Despliega el menú
Fiestas del Pilar

fiestas del pilar

El Ayuntamiento de Zaragoza revisará el modelo de fiestas y asume que faltan actos en los barrios

La oposición critica los problemas con las licitaciones de espacios y los recortes en la programación de este año.

CONCIERTO MAXIMA FM A.NAVARRO [[[FOTOGRAFOS]]]
Concierto Máxima FM en la plaza del Pilar, estas pasadas fiestas
Guillermo Mestre 

Las Fiestas del Pilar fueron un «éxito» pese a que faltaron actos en los barrios y a que «hay cosas que cambiar». Es el balance que hizo este jueves la concejal de Cultura, Sara Fernández, tras los festejos de la semana pasada. La vicealcaldesa reconoció los recortes en la programación y apostó por revisar el modelo actual de la mano del resto de grupos. La oposición recogió el guante pero criticó, entre otros aspectos, los problemas en la licitación de espacios como la muestra gastronómica aragonesa y la falta de promoción exterior.

La comisión de Cultura celebrada este jueves sirvió para analizar el desarrollo de las fiestas, y su máxima responsable destacó que fueron «satisfactorias», de acuerdo con los resultados de la encuesta que se realiza cada año a los ciudadanos. «Mejora la valoración del transporte público, la limpieza y la seguridad», destacó Fernández, que eso sí, apostó por modificar el sondeo en próximas ediciones para contar con datos más detallados y eficaces.

En cambio, reconoció que se recortó la programación respecto a pasadas fiestas por falta de presupuesto, una circunstancia que afectó también a la promoción exterior del Pilar. «No se hizo la habitual presentación en Madrid, reconozco que debemos dar la imagen que merecemos», asumió la vicealcaldesa. Además, ante las críticas de la oposición, se comprometió a llevar más actos a los barrios en el futuro.

"No se hizo la habitual presentación en Madrid, reconozco que debemos dar la imagen que merecemos"

Desde el PSOE, la concejal Lola Ranera apostó por «poner a Zaragoza en el mapa» con alguna actuación musical de relevancia, mejorar la promoción turística y dar «un salto en innovación y nuevas tecnologías». Por su parte, Luisa Broto (ZEC) denunció que estas fiestas «han sido menos accesibles» y lamentó la supresión del escenario de la plaza de San Bruno y los recortes en la contratación de artistas locales.

Respecto a los problemas en la licitación de espacios –no abrieron la muestra de Echegaray ni la carpa de Las Delicias–, el anterior responsable de Cultura, Fernando Rivarés, acusó a Sara Fernández de «crear falsas expectativas» a Interpeñas ya que, a su juicio, «sabía que era inviable». Mientras, Julio Calvo (Vox) aseguró que existe un «monopolio» en la gestión de estos recintos y pidió que se tramiten por un solo departamento, ya que en la actualidad no está centralizado. La vicealcaldesa se mostró de acuerdo en este punto y se comprometió a introducir cambios.

En todo caso, Fernández aseguró que «no hay ni una sombra de incumplimiento» en las licitaciones de este año. Finalmente, invitó a todos los grupos a una reunión en la que decidir si Zaragoza debe contar con uno o dos grandes recintos de fiestas. Tendrá lugar tras el encuentro que mantendrá la edil con lo representantes peñistas los días 6 y 7 de noviembre.

El paso por Don Jaime I de la Ofrenda se vallará y regulará

La Ofrenda de Flores también fue objeto de análisis por los grupos políticos en la comisión de Cultura celebrada ayer. La vicealcaldesa, Sara Fernández, reconoció que la principal novedad de este año, el desvío de grupos por la calle de Don Jaime I, no estuvo exenta de problemas.

Los oferentes criticaron que no se vallara el recorrido, lo que deslució el paso hasta la plaza del Pilar y causó problemas de movilidad. Fernández asumió estos fallos y garantizó que se resolverán de cara a las próximas ediciones. «Hemos tomado nota y lo subsanaremos», aseguró.

90 intoxicaciones etílicas y de drogas durante el Pilar

Los centros hospitalarios de la capital aragonesa atendieron durante las pasadas Fiestas del Pilar un total de 90 intoxicaciones etílicas y por consumo de drogas. En concreto, la ingesta excesiva de alcohol obligó a 72 traslados, por los 18 causados por otras sustancias, según los datos facilitados el Gobierno de Aragón.

De los 90 atendidos, 59 fueron hombres y 31 mujeres. Además, 11 de ellos fueron menores de edad y 9 tuvieron que ser ingresados en planta por su estado de salud. En lo que va de año, los hospitales de Zaragoza han atendido a 940 personas por este tipo de intoxicaciones. Ayer, la edil socialista Lola Ranera acusó al gobierno de «legalizar» el botellón de Valdespartera. La vicealcaldesa, Sara Fernández, apostó por la «concienciación» pero «sin cerrar los ojos a la realidad».

Etiquetas
Comentarios