Despliega el menú
Real Zaragoza

real zaragoza

Oviedo, septiembre... 387 días después de aquel 0-4 con Idiakez

El Real Zaragoza repite escenario, rival, mes y época de la liga respecto de su aplastante y engañoso triunfo de la liga pasada en el Carlos Tartiere. Las cosas son bien distintas en las dos aceras. Habrá que ver el resultado.

Igbekeme, Pombo, Ros, Zapater... el equipo zaragocista celebraba así el tercer gol anotado el año pasado en Oviedo (0-4 fue el marcador final), obra del nigeriano.
Igbekeme, Pombo, Ros, Zapater... el equipo zaragocista celebraba así el tercer gol anotado el año pasado en Oviedo (0-4 fue el marcador final), obra del nigeriano.
David S. Bustamante

El Real Zaragoza prepara ya su viaje a Oviedo en esta liga 2019-20. Y, en ese trajín, uno se da cuenta de que el envoltorio se parece mucho al del año pasado, en el torneo 2018-19. Es septiembre, la liga está aún en su fase naciente y todavía por romper a hervir. Los equipos están aún definiendo sus rasgos y facciones definitivas, la clasificación se mueve en los primeros números, quizá engañosos con lo que pueda acabar sucediendo dentro de 9 meses, cuando este largometraje de la Segunda División cuelgue los fotogramas del fin. 

En efecto, el equipo aragonés va a visitar el estadio Carlos Tartiere en fechas muy parecidas a lo que mandó el calendario un año antes. En el curso precedente, el Real Zaragoza que aún dirigía Imanol Idiakez fue a Oviedo el 8 de septiembre. Esta vez, con Víctor Fernández, lo hará el 29 del mismo mes. Todavía en el entretiempo del verano al otoño. Habrán pasado solo 387 días naturales. Una pizca más del año exacto. 

Y muchas cosas son diferentes. Infinidad. En ambos bandos. En la situación deportiva y societaria de las dos históricas entidades: el Real Oviedo y el Real Zaragoza. 

Entonces, hace un año, el Real Zaragoza logró el marcador más amplio y estruendoso de esta era en Segunda División, que empezó en 2013 y aún sigue vigente, ya en la 7ª temporada encadenada en la serie B del fútbol español. Ganaron los aragoneses 0-4, con poderío. Con goles de Álvaro Vázquez, Verdasca, Igbekeme y Soro. Un festival. Un rodillo que, tristemente, fue un espejismo sin continuidad. Una tarde aislada que ocultaba un año catastrófico. Una mentira de patas cortas. 

Fue la jornada 4ª. Ahora será la 8ª. Entonces, ovetenses y zaragocistas llegaron igualados a 5 puntos en la tabla, los asturianos en 5ª posición por tener un mejor 'golaverage'; los aragoneses, en la 10ª. En esta ocasión, por el contrario, hay un abismo entre unos y otros. El Oviedo es el último, 22º, colista, con unos alarmantes y pésimos 2 puntos en su haber. El Real Zaragoza es 3º, con 14 puntos y un partido menos disputado, el suspendido de Fuenlabrada que, si se hubiera disputado y los blanquillos lo hubiesen sacado con victoria, les haría ser líderes en las dos últimas jornadas. 

Al Oviedo del año pasado, que peleó por la Promoción de ascenso todo el año y acabó la liga 8º, lo entrenaba Juan Antonio Anquela. Al Real Zaragoza, que eludió el descenso a Segunda B muy al final, tras un trayecto lleno de manchas y errores monumentales en el ámbito deportivo del club, y concluyó en el 15º escalón del ranquin, ese día lo dirigía Idiakez, pero luego (enseguida, un mes más tarde) pasó a manos de Lucas Alcaraz; y, al final, en Navidad, tuvo que llegar Víctor Fernández para intentar -y lograr finalmente- salvarle la vida a un muerto. 

El Real Zaragoza de hace un año en Oviedo jugó con Cristian Álvarez; Benito, Verdasca, Grippo, Lasure; Igbekeme, Javi Ros, Zapater, Pombo; Álvaro Vázquez y M. Gual. También salieron desde el banquillo Aguirre, Soro y Nieto. Y estuvieron en la banda, sin jugar, Ratón, Álex Muñoz, Buff y Delmás

Es decir, al margen del entrenador, ya no están en la plantilla 5 de los participantes directos, 7 si se cuentan los citados en esa expedición a Asturias: Benito, Verdasca, Álvaro Vázquez, M. Gual y Aguirre, de entre los que entraron en juego, más Álex Muñoz y Buff. Y de los que siguen actualmente en el vestuario, Zapater está de baja médica sin saberse cuándo podrá volverá a competir. Y, puntual y circunstancialmente, no participará este año con seguridad en Oviedo al estar lesionado. Así que la cara del Real Zaragoza va a ser bien diferente.

En el Oviedo, no es que no esté Anquela, que ya fue destituido a finales de la pasada liga y sustituido por el argentino Sergio Egea a falta de 7 jornadas. Es que el propio Egea ya ya saltado por los aires a estas prematuras alturas del nuevo torneo. De hecho, es el único equipo que ha cambiado ya de técnico. Y en el campo, su plantel también está mutado de forma importante. 

De los 18 convocados hace un año ante el Real Zaragoza, ya no están Javi Muñoz (se fue al Alavés), Boateng (al Alcorcón), Aarón Ñíguez (Malasia), Folch (Elche), Toqué (Burgos), Carlos Martínez (Burgos) ni Forlín (sin equipo). La base, el esqueleto, sigue siendo el de los Johannesson, Christian Fernández, Saúl Berjón, Joselu, Bárcenas, Tejera, Mossa, los porteros Champagne y Herrero... pero esa mezcla, con los nuevos fichajes, no está resultándole bien a los carbayones. 

Ha pasado poco más de un año de la anterior visita zaragocisata a Oviedo. Apenas 387 días. Pero parece que han sido 3 años, por tantas cosas como están pasando en uno y otro lugar. Eso sí, al Real Zaragoza, según se dan las circunstancias este año, no le importaría nada que se repitiera el 0-4 en el marcador final. Hasta firmaría quedarse en la mitad de su anotación. O en la mitad de la mitad.

Etiquetas
Comentarios