Despliega el menú
Real Zaragoza

real zaragoza

El Real Zaragoza pierde la opción de ser líder pero no bajará del puesto 3º

Tras la suspensión forzosa de su partido de este miércoles en Fuenlabrada, el equipo aragonés solo bajará un puesto en la clasificación al término de la 6ª jornada, pero la interrupción le impide pugnar por lo más alto.

Clasificación de Segunda en el transcurso de la 6ª jornada, ya con los partidos del martes jugados y a falta de los de la tarde del miércoles y los retardados al jueves. Real Zaragoza y Fuenlabrada no competirán.
Clasificación de Segunda en el transcurso de la 6ª jornada, ya con los partidos del martes jugados y a falta de los de la tarde del miércoles y los retardados al jueves. Real Zaragoza y Fuenlabrada no competirán.
HA

El Real Zaragoza, como consecuencia de la suspensión forzosa de su partido de la 6ª jornada que debería disputar en la tarde de este miércoles en Fuenlabrada (18.00), a causa de la gastroenteritis que afecta a buena parte de la plantilla del rival madrileño, va a perder la opción de terminar este capítulo liguero como líder de la Segunda División. 

Esa hubiese sido su ilusionante aspiración de haber discurrido los acontecimientos con normalidad y el duelo ante el novel equipo del sur de Madrid hubiera tenido lugar en su estadio, el Fernando Torres, en tiempo y forma. La derrota del invicto Cádiz en la noche anterior, por 3-0 en Alcorcón, propiciaba este sugerente reto, inusual en los 6 años precedentes del Real Zaragoza en la división de plata. 

El Almería, que también jugó en el lote de choques adelantados al martes y ganó 3-1 al Girona, es quien ha aprovechado el traspié gaditano para auparse a la 1ª posición. Con este escenario presentado en las últimas 12 horas, el equipo zaragocista, que partía en esta jornada con los mismos puntos que los almerienses (por delante, segundos, los aragoneses por el matiz del diferencial goleador y del mejor número de tantos anotados), hubiese tenido a mano el liderato de la clasificación. Para ello, su desafío en Fuenlabrada habría pasado por ganar por 2 goles de diferencia a los azulones. 

Nada de eso podrá ser ya a estas alturas de septiembre. La interrupción a la que se ve sometido el equipo de Víctor Fernández por causas externas es un lapsus, tan inoportuno como irremediable, en la excelente dinámica marcada por los blanquillos desde el inicio de liga a mitad de agosto (suman 4 victorias y un empate). Mientras se decide cuándo ha de recuperarse este partido que ahora se pierde en las rutinas zaragocistas, los aragoneses estarán un tiempo con un partido menos en su balance provisional. 

Por esto, Víctor Fernández considera importante que el duelo aplazado en Fuenlabrada se juegue cuanto antes y solicita que se haga el próximo miércoles, 25 de septiembre, con una sola semana de diferido respecto del calendario oficial, ahora alterado por la enfermedad de los jugadores fuenlabreños. 

La parte menos dolorosa, la que menos resquemor genera en el seno del Real Zaragoza, es la que se refiere a la mirada hacia atrás en este poco agradable parón en su ritmo de competición. Pese a no jugar, a pesar de no sumar en esta 6ª jornada momentáneamente, el equipo zaragocista solo va a perder una posición en la tabla: del 2º puesto caerá al 3º. No existe riesgo de más, por ahora, gracias a la ventaja adquirida en las primeras 5 jornadas con el pelotón de perseguidores. 

El 4º clasificado es precisamente el Fuenlabrada, rival pendiente y origen del inconveniente actual. Los madrileños, con 10 puntos (3 menos que el Zaragoza), obviamente también se quedan en estado de espera, sin mover sus números. Y, a partir del 5º en la tabla, el Huesca con 9 puntos, nadie tiene ya a tiro a los blanquillos aunque ganen sus partidos en este episodio intersemanal. 

Nadie puede asegurar jamás en el mundo del fútbol la consecución de un resultado con antelación. Sabido es que muchas previsiones se rompen cuando menos se esperan. Y nunca se sabrá si al Real Zaragoza le puede venir bien o mal, a ciencia cierta, este aplazamiento de la cita en Fuenlabrada. Porque, visto en positivo, a los de Víctor siempre les va a quedar esta bala en la canana que los demás, salvo el propio Fuenlabrada, ya no tendrán mientras se aguarda la recuperación del partido no celebrado. Y serán 3 puntos que, dada la buena clasificación del equipo de Fernández, siempre pueden ser, en su momento, los que otorguen el brillo a la ubicación en el ranquin de Segunda que, a fecha de hoy, queda negado por la suspensión del choque en el Fernando Torres fuenlabreño. 

No obstante, en estas mismas valoraciones, dentro del propio núcleo de estas interpretaciones de lo que supone quedarse en blanco en esta jornada 6ª por los motivos ajenos ya conocidos, viene ya servida la anomalía de este atípico momento para el Real Zaragoza. De repente, han de buscarse lecturas y repercusiones nuevas por un hecho que, normalmente, no habría concurrido y no habría roto la normalidad del día a día de un vestuario que viene de crecida en todo, futbolística y anímicamente. 

Un proceso de trabajo que, como consecuencia de los nuevos matices que provoca lo de Fuenlabrada, los de Víctor tendrán que intentar que no se rompa el sábado en la siguiente estación liguera, cuando el Real Zaragoza recibirá al Lugo en La Romareda (18.00), tratando de zurcir el agujero del partido suspendido en Madrid sin que se note ni cause rozaduras.

Etiquetas
Comentarios