Despliega el menú
Real Zaragoza

real zaragoza

López Toca, el juez para Soria tras unos arbitrajes irritantes para el zaragocismo

El cántabro, veterano de 37 años, cumple su 3ª temporada en el fútbol profesional y apenas se cruzó en el camino del Real Zaragoza en las dos anteriores: pitó solo dos partidos, fuera de casa, un 0-1 en Gijón y un 0-0 en Reus.

El árbitro López Toca, cántabro, en el centro de la imagen antes del Reus-Real Zaragoza del año pasado, el segundo y último partido que ha dirigido a los zaragocistas desde su aparición en Segunda División hace tres campañas.Badía, portero del Reus, y Javi Ros, del Zaragoza, posan a su lado junto con el resto del equipo arbitral.
El árbitro López Toca, cántabro, en el centro de la imagen antes del Reus-Real Zaragoza del año pasado, el segundo y último partido que ha dirigido a los zaragocistas desde su aparición en Segunda División hace tres campañas.Badía, portero del Reus, y Javi Ros, del Zaragoza, posan a su lado junto con el resto del equipo arbitral.
Diari Mes

José Antonio López Toca, cántabro de Santander, que en pocos días cumplirá los 37 años, es el árbitro que dirigirá el Numancia-Real Zaragoza del próximo domingo en Los Pajaritos de Soria (16.00). Veterano para ser su 3ª temporada en el fútbol profesional, este colegiado montañés presenta la curiosidad respecto del equipo zaragocista de que apenas se ha cruzado en su camino como juez de sus duelos ligueros. Solo dos antecedentes aparecen en su expediente. 

Porque López Toca únicamente coincidió con el Real Zaragoza en El Molinón, hace dos cursos, en su debut en el fútbol profesional, con victoria aragonesa por 0-1 (gol de Delmás en un córner) y un penalti señalado a Verdasca en el minuto 90 que paró milagrosamente Cristian Álvarez para salvar aquel triunfo en plena crisis de Natxo González como técnico zaragocista. Y, ya en el torneo liguero del año pasado, asomó en el campo del Reus, aún en agosto pues era la 2ª jornada, duelo que acabó con el 0-0 inicial sin mayores incidencias. 

O sea, que López Toca, como se ve, todavía no sabe lo que es arbitrar en La Romareda. Al Zaragoza solo se lo encuentra como visitante. Y así va a volver a ser a la tercera. Al árbitro de Santander no le dan el caramelo de dirigir un partido en 'el Maracaná' de Segunda que, en el argot de los árbitros de la división de plata, es venir a trabajar a Zaragoza, en un estadio histórico, con hechuras y sabor de Primera División, que siempre está casi lleno y tiene una presión -de todo tipo- que estimula a los más ansiosos por alcanzar la élite cuanto antes. 

López Toca no es de ese ramillete. Este camina por otro sendero, mucho más gris y apartado del aura de otros, mucho más jóvenes que él, que sí tienen bonus acumulados para ir entrando en el cuerpo de élite del arbitraje español progresivamente. 

Por supuesto, no ha dirigido partidos de Promoción en las dos últimas temporadas (síntoma siempre de buena colocación en el ranquin global). Y tampoco ha participado en partidos llamativos. Por ahora, camina con discreción por la categoría

A López Toca le corresponde dirigir al Real Zaragoza en Soria después de un cúmulo de arbitrajes, los últimos, que han generado irritación y mosqueo en el seno zaragocista. No es nueva la sensación de que, desde el estamento arbitral, al equipo aragonés no se le trata con el respeto que merece una entidad histórica que está, contra natura, fuera de la Primera División. Y no porque se sugieran, fuera de ley, beneficios por ello. Sino porque, al contrario, el listado de agravios en los últimos 6 años y pico en Segunda da para varios folios. 

Por eso, López Toca tendrá la lupa del zaragocismo sobre sí en Los Pajaritos. Le toca a Toca como le tocaría a cualquier otro que hubiese ido a Soria. Aún duele lo acontecido con Areces Franco, asturiano, en el partido contra el Lugo hace 17 días, con la expulsión perdonada y no consumada al gallego Pita por un derribo clamoroso a Dwamena. O el penalti fantasma señalado por el castellano-manchego Díaz de Mera en Oviedo, a instancias del VAR, por una acción venial y no punible de Atienza a Ortuño, que supuso el 2-1 a favor de los astures al inicio del segundo tempo.  O la pena máxima cometida sobre Guti en el minuto 86 del Real Zaragoza-Málaga que el riojano Ocón Arráiz y su colega del VAR no contemplaron pese al derribo claro del zaguero andaluz sobre la penetración del zaragocista en el área. O la sibilina actuación del castellano-leonés De la Fuente Ramos el último domingo en La Romareda, en la derrota ante el Cádiz, tanto en el manejo de las tarjetas con los jugadores gaditanos como por otro penalti, por un empujón a Grippo en el minuto 23 a la salida de un córner, con 0-0 en el marcador y dominio constante zaragocista por entonces. La cadeneta se está haciendo collar.

No será algo tangencial el apartado del arbitraje en el Numancia-Real Zaragoza de este domingo próximo. Los precedentes recientes están aún muy calientes, tanto sobre el césped de los partidos de los zaragocistas como en las posturas que adoptan en Las Rozas los árbitros que apoyan con el vídeo desde su cibernética posición. Esta vez, por cierto, el que estará ante las pantallas será el madrileño Ortiz Arias, muy del perfil de López Toca en en grupo de árbitros de Segunda División.

Etiquetas
Comentarios