Real Zaragoza
Suscríbete por 1€

lleida 1-3 Real Zaragoza

Victoria clara del Real Zaragoza en un partido con los primeros brillos en ataque

Larrazabal, Vada (de penalti) y Azón remontaron el tanto inicial del Lleida, digno rival de Segunda Federación, que sirvió de buen test para los de Carcedo.

Una imagen del partido Real Zaragoza-Lleida, disputado este sábado.
Una imagen del partido Real Zaragoza-Lleida, disputado este sábado.
Daniel Marzo

Clara victoria del Real Zaragoza ante el Lleida, de Segunda RFEF, en un partido que empezó con dudas en los de Carcedo y que fue mejorando con el paso del tiempo hasta remontar un gol adverso e imponerse por su mayor calidad en todas las facetas del juego. El 1-3 final define las distancias entre uno y otro en un choque aún muy tempranero en esta pretemporada complicada para los aragoneses, aún por perfilar en cuestiones basicas.

La primera parte se jugó a bajo ritmo, fruto del calorazo que caía en Lérida y, también, de la fase prematura de la pretemporada, llena de cargas de trabajo que hacen pesar las piernas. El equipo zaragocista empezó despistado, blando en defensa y lo pagó caro. Ya en el minuto 1 Alpha pudo marcar tras irse en velocidad de Lasure, quebrarlo luego en el área y chutar mal, sin coger puerta a placer. Pero como no se activó el equipo de Carcedo pese a ese aviso serio, en el 7 ya perdía 1-0. Entró el lateral derecho Pladevall hasta la línea de fondo por la misma banda, centro raso al segundo palo, nadie interceptó el balón y el otro lateral, Nani, empujó solo a puerta vacía. Detalles a pulir por doquier en este primer tramo del duelo, que mantuvieron al Zaragoza flotando en el mal césped del Camp ‘Esports ante un rival inferior.

Narváez, en el 15, hizo despertar al lánguido equipo blanquillo, pero su remate en el primer palo a centro de Luna, un estilete en ataque (lo mejor del primer tiempo) lo rechazó bien Ramón. Faltaba imaginación en una medular demasiado previsible con Grau, Francho y Vada muy fuera de sintonía. Arriba, Simeone y Larrazabal muy participativos, pero sin acabar nada. Y Narváez, peleón sin más. Aun así, minuto a minuto se fue imponiendo la mayor clase aragonesa, con avisos en el área local que acabó cristalizando en el 1-1 en el minuto 31, con un centro perfecto de Lasure que cabeceó con potencia Larrazabal para superar al guardameta leridano, que pudo parar la pelota pero acabó comiéndosela. Ya no hacía tanto daño el marcador, siempre importante en cualquier partido, incluso en estos de preparación estival.

El Lleida, con un buen repliegue y salidas al contragolpe con criterio de Alpha y del veterano Chuli (fue zaragocista unos minutos en 2015 pero el exceso de tope salarial abortó su llegada desde el Betis entonces), pudo lograr el 2-1 en otra fase de lapsus mental de los de Carcedo. Chuli avisó en el 36, rematando junto al poste derecho en un ataque en el que sentó a Jair. Y en el 40, Vicente lanzó un golpe franco directo al larguero, junto a la escuadra, con Rebollo batido y haciendo la estatua sin reacción. Cuando el Zaragoza ya buscaba el descanso como bálsamo en busca de arreglar sus muchas máculas, Vada marcó el 1-2 de penalti, ya pasado el tiempo. Simeone, en su mejor acción, recuperó un balón perdido, generó un pase al área con veneno que Francho cedió a Narváez, que fue zancadilleado por Figueras. La pena máxima la transformó el argentino y reparó el tanteador. Ganaba el Real Zaragoza por decantación, por galones, no por mejor juego. Hubo demasiada lentitud con la pelota, escasa aplicación en los desmarques y los pases. Mucha planicie. Antes del intermedio, Bermejo -que tuvo un gol en el 45 que le sacó el portero en un paradón- suplió a Larrazabal, presumiblemente con algún problema muscular.

En el segundo tiempo, Carcedo cambió a todo el equipo menos a Grau (salvo el precipitado cambio anterior de Bermejo), mientras que los catalanes se quedaron en solo siete sustituciones. El sistema siguió siendo el 4-3-3 inicial por parte zaragozana. Eugeni comenzó el listado de oportunidades, con una rosca plástica dentro del área que se le fue alta por poco en el 51. Y dos después, el Lleida replicó en otra falta lejana lanzada por Mejía que Acín echó a córner por alto con apuros. Prosiguieron los peligrosos desajustes defensivos del Zaragoza, que llevaron desasosiego en un par de ataques azules.

En ataque, Chavarría cedió un centro excelente a Puche en el 61, cuyo cabezazo picado se marchó fuera por muy poco. Había algo más de velocidad con la pelota que en el primer tiempo. Y eso se tradujo enseguida en el 1-3, un golazo de cabeza, picado, de Azón en un buen centro de Nick desde el pico del área. Va tomando forma el juego por las bandas, los centros al corazón del área y la llegada de muchos hombres al remate. Algo nuevo, fundamental, diferente a lo visto en los dos últimos años. Es la mano de Carcedo en la primera lección de este verano .

Debutó Molina como eje, a falta de 23 minutos. Puramente testimonial, como lo sería el estreno más tarde de Mollejo, en el 76, en vez de Nick, que no jugó más que 31 minutos, otra señal para el ecuatoguineano de que su futuro está fuera. Eugeni, con pases largos muy interesantes, llegó al área de nuevo con peligro de gol en el 71, pero remató mordido y detuvo Iñaki. Importantes las aperturas de Eugeni en este segundo periodo. Molina hizo de timón permanentemente y estuvo cerca de marcar en el 77 en un fuerte chut. Y Chavarría fue un lateral largo con llegada, aunque con centros sin tino, su defecto a pulir. Fue mejor el Real Zaragoza tras el descanso, quizá porque el Lleida también perdió pujanza con sus cambios.

El duelo encaró la recta final con un disparo de Mollejo a pase profundo de Eugeni, que detuvo Iñaki en el 88. Fue el colofón a otro capítulo de consolidación progresiva del plan de Carcedo, con lecturas de todo tipo, buenas y a mejorar, que siempre se hacen mejor desde las victorias y sin sustos ante adversarios de menor rango.

Ficha Técnica

Lleida Esportiu: Ramón (Iñaki, 46); Pladevall (Monterde, 46). Gaixas (De la Fuente, 66), Figueras (Juanca, 66), Nani (Bilel, 66); Vicente (Solano, 57) (Belló, 84), Loris Metller (Fall, 46); Denys (Lamin, 46), David López (Joni, 46); Alpha (Danylo, 46) y Chuli (Mejía, 46).

Real Zaragoza: Rebollo (Acín, 46); Luna (Gámez, 46), Francés (Operé, 46), Jair (Lluís López, 46), Lasure (Chavarría, 46); Grau (Molina, 67), Francho (Nick, 46) (Mollejo, 76), Vada (Eugeni, 46); Larrazabal (Bermejo, 42), Simeone (Puche, 46); y Narváez (Azón, 46).

Árbitro: Godia Solé (Catalán). No mostró tarjetas.

Goles: 1-0, min. 7: Nani. 1-1, min. 31: Larrazabal. 1-2, min. 45+2: Vada, de penalti. 1-3, min. 64: Azón.

Incidencias: Segundo amistoso de pretemporada del Real Zaragoza jugado en el Camp d’Esports de Lérida, con un césped deficiente, quemado en muchos tramos por el fuerte calor de las últimas fechas. Tarde-noche de agobiante calor, con 35 grados y sensación térmica superior por la humedad. En las gradas hubo alrededor de 800 espectadores, un centenar de ellos zaragocistas.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión