Real Zaragoza
Suscríbete por 1€

real Zaragoza

Eugeni: "Los medios hemos de marcar muchos más goles para estar arriba"

El centrocampista del Real Zaragoza asoma como pieza de alto valor para Carcedo en el nuevo juego de posesión, verticalidad y llegada rápida al área rival.

Eugeni Valderrama posa para HERALDO en la Ciudad Deportiva del Real Zaragoza.
Eugeni Valderrama posa para HERALDO en la Ciudad Deportiva del Real Zaragoza.
Daniel Marzo

Segunda temporada suya como zaragocista, pero esta vez empezando de cero, muy distinto a llegar sobre la marcha a un equipo apurado.

Es muy diferente para un futbolista iniciar una pretemporada que venir a mitad de liga en una situación delicada, como fue la del año pasado. La situación ideal es la de ahora, es como de la noche al día. Aun así, el año pasado creo que enganché bien con lo que se me pedía, llegué en Portugal en el mercado de invierno y personalmente no me fue mal. Pero tengo enorme ilusión por comenzar en el Real Zaragoza desde el inicio de esta liga con este proyecto tan ilusionante.

Su llegada, en aquel momento de enero, fue balsámica para el equipo. Le dio lo que necesitaba, un toque diferencial.

Intenté aportar lo máximo que pude. Llegué con enormes ganas y creo que lo demostré. No salieron los resultados globales como queríamos todos, pero el balance, para mí, fue positivo. Ahora solo pienso en dar otro paso adelante más, que repercuta para bien en el nuevo equipo.

Sus características técnicas requieren de una buena mezcla, de un hábital específico para que se sienta a gusto, estimulado. No es un jugador ordinario en Segunda.

Un jugador necesita siempre sentirse bien e importante para sacar su mejor versión. Pero yo formo parte de un equipo. Y sé que ahora tengo que mejorar diversas cosas. Estoy confiado en que voy a hacer un gran año, quiero verme cómodo en el campo y ser útil.

¿El sitio donde mejor rindió fue en aquel Albacete de la 18-19 con Ramis, hace solo tres campañas?

Probablemente sí, aunque el año siguiente en Huesca también tuve un rendimiento muy bueno, quizá con menos continuidad que en Albacete. Mi reto este año en el Real Zaragoza es alcanzar ese nivel, ser un jugador más constante. Sé que las cosas van a salir bien para todos. Seguro.

¿Podemos esperar en el Real Zaragoza a aquel Eugeni de más de 30 partidos, de aquellos ocho goles y cuatro asistencias?

Sí, ese el mi objetivo personal. He de hacer mejores números que en la media temporada pasada. Es posible que estuviese bien en el nivel de juego que ofrecí, pero no me gustaron los números. Solo metí un gol, de penalti. Las cifras marcan mucho a un jugador de creación y de carácter atacante como soy yo. Eso lo tengo que mejorar mucho en esta liga que viene. Soy muy exigente conmigo mismo y estoy ante la obligación de dar un paso adelante importante.

Acaba de cumplir 28 años pero muchos desconocen que con 17 ya debutó en Segunda División.

Sí. Fue con el Nástic de Tarragona, con Jorge D’Alessandro de entrenador. Jugué cinco partidos siendo juvenil. Sé de qué va esta categoría hace tiempo. Un lugar difícil para competir, lleno de igualdad y trampas a salvar.

En once años, la Segunda División ha cambiado mucho.

Desde 2011 hasta hoy esto es otro mundo. El nivel ha subido muchísimo. Cada año, la mitad de la categoría aspira al ascenso. Hay muchos equipos parejos en potencial. Antes había muchas más diferencias, los de arriba siempre ganaban, los de abajo eran peores. Era más fácil prever los rendimientos. Hoy, cada liga es una incógnita.

Pasó por las canteras del Sevilla y del Valencia. ¿Qué experiencias le quedan de aquello?

Cada uno elige su carrera y esa fue la mía. Fueron opciones en cada momento. No importa ya el camino elegido. La clave está en el presente. Y el Real Zaragoza es para mí un momento fundamental en esa carrera. Me queda mucho que decir en el fútbol profesional.

¿Lo más raro en su trayectoria fue ese breve episodio del año pasado en el Arouca portugués, del que vino a Zaragoza?

No sé si calificarlo de raro. Pero fue algo diferente. Me ayudó en otros aspectos de la vida, más allá del fútbol. Todo te ayuda, yo saco provecho de cada vivencia.

También fue atípica la experiencia en el Lorca FC, donde muchos lo conocieron por primera vez.

Llegué con mucha ilusión allí, era un recién ascendido a Segunda… y no le fue bien. Es posible que ya esté desaparecido para siempre. Son experiencias que toca vivir.

En el fútbol moderno, parar poco en un sitio es la moneda común. ¿Le apetece echar raíces aquí?

Dije cuando vine en enero a Zaragoza que quería quedarme aquí largo tiempo. Y ahora lo sigo manteniendo aún con más fuerza. Este es el club idóneo para que yo pueda estar feliz y disfrutar. Estoy como en casa. Y eso es muy bueno para dar mi mejor versión.

Dice Carcedo que su Real Zaragoza ha de ser protagonista con el balón… ahí asoma su perfil como alguien crucial.

Encaja su modo de jugar con lo que a mí me gusta, es evidente. El entrenador quiere un equipo directo, vertical, que no tenga el balón por tenerlo y sí para llegar al gol y a hacer daño al rival cuanto antes. Yo me veo ahí muy bien, creo que encajo perfectamente en ese modelo. Estoy muy ilusionado, sabiendo que tengo que mejorar para poder encajar en diversos sistemas que podamos utilizar. El futbolista tiene que evolucionar constantemente y yo lo sé.

Transición rápida, pases medios y largos con precisión a los delanteros… Eugeni ha sido aplaudido en los pocos ensayos de Boltaña.

Está claro que son algunas de mis virtudes. Pero también hay otros compañeros que pueden hacer ese papel muy bien. Será el entrenador el que decida quién va a jugar en esos puestos de interior.

Venimos de dos años de inanición de gol, con cifras raquíticas. La segunda línea tiene que aportar tres o cuatro veces más de lo que lo ha hecho.

Ese es un cambio necesario si queremos estar arriba. El medio campo ha de marcar muchos más goles que los sumados en estas temporadas precedentes. Lo sabemos, es obvio. El gol no es solo de los delanteros. Por eso digo que mis cifras del año pasado no son aceptables y que este año han de ser bastante mejores.

Por su modo de ser, por su idiosincrasia como jugador, parece frío muchas veces. Es su mochila. Carcedo pide morder tras perder el balón. ¿Son estos sus deberes de este verano?

Sí, seguramente sí. Encontrarte con entrenadores que te piden cosas nuevas es lo que me ha hecho siempre mejorar. Soy consciente de que he de cambiar esos detalles del juego y el míster me está ayudando mucho a hacerlo. Carcedo es muy exigente y sé que va a conseguir una buena versión de mi juego.

Tras dos años de penurias clasificatorias, ¿el mejor fichaje será enganchar de nuevo a la afición?

La afición, en Zaragoza, es pieza clave para los éxitos. No es un tópico. Si las cosas van bien, ese factor hace de La Romareda algo diferencial con el resto. Pero es que, incluso fuera de casa, siempre están con nosotros. Es hora de lograr pelear por al cabeza de la tabla y recuperar ese ambiente único con nuestros aficionados. Nos hace mucha falta, a ellos y a todos.

Un reto, recuperar la pasión.

Ese apoyo, esa presión hacia los rivales, hay que saber positivizarla a nuestro favor. Es un lujo tener al zaragocismo siempre ahí y estamos en deuda con ellos. Debemos ir de la mano desde el primer día y para eso hay que estar arriba desde el inicio de la liga. Es admirable el apoyo que nos dan y vamos a responderles. Es el año.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión