Real Zaragoza
Suscríbete por 1€

REAL ZARAGOZA

Cuatro partidos en dos semanas para definir la trayectoria del Real Zaragoza

En un tramo de 13 días, el Real Zaragoza recibirá al Eibar, al Oviedo, viajará a Santander y repetirá en casa con el Villarreal B.

Jair, Eugeni y Francho, cariacontecidos en el final del partido del sábado en Miranda de Ebro.
Jair, Eugeni y Francho, cariacontecidos en el final del partido del sábado en Miranda de Ebro.
David Pérez/LOF

El Real Zaragoza va a concretar cuál va a ser su trayectoria en la primera mitad de la liga en un breve trecho de tiempo, en apenas dos semanas naturales, espacio en el que va a disputar los próximos cuatro partidos de liga.

El lunes, 3 de octubre, recibirá al Eibar en LaRomareda, a las 21.00. El domingo 9 repetirá como local, en esta ocasión frente al Real Oviedo. De inmediato, en jornada intersemanal, viajará a Santander para dirimir el miércoles 12 tres puntos contra el Racing en El Sardinero. Y la tacada se acabará, de nuevo en el estadio municipal zaragozano, ante el Villarreal B, en torno al domingo 16 de octubre, en horario y fecha todavía no hecha pública por La Liga.

Van a ser 12 puntos descriptivos del presente del equipo que dirige Juan Carlos Carcedo. Puro realismo, tal vez impresionismo. Serán puntos que se sumen a los ocho que ha ganado el equipo en las primeras siete jornadas (8 de 21) y que, en esta fase en la que va a completarse el primer cuarto de la liga, pondrán luz al destino más inmediato del actual Real Zaragoza en la competición.

Los blanquillos acometerán este denso plan de duelos de hondura desde el puesto 17º, en la zona baja de la clasificación, su hábitat natural desde hace ya más de dos años, sin excepción. Son cuatro partidos que empiezan ya a adquirir el rango de importantes, fuera de las rutinas, sin brújula obligatoria, de todos los comienzos de curso. Porque el riesgo de quedarse un año más atascado en las arenas movedizas de la tabla clasificatoria es ya un hecho a día de hoy, como se entiende de un solo vistazo.

Ser decimoséptimos a finales de septiembre puede considerarse aún algo circunstancial, pues los arranques de la liga están siempre sometidos a muchos vientos anómalos de fichajes, traspasos, mercado abierto, aclimataciones, despistes generalizados y cierto desorden hasta que se instauran las rutinas firmes. Y se puede llegar a admitir un análisis en el que se afirme que, con esos escasos ocho puntos están también otros equipos como el Lugo o el Tenerife. E, incluso, que con esos ocho puntos, el Real Zaragoza está a tiro de un solo partido, de un solo triunfo, de los 11 que tiene el primer que vive en el vagón de la promoción de ascenso, el Sporting de Gijón. Sirve aún el subterfugio de que la tabla todavía no se ha roto, que todo anda muy comprimido y que lo de mejorar el estatus es cuestión de enlazar varios detalles positivos que eludan cualquier mal pensamiento, de esos que favorece el calvario doble vivido por todo el zaragocismo el año pasado y, sobre todo, el anterior.

Siendo todo esto así, es indudable que el calendario del torneo trae ahora este programa de cuatro partidos en tan escasos días que, precisamente, va a servir para observar la reacción del vestuario del Real Zaragoza, las solvencia del grupo cuando ya el fútbol aprieta las tuercas, la capacidad que existe en las entrañas de la caseta en el momento en el que la liga exige por primera vez una puesta en escena de personalidad para sobreponerse a este mal inicio. Son cuatro partidos ya para hechos y no para palabras.

El tiempo de los propósitos, ese de la pretemporada y los primeros duelos oficiales, se ha terminado. La derrota de Miranda, por fea y de dura digestión, ha agotado ese preludio expectante, al acumularse en el saco de los cuatro patinazos que adornaron los primeros pasos del equipo de Carcedo. Y, de paso, dejó en catalogación de reacción breve e interrumpida los dos triunfos anteriores, los únicos hasta hoy, ante la Ponferradina y el Sporting.

Ahora, en estas dos semanas con cuatro partidos, al Real Zaragoza se le van a ver con nitidez las credenciales. Si es en positivo, con mayoría de triunfos y victorias, será un momento clave para relanzarse hacia la cabeza. Si el camino es otro, octubre evaluará el parcial a su manera.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión