Despliega el menú
Real Zaragoza

real zaragoza

Competición dice no a jugar la semana que viene el partido aplazado en Fuenlabrada

El Real Zaragoza ya sabe de antemano que no se atenderá su deseo de disputar el choque suspendido el miércoles 25 de septiembre. El primer día factible podría ser el 16 de octubre, dentro de casi un mes.

Víctor Fernández, en La Romareda.
Víctor Fernández, en La Romareda.
Aránzazu Navarro

El Comité de Competición de la Federación Española de Fútbol (RFEF), sabedor de las intenciones del Real Zaragoza de solicitar, antes de que concluya el plazo legal (viernes, 14.00), que el partido suspendido ante el Fuenlabrada se juegue ya la semana que viene -en concreto, el miércoles 25 de septiembre-, ya se ha anticipado para trasladar al club aragonés su no irreversible. No es posible. No se puede ni siquiera negociar tal posibilidad. 

El motivo es rotundo: la semana venidera hay jornada intersemanal de Primera División: la 6ª del primer torneo español, que se repartirá entre el martes 24, el miércoles 25 y el jueves 26. Y, en esas franjas horarias de partidos de la máxima categoría, la Liga de Fútbol Profesional no contempla, de acuerdo con las cadenas y plataformas de televisión que transmiten el fútbol en España, que se introduzca un elemento distorsionador que pueda competir con cualquier partido de élite. No cabe el Fuenlabrada-Real Zaragoza en esa parrilla programada ya para la semana que viene. En este caso, dicen, solo se jugará Primera División (los fines de semana sí hay cohabitación y no hay quejas).

Además de esta razón crucial, hay una secundaria que todavía no ha tomado cuerpo pero por la que está luchando el Fuenlabrada a estas horas: los del sur de Madrid quieren suspender también su partido del domingo próximo en Tenerife pues, además de conllevar un largo viaje en avión hasta Canarias, con 2 noches de pernocta en la isla, considera el club azulón que va a ser imposible que sus jugadores puedan acometerlo con un mínimo de condiciones físicas aceptables después de que, según prevén, muchos estén toda la semana sin poder entrenarse. Si el duelo con el Zaragoza se acomodara para el miércoles que viene, el Fuenlabrada parece que no lo digeriría bien. Pero no se va a dar ni siquiera la posibilidad de discutirlo. Está descartado al cien por cien a esta hora de la tarde del miércoles.

Así que el deseo del Zaragoza, especialmente del área futbolística (entrenador y jugadores), de recuperar cuanto antes el duelo ante los fuenlabreños, que se debía disputar a las 7 de la tarde de este miércoles y que fue suspendido a las 9 de la noche del día anterior, el martes, por una afección masiva de gastroenteritis en la plantilla madrileña, no tiene ninguna posibilidad de salir adelante con la inmediatez máxima que se buscaba

Y es que la semana que vendrá a continuación, la que une septiembre con octubre, llega asimismo cargada de percusión, pues, como en esta actual, también habrá jornada de liga de Segunda en días de hacienda -martes, miércoles y jueves-, por lo que hay que seguir pasando hojas de calendario para poder hallar el día adecuado para reubicar la cita en el estadio Fernando Torres de Fuenlabrada. En concreto, en esa nueva semana, el Real Zaragoza recibirá el jueves, 3 de octubre, al Málaga en La Romareda en la jornada 9ª.

Así que se llega ya al siguiente miércoles a escrutar (ha de ser siempre en ese día de la semana). Y ese es el 9 de octubre. Ahí es el propio club zaragocista el que dice que no le interesa jugar. La razón también es de sentido común: será un día grande en la entidad blanquilla, pues su juvenil, campeón de España el año pasado y clasificado por derecho para la Champions League de la categoría, debutará en Europa ese día, en La Romareda a las 17.00, en el partido de ida de la Primera Ronda del torneo ante el Korona Kielce de Polonia, su primer rival de turno. No se quiere contraprogramar un evento de tal calibre que se pretende sea una fiesta en el estadio municipal, mucho más cuando se da la feliz coincidencia de que son las fiestas del Pilar, días grandes en la ciudad. No tendría sentido alguno que, mientras los juveniles afrontan un partido tan grande, el primer equipo estuviera jugando en Fuenlabrada y dividiendo a la afición propia. 

De tal guisa que, por esta concatenación de causas, se alcanza ya el miércoles 16 de octubre como posibilidad factible. En ese día ya sí, parece ser, que puede haber confluencia de intereses y, sobre todo, opciones de cuadrar a mayores la disputa del Fuenlabrada-Real Zaragoza en campo madrileño.

Si finalmente se decide que sea ese 16 del mes que viene, por delante, el Zaragoza vendrá de jugar en Los Pajaritos de Soria. Y la siguiente cita será en La Romareda ante el Mirandés el fin de semana del 20 de octubre. Dentro de la inevitable extorsión que el cambio de paso le ha generado al Real Zaragoza esta singular suspensión del choque de hoy en Fuenlabrada, no parece un mal lugar para introducir la cuña de este partido que queda ya colgando en el caminar de los zaragocistas en este arranque de liga hasta nueva orden.

Así pues, en el mejor de los casos, van a pasar casi 30 días hasta que se recupere esta pieza perdida en Fuenlabrada dentro del día a día en el torneo liguero para el Zaragoza. No es lo deseado a bote pronto por la entidad blanquilla, pero parece ser que no queda más remedio, dadas las circunstancias.

Hasta las 14.00 de este viernes, según la normativa aplicada en estos casos, Fuenlabrada y Real Zaragoza tienen de tiempo para llegar a un acuerdo en la fecha de juego de su partido. Si no lo logran, será Competición quien lo decida unilateralmente. 

Etiquetas
Comentarios