Real Zaragoza
Suscríbete por 1€

REAL ZARAGOZA

Jair: "La energía del actual equipo es distinta a la de los dos años anteriores"

El veterano central del Real Zaragoza, que ha vivido los dos calvarios de las ligas precedentes, explica para HERALDO de forma cristalina el presente el equipo, su virtudes y sus defectos a pulir. Un ejercicio pedagógico.

Jair Amador posa para HERALDO DE ARAGÓN en la mañana de este miércoles en la Ciudad Deportiva.
Jair Amador posa para HERALDO DE ARAGÓN en la mañana de este miércoles en la Ciudad Deportiva.
Francisco Jiménez

Es su tercer año ya en el Real Zaragoza. Y el inicio de liga se parece mucho al de los dos anteriores, con muchos dientes de sierra del equipo y dificultades en la clasificación. ¿Ve algún matiz diferenciador o estamos ante algo parecido de cara al futuro?

Yo me quedo con la energía que tiene este equipo actual, algo que es distinto a las dos campañas precedentes. Hay diferencias, sobre todo con el primero que yo viví, hace dos años. Es cierto que, hasta ahora, salvo un par de partidos, no hemos acabado de rendir bien como equipo. Pero vamos a reaccionar, con seguridad. No tengo dudas. 

Ha dejado heridas anímicas lo sucedido en Anduva el sábado, se palpa en el grupo.

Contra el Mirandés no estuvimos a la altura de lo debido, hay que ser sinceros y claros. Si competimos así de mal, cualquier equipo te pinta la cara en esta liga. Y eso nos pasó. No nos gustó nada porque además pensamos en la afición. Generamos mucha decepción. Lo mínimo que debe hacer siempre el Real Zaragoza es competir cada día. Y en Miranda no se hizo. 

¿Qué pasó?

Fue falta de intensidad por parte nuestra. Y ellos, que estaban en situación muy delicada, pusieron la suya y la que no metimos nosotros. Por eso nos pasaron por encima. Veníamos de dos victorias, de crecida. Y eso quizá generó un punto de relajación. Creo que nos equivocamos todos. Este Zaragoza necesita salir cada día con los dientes apretados, si no será difícil ganar muchos partidos. El equipo entrena bien, trabaja sin pegas. Pero eso hay que trasladarlo al campo el fin de semana. 

¿Se siente cómodo con ese método en el que los centrales tocan mucho el balón, dan muchos pases y tienen responsabilidad en la salida desde atrás?

Bueno, yo haré lo que el entrenador considere. Cada uno tenemos nuestras características. En ese papel, también tenemos el apoyo de compañeros del medio campo que se meten atrás para ayudarnos (Grau y Molina). Así siempre será más fluida la salida del balón. Obviamente, tenemos que mejorar en esa faceta, como en otras. Hay que seguir trabajando para que todo se vaya redondeando y estemos todos más cómodos. 

¿Es consciente que, por su estatura y tipo de juego, es el princial baluarte defensivo en los balones por alto, que muchas cosas dependen de usted en el cemento de la zaga?

Es verdad que por mi talla y mi envergadura, al final soy el que más va a la acción de defender los ataques por alto sobre nuestra área. Otros compañeros tienen otras dotes. Pero esto es cuestión de equipo. En un partido pasan muchas circunstancias y hay responsabilidad para todos. Yo siempre trato de explotar y aportar las virtudes que tengo. Cuando está el día de cara, se nota enseguida. Lo mismo que cuando viene torcido. No hay dos partidos iguales. El equipo siempre podrá contar conmigo en esa función defensiva. 

Ya ha portado el brazalete de capitán. Es uno de los veteranos del grupo, por edad y por estancia en la caseta. ¿Lo percibe respecto de los muchos jóvenes que le rodean?

Al final van pasando los años y ves que las etapas tuyas en los equipos cambian en ese sentido. Has de coger galones por fuerza según llegan compañeros muchos más jóvenes que tú. Y yo lo noto. Hay chicos que te tienen en cuenta en los consejos, en los comentarios. Explicas cosas y ellos te escuchan. Es la veteranía. Es importante para un colectivo saber tratar este asunto, tanto en el campo como fuera. Soy capitán, pero soy compañero y, sobre todo, persona. Somos un grupo muy sano, y no es un tópico. Creo que este año hemos de ser capaces de sacar provecho de esta condición. 

Jair, desde fuera, es un termómetro de cómo va el partido. Si se le ve pronto ágil y risueño, es que la cosa va bien. Si, como en Miranda, a los 20 minutos ya tuerce el morro en el campo...

Sí. Es cierto. Mi experiencia me dice pronto cómo ha entrado el equipo en el partido. Suelo ver enseguida si vamos a tener un día bueno o vienen dificultades. Si es así, yo trato de darle la vuelta cuanto antes, hablando con la gente en el campo. Pero, como pasó en Miranda, hay partidos en los que no hay manera y todo se lía cada vez más. 

Se le vio hacer un par de 'tiempos muertos' con sus compañeros a mitad de la primera parte.

En mi opinión, además de faltarnos intensidad todo el partido, también observé que faltó colocación. Estuvimos desordenados, según lo que venimos entrenando. Yo vi por donde podían venir los tiros enseguida. Teníamos todo el partido para rectificar y darle un giro a aquello, pero no fuimos capaces. Estuvo claro. 

Carcedo, el entrenador, en plena crisis de falta de gol (como en las dos campañas anteriores), dijo hace unos días que espera los goles de todas las líneas, también de la defensa, a balón parado. Ahí le toca a usted una parte, pues sube en cada córner, en cada falta a favor. 

Es verdad. El balón parado, en esta categoría, se ve cada jornada que es muy importante. Los delanteros nuestros están haciendo un trabajo brutal, también en ayudas atrás, pero no están teniendo fortuna para marcar por ahora. Los de las otras líneas, que jugamos más retrasados, estamos obligados a ayudarles y a aportar nuestros goles. Y, de momento, no lo estamos haciendo, en absoluto. Si todos anotáramos goles, la responsabilidad de los delanteros disminuiría. Esa presión constante que tienen por los antecedentes no les ayuda a ellos. Hay que solucionar esto rápidamente. Espero poder anotar pronto mi primer gol.

Se aprecia alguna desconexión entre líneas que penaliza demasiado. En Miranda, los centrales anularon bien al pichichi suyo, Raúl García. Pero, en cambio, el mediapunta Pinchi los volvió locos, y el interior Roberto López, que jugaban muy sueltos. No puede jugarse como en un fútbolín, con rigidez.

Sobre eso sustento lo del desorden que tuvimos. Faltó atención, tensión. Y si eso lo mezclas con que el rival tiene gente pequeñita, habilidosa, conejillos que se meten por cualquier hueco, pues pasa lo que nos pasó. Entraron con facilidad, como en el segundo gol, cuando eso se debía impedir con antelación. 

Ya en Ponferrada, el día de la primera victoria, hubo una fase con el gol del empate suyo de Nwakali, en la que Cristian Álvarez se quejó de que nadie salía al corte ni a presionar al borde del área, que estaban todos muy aculados y dejaban disparar al adversario. 

Es cierto. Trabajamos muy bien todas las líneas. Pero estamos dando lugar a descuidos que nos penalizan mucho. No podemos dejar que nos lleguen con el balón controlado con tanta facilidad. Ahí debe estar nuestra intensidad, nuestra comunicación entre centrales y pivotes.

Después de los apuros que ha vivido en sus dos primeras temporadas como zaragocista, ¿teme que se repita por tercera vez un inicio torcido y que el año venga cuesta arriba?

Lo que está claro es que este equipo tiene muchas ganas, un hambre tremendo en muchos de sus jugadores. Y en esto me baso para diferenciar esta plantilla de las anteriores. Con esto, considero que nos tiene que dar de sí para salir de ahí abajo con rapidez y no meternos en problemas. 

Vienen ahora cuatro partidos en tan solo 13 días, dos semanas. Ahí se va a definir el camino que toma el Real Zaragoza actual.

Sí. Y yo estoy confiado en que este equipo tiene aptitudes para pelear más arriba de la zona del descenso. Tenemos un bloque preparado para aspiraciones superiores, bastante más arriba en la tabla. Yo deseo que los objetivos sean este año más bonitos, nada de estar siempre eludiendo el descenso. Tengo mucha confianza en el equipo, por cómo veo el talante de mis compañeros y, también, el trabajo del cuerpo técnico. Vivo el día a día, veo cómo trabajamos todos y creo que vamos a dar la talla. No para quedar primeros, que eso no lo puedo decir, pero sí para dar guerra en la parte alta de la clasificación.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión