Despliega el menú
SD Huesca

sd Huesca

El Barça conserva su tirón en Huesca

A pesar de ausencias sonadas como la de Messi, los blaugranas fueron recibidos por un millar de aficionados en su llegada a Huesca.

El equipo catalán ha llegado en su autobús este viernes por la tarde a la capital oscense.

Los primeros en bajarse del autobús, cada uno por una puerta, fueron Ter Stegen y Ernesto Valverde. Luego les siguieron otros como Coutinho, Jordi Alba, Dembelé, Umtiti y Vidal. De Messi, Rakitic, Luis Suárez, Piqué o Busquets, no hubo rastro. Varios de los nombres más rutilantes de la constelación de estrellas que conforma la plantilla del FC Barcelona no estarán presentes en el duelo que mide este sábado (16.15) a los blaugranas con la SD Huesca, pero aún así, y a pesar del tirón que sus nombres tienen, en su llegada a la capital oscense ayer al anochecer la expedición culé fue recibida por alrededor de un millar de aficionados en la entrada del hotel Abba, donde se va a alojar hasta el partido.

La cifra se queda lejos de la expectación que generó el Real Madrid en diciembre, todo hay que decirlo, dado que a estos dos clubes les gusta competir en todo, pero supera por ejemplo a la vivida con el Atlético de Madrid. Queda la incógnita de saber qué hubiese pasado de estar Messi presente.

La ausencia del argentino fue uno de los temas de conversación más recurrentes durante la larga espera. Los azulgranas no aterrizaron en el aeropuerto de Huesca-Pirineos hasta cerca de las 20.00 y no llegaron a la ciudad hasta cuarenta minutos después. Para entonces, no eran pocos los que llevaban buena parte de la tarde apostados sobre las vallas que situaron marcando el pasillo por el que deberían pasar los más de cincuentas miembros que componen la delegación del FC Barcelona.

Entre los presentes muchos niños y jóvenes, y alguna que otra camiseta, bufanda y pancarta, incluso polivalentes. ‘Ter Stegen eres mi ídolo y todo un ejemplo a seguir’ se leía en los que podría considerarse la cara ‘A’ de una de ellas, en la ‘B’, el lema era el mismo pero sustituyendo al cancerbero alemán por Rakitic. Finalmente, su portador no pudo conseguir la firma de ninguno de los dos. Entre otras cosas, porque el único que se detuvo a atender a los hinchas y curiosos, que crecieron exponencialmente en número según se acercó el momento de que el autobús futurista que llevaba a los futbolistas hiciese su entrada en la calle Tarbes, fue el canterano Riqui Puig. La joven promesa de 19 años, que ya debutó con el primer equipo en la Copa del Rey frente a la Cultural Leonesa, disfrutó estampando su firma y dejándose fotografiar.

Jordi Alba, uno de los rostros más reconocibles, inició una carrera nada más descender por el autocar, como si de una de sus galopadas por la banda se tratase, pero se acabó refrenando, detrás de él lo alcanzó Arturo Vidal. Ellos junto a Coutinho, Dembelé y Umtiti fueron de los más jaleados.

"Obviamente me hubiese gustado que hubiese estado Messi, pero los que vienen también son muy buenos", comentó Kevin Carreño, de diez años. Él quería que el partido lo ganen los altoaragoneses porque "el Barcelona ya tiene la Liga casi ganada y el Huesca necesita más los puntos". A su lado, Pablo González, de su misma edad, que llevaba una hora de guardia, mantenía otra opinión: "Yo solo quiero que gane el Barça".

Etiquetas
Comentarios