Real Zaragoza

real zaragoza

El primer paso fuera de casa del Real Zaragoza, ante un novel en Ponferrada

La visita a la Ponferradina, recién ascendida de Segunda B, pone este domingo a prueba al Real Zaragoza visitante de este año (18.00). Igbekeme jugará tras la súbita y comentada gastroenteritis que lo apartó del estreno con el Tenerife.

Víctor Fernández, sonriente, sube al autocar en la Ciudad Deportiva para emprender viaje a Ponferrada, al mediodía de este sábado.
Víctor Fernández, sonriente, sube al autocar en la Ciudad Deportiva para emprender viaje a Ponferrada, al mediodía de este sábado.
Francisco Jiménez

Llega el estreno del Real Zaragoza en su papel de visitante. Tras la exitosa presentación en casa del pasado fin de semana ante el Tenerife, con un triunfo de muchos quilates, el equipo de Víctor Fernández acomete hoy ante la Ponferradina esa otra reválida que, por agosto, llega cada año: mostrar su solvencia, sus maneras y su poso cuando ha de actuar lejos del calor de La Romareda.

El calendario ha deparado que esta puesta de largo a domicilio sea en Ponferrada (León), ante un rival recién ascendido de Segunda B. Un arma de doble filo, por lo tanto, como anunció Víctor en la previa al viaje. «Los primeros partidos de los nuevos en la categoría en su campo suelen ser muy peligrosos», avisó el técnico. En efecto, frente al inequívoco papel de favorito que recae siempre en el Real Zaragoza en Segunda, asomará en el pequeño campo de El Toralín (8.800 butacas) un rival festivo, pleno de ilusión tras un año de éxito, que retorna al fútbol profesional tres años después de haberse caído a la división de bronce, allá por 2016.

El Real Zaragoza, por lo tanto, acude a una tarde de celebración en tierras de El Bierzo. El feudo ponferradino se vestirá con sus mejores galas para volver a saborear fútbol de élite, en su segundo escalón. Y los de Víctor Fernández tendrán que saber domar desde el inicio a un adversario desinhibido, valiente, animoso y arropado al cien por cien por su ilusionada gente desde unos reducidos graderíos, en una bombonera presionante y áspera como es el ya conocido Toralín.

El cuadro zaragocista llega a este segundo capítulo de la nueva liga con la opción de afianzarse en el liderazgo, pues viene de ganar 2-0 al Tenerife en el debut. Por su parte, la Ponferradina busca sus primeros puntos y no comenzar de manera retorcida el curso, pues en su reaparición en Segunda perdió 3-1 en Cádiz hace siete días. Además, por expulsión, se quedó sin su lateral zurdo Ríos Reina, que hoy será baja.

En las filas blanquillas (que esta vez serán rojas tomate) vuelve al equipo James Igbekeme, inédito ante los tinerfeños por una comentada gastroenteritis, tan inoportuna como objeto posterior de debate dentro y fuera del club. Víctor lo quiere en el césped, siempre, sin que nadie piense en traspasos. Falta saber quién le cede el puesto en el once inicial: bien Guti, bien Soro, bien Dwamena...

El Real Zaragoza tiene varios retos y objetivos anejos al mollar de la tarde berciana, que es el de hacer un 6 de 6 en las dos primeras jornadas del torneo. Uno, ganar de una vez en El Toralín, pues es algo que nunca ha sucedido aún. En las tres temporadas coincidentes de esta era moderna –cuando ambos clubes empezaron a compartir categoría– la Ponferradina venció 4-2 en 2014 (motivo de destitución del entrenador blanquillo Paco Herrera); y hubo sendos empates, 1-1, en los dos años siguientes, en partidos trabados y mal jugados siempre por los aragoneses, al que este estadio siempre se les atragantó, como tantos otros de sus hechuras singulares.

La incógnita de un rival nuevo

La Ponferradina se basa, en este arranque de año, en el bloque que salió con éxito de Segunda B en junio. O sea, no es un rival de los gruesos, a priori, para las aspiraciones del Real Zaragoza. Sus fichajes son variopintos. Uno, el lateral Luis Valcarce, ex del Numancia, que se junta así con su hermano, el extremo Pablo Valcarce (ambos son de Ponferrada), que el año pasado estuvo en el Mallorca. También desde Soria ha llegado Larrea, un medio centro que puede debutar ante el Zaragoza. Desde el Valencia aterriza el interior Nacho Gil, que jugó unos meses en Elche. Y del At. Baleares, el pivote Fullana. Uno de los nuevos es el aragonés Buenacasa, ahora lesionado, tras su paso por Mallorca. Y también está K.O. otro fichaje, Donoso, del Lugo.

Tienen la cesión del argentino Russo, otro pescado en el Mallorca. Y del ariete Benito, del Eibar. En las últimas horas han anunciado la llegada del portero Caro, prestado por el Valladolid (interesó a Lalo Arantegui hace dos veranos cuando estaba en el filial del Sevilla). Y, sobre todo, han sido noticia nacional por la contratación del chino Leilei Gao, un tipo de 39 años, mediapunta al parecer, por el que ¡le han pagado a la Ponferradina! por hacerle un hueco en la plantilla. Ante el Zaragoza no está ni citado y habrá que ver cuántas veces lo convoca Jon Pérez Bolo, el debutante técnico local, en su día delantero centro del Athletic Bilbao y el Rayo Vallecano, entre otros.

De los veteranos, el referente eterno es el ariete brasileño Yuri, de 37 años, viejo verdugo zaragocista. Este es el envoltorio del primer duelo oficial de los de Víctor Fernández como huéspedes. Un interesante test todavía en verano.

Etiquetas
Comentarios