Despliega el menú
SD Huesca

SD HUESCA

La SD Huesca, a por el premio grande ante el Barça

Los altoaragoneses reciben con la necesidad de puntuar al líder de la Liga, en cuyas filas Messi encabeza un largo listado de ausencias.

Gallar, sonriente, durante el entrenamiento de este viernes.
Gallar, sonriente, durante el entrenamiento de este viernes.
Rafael Gobantes

Sin Suárez y sin Piqué, sancionados, sin Rakitic, baja de última hora por un proceso febril, sin Messi, que finalmente no viajó, con la Liga en el bolsillo y centrado plenamente en la eliminatoria de cuartos de final de la Liga de Campeones que está disputando con el Manchester United. La SD Huesca recibe esta sábado al FC Barcelona (16.15) en una ocasión que a priori se presenta como la más propicia para tratar de dar la sorpresa y todo un golpe de efecto en la pelea por la salvación. Para los locales, colistas a seis puntos de la permanencia cuando restan siete jornadas, el encuentro supone una nueva final en la que la victoria es casi una obligación. Para los visitantes, con once puntos de ventaja sobre el segundo, el Atlético de Madrid, el cruce es un mero trámite, por no decir un incordio.

A los oscenses les hubiese gustado llegar a esta cita en una situación más desahogada para afrontarla más como una fiesta, no todos los días uno tiene la oportunidad de cruzarse con algunos de los mejores jugadores del mundo. Sin embargo, en sus dos compromisos anteriores, con el Celta y con el Levante, tan solo pudieron cosechar empates y por ello ahora la distensión no cabe en una jornada en la que sus rivales directos también afrontan partidos complicados. El Celta visita al Atlético de Madrid; el Rayo, al Athletic; y el Villarreal, al Girona. Además, el Valladolid recibe al Getafe.

Aunque en la reacción protagonizada por los altoaragoneses, que les llevó a situarse a tres puntos de la permanencia cuando habían estado a once, la tendencia parecía haberse revertido, en las últimas jornadas la sensación de que el fútbol no está siendo justo con ellos ha regresado. De hecho, son ya cinco los partidos sin ganar. Aún así, la moral se mantiene alta como bien se ha podido comprobar en los últimos entrenamientos, en los que la alegría ha sido la nota dominante, y en las declaraciones de los jugadores y el entrenador, ambiciosas. Y eso que la semana tampoco ha sido todo lo tranquila que se hubiese podido desear. El miércoles, el club anunció la marcha del director deportivo Emilio Vega, figura muy cercana tanto al entrenador como al vestuario.

Con Pablo Insua descartado para lo que resta de temporada por su rotura de los ligamentos, solo Carlos Akapo se puede considerar como baja médica para el partido, lo que supone casi una novedad para Francisco Rodríguez, el entrenador de la SD Huesca, que tendrá dónde elegir tanto a la hora de elaborar la convocatoria como en el momento en el que deba girarse hacia el banquillo durante el choque. Entre las novedades figura el regreso de Miramón, una vez superada su lesión en el bíceps femoral de la pierna izquierda que le había llevado a perderse las tres últimas citas, y de Etxeita, tras cumplir su partido de sanción por acumulación de tarjetas amarillas.

A pesar de que ante el Levante el técnico almeriense abandonó el dibujo táctico con tres centrales que venía empleando en las diez jornadas anteriores en favor de un esquema con cuatro defensas, ahora podría volver a retomar esa propuesta. En el Santiago Bernabéu con el Real Madrid, otro de los transatlánticos de la Liga, funcionó bastante bien hace dos semanas, algo que juega a su favor en la balanza con la que sopesa diferentes opciones, aunque en esta caso la idea sería otorgarle un carácter algo más ofensivo aún a pesar de que no parece probable que se vuelva a contar de inicio como en Valencia con Chimy Ávila, Cucho Hernández y Enric Gallego, los tres delanteros.

El precedente del partido de ida, en la tercera jornada de Liga, es para echarse a temblar. Un 8-2 recibió la SD Huesca en el Camp Nou después de haberse atrevido a adelantarse. El resultado inició una mala racha que se llevó por delante a Leo Franco, el entrenador por el que se había apostado de inicio en El Alcoraz, y de la que se tardó meses en salir. De todos modos, aquel careo no se considera por ninguna de las partes un referente válido. Todo ha cambiado mucho.

El líder solo ha perdido en dos encuentros ligueros a lo largo del curso, en la jornada seis con el Leganés (2-1) y en la doce con el Betis (3-4). En El Alcoraz planteará rotaciones en su once. Algunas de las novedades podrían ser Umtiti, Boateng, Aleñá y Todibo, que cogerían el testigo de otros como Busquets, que no estará ni en el banquillo, Arthur y Jordi Alba. Aunque Ernesto Valverde, el entrenador culé, es consciente de que el título de Liga aún no es matemático, también tiene en cuenta lo apretado de su calendario. De ahí que la convocatoria se completase con tres canteranos y que Messi finalmente no viajase. El astro argentino sufrió un fuerte golpe en la cara contra el Manchester United y, a pesar de que las pruebas médicas a las que se le sometió el jueves descartaron cualquier posible lesión, como una fisura en la nariz, se le mima ante la llegada del momento crucial de la temporada para los del Camp Nou. Además de la Liga y la Liga de Campeones, también tienen por delante la final de la Copa del Rey frente al Valencia. El objetivo, un nuevo triplete.

Para dejarle al Barça un recuerdo amargo de su primera visita liguera a El Alcoraz, en 2014 ya estuvo en el torneo del KO en la ida de los 1/16 de final cuando los locales militaban en Segunda División B logrando una victoria por 0-4, se antoja necesario sellar la portería de Santamaría y aprovechar al máximo las oportunidades que se puedan tener. En sus últimos cuatro encuentros, los azulgranas han recibido once goles y festejado ocho.

La necesidad, pero también la ilusión y las más de 7.000 gargantas que alentarán serán las armas con las que contarán la SD Huesca más allá de los argumentos futbolísticos que puedan aportar hombres como Pulido, Moi Gómez, Melero, Rivera, Ávila, Cucho y Gallego. La misión es difícil, pero no imposible.

Etiquetas
Comentarios