Zaragoza
Suscríbete por 1€

Más de 200 sanciones por incumplimientos de la nueva ordenanza de veladores

El Ayuntamiento se compromete a convocar la mesa del ruido "antes de Navidad" para evaluar su aplicación.

Las marcas blancas que delimitan las terrazas, en una de las terrazas del centro
Las marcas blancas que delimitan las terrazas, en una de las terrazas del centro
Francisco Jiménez

El área de Movilidad y Servicios Públicos ha abierto 210 procedimientos sancionadores en las últimas semanas a cafeterías, bares y restaurantes de Zaragoza por incumplimientos de la nueva ordenanza de veladores.

La concejala, Natalia Chueca, ya advirtió en octubre de que más de un 70% de los establecimientos inspeccionados infringían algún aspecto de la normativa, que obliga a las terrazas a delimitar sus perímetros para "prevenir excesos de ocupación", a tener expuesto un plano y la licencia "en un lugar visible desde la calle" y a instalar sonómetros en aquellas que superan los 25 metros cuadrados, entre otros requisitos. El Consistorio dio un periodo de adaptación, pero una vez superado, la propia edil advirtió de que serían "implacables". No se descarta, de hecho, que el número de sanciones vaya a más, ya que la campaña de inspección "continúa".

"Se está velando por su cumplimiento con el objetivo de que todos podamos convivir", subrayó la concejala. La mayor parte de las infracciones son de carácter formal, por lo que, en principio, las multas no alcanzarán unas cifras muy elevadas. Se trata, en cualquier caso, de una cuestión que no ha pasado desapercibida para la Asociación de Empresarios de Cafés y Bares, que se reunirá hoy para tratar el tema.

Muchos establecimientos han pintado ya las marcas blancas en el suelo, siendo "una minoría" los que, según explicó la concejala hace solo un mes, han sido sorprendidos superando el horario permitido o excediendo la superficie máxima autorizada.

La oposición urge soluciones

Según los grupos de la oposición, la situación actual –derivada de las medidas excepcionales aprobadas ante las restricciones provocadas por la covid-19–, hace más necesario que nunca convocar la llamada mesa del ruido, que ha venido demorándose por los retrasos en el reparto de licencias. Para la socialista Ana Becerril, "se ha creado un problema de convivencia", ya que muchos vecinos viven "desesperados" desde hace meses a la espera de una solución.

Según dijo en la Comisión de Servicios Públicos, hay zonas totalmente "desbordadas" con molestias que podrían ir a más de cara a diciembre, "mes de celebraciones por excelencia" ante las comidas y cenas de Navidad. Esto ha generado incluso la "pérdida de valor patrimonial" de algunos inmuebles, lo que supone "un agravio" para los propietarios y "la consiguiente huida de esos barrios". "Hay muchas personas pendientes de su compromiso", señaló Becerril, que pidió convocar la mesa de inmediato "aunque no hayan terminado totalmente las inspecciones".

En este mismo sentido se pronunció el portavoz de Podemos, Fernando Rivarés, quien instó a garantizar el derecho al descanso. "Mientras no se convoque la mesa, el conflicto no solo permanece, sino que aumenta", agregó. A su entender, las sanciones representan únicamente la punta del iceberg. "Lo más importante es modificar la ordenanza y evitar conflictos. Hay que escuchar y acordar", manifestó.

Especialmente crítico fue también el colectivo Stop Ruido, que lamentó a través de sus redes sociales que las medidas implantadas en pandemia se hayan "perpetuado" y reclamó "una ordenanza de protección contra la contaminación acústica que proteja a vecinos que sufren el ruido del ocio nocturno".

De acuerdo con la titular de Servicios Públicos, la última mesa se convocó el 20 de diciembre de 2021. Chueca se comprometió a reunir a las partes "antes de Navidad" para valorar la aplicación de la normativa, recordando que no se ha podido implantar "hasta hace bien poco".

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión