuo para los andaluces ante la falta de mordiente.

Una semana después, el Huesca logró adelantarse frente al Sporting. Sin embargo, a pesar de jugar con uno más, la victoria peligró. En sus declaraciones posteriores, Míchel lamentó que el equipo no hubiese ambicionado ampliar la ventaja.

Ese deseo de trasladar al luminoso el dominio ejercido sobre el esférico sí que se ha dejado ver en los dos últimos partidos, aunque sin fortuna. Un empuje que queda reflejado también en la cantidad de saques de esquina lanzados. Mientras que con los asturianos solo se botaron dos, tanto con el Numancia como con el Albacete hubo diez.

También Míchel ha introducido modificaciones tácticas en las segundas partes en pos de dotar de un perfil más ofensivo a su equipo. En Los Pajaritos, por primera vez, alineó juntos a dos de sus delanteros. Primero a Escriche con Cristo y después a éste con Okazaki y ya el miércoles en El Alcoraz acabaron sobre el césped los tres juntos.

“Hay que seguir trabajando y estar fuerte mentalmente para revertir esta situación que hace que no metamos gol, los éxitos llegarán”, aseguró el técnico tras el tropiezo con el Albacete.

Etiquetas
Comentarios