Zaragoza
Suscríbete por 1€

Los Bomberos de la DPZ urgen más personal: "Estamos, literalmente, jugando con fuego"

La DPZ recuerda que la extinción de los incendios forestales corresponde al Gobierno de Aragón, que dispone de "un operativo de medios aéreos y terrestres formado por alrededor de 1.200 personas" en el que "están disponibles cada día los 27 bomberos de la Diputación".

Bomberos de la DPZ actuando esta semana en el incendio de Bubierca
Bomberos de la DPZ actuando esta semana en el incendio de Bubierca
DPZ

Los Bomberos de la Diputación Provincial de Zaragoza (DPZ) alertan de la falta de personal que les lleva a “bordear el desastre” cada día, por lo que calculan que para cumplir la legislación aragonesa habría que aumentar la plantilla actual en aproximadamente un 50 %, ya que, como recuerdan, “estamos, literalmente, jugando con fuego”.

Para llegar a los mínimos establecidos por la Ley del Fuego de Aragón, la plantilla de 169 efectivos debería sumar al menos unos 60 más, como ha expuesto en una rueda de prensa este miércoles el oficial del Servicio Provincial de Extinción de Incendios de la DPZ Isidro Balaguer, quien ha estado acompañado por la secretaria general de la sección sindical de CC. OO. en la institución provincial, Isabel López. Por su parte, la DPZ apunta que la plantilla de bomberos "está completa a falta de 15 vacantes que se cubrirán con la oposición ya convocada. Ha podido haber alguna jubilación desde que se convocó el proceso selectivo, pero eso es inevitable y en todo caso hablamos de una o dos plazas si es que hay alguna."

"Estamos avisando desde hace mucho tiempo y algún día ocurrirá una desgracia”, ha lamentado Balaguer, quien ha recalcado que ni siquiera se cumplen los mínimos de dotaciones que la propia Diputación establece en sus normas de funcionamiento, si bien para él debería ceñirse a la Ley del Fuego aragonesa, con cifras superiores. La DPZ ha recalcado que realizar este tipo de afirmaciones "es tratar de alarmar a la población dando una imagen que no se ajusta a la realidad y aprovechando unas circunstancias muy concretas en las que todos los recursos existentes serían insuficientes".

Como ha indicado por su parte López, en junio del año pasado el presidente de la Diputación, Juan Antonio Sánchez Quero, se comprometió tras una concentración de protesta a crear una bolsa de empleo temporal para el nombramiento de interinos hasta que se celebrase la siguiente oposición, con carácter de urgencia. Y, mientras tanto, los bomberos aceptaron realizar las horas extra imprescindibles para cubrir esta circunstancia.

Pero más de un año después, denuncian que el presidente ha incumplido el acuerdo con los sindicatos, ya que nunca se iniciaron los trámites para crear la bolsa de empleo de interinos, amparándose en la “inminente” celebración de una oposición que tardó en convocarse seis meses y cuya fecha de examen todavía no ha sido fijada.

Como ha indicado el oficial, cumplen con estas horas extra que han entrado dentro de su normalidad por “buena voluntad y por la vocación” que caracteriza al cuerpo, pero lamenta que si acontece un servicio de los llamados ordinarios no va a poder ser atendido por falta de medios si a la vez están desplegados, por ejemplo, en un incendio forestal.

La DPZ puntualiza que "la bolsa de empleo temporal no se puso en marcha para no retrasar todavía más la oposición en curso. A cambio los bomberos que lo desean hacen horas extra voluntariamente gracias al sistema de turnos que sigue toda la plantilla, que les permite trabajar 24 horas seguidas y luego tener cinco días enteros de fiesta".

Y recuerda que la extinción de los incendios forestales corresponde al Gobierno de Aragón, que dispone de un operativo de medios aéreos y terrestres formado por alrededor de 1.200 personas. En ese operativo, los 27 bomberos de la Diputación de Zaragoza "que están disponibles cada día son solo una parte, muy importante pero una parte. No se puede querer dar la imagen de que los incendios que se están produciendo en la provincia de Zaragoza los apagan solo los bomberos de la DPZ".

Como denuncian desde CC. OO, las activaciones de urgencia, “a veces a horas intempestivas”, suponen una grave distorsión en la conciliación de la vida familiar y laboral, “algo que sobrellevan con su profesionalidad y vocación de servicio”. “Ayer mismo por la noche (por el martes) tuvieron que ir refuerzos desde sus casas llamados de urgencia por un incendio en Vera de Moncayo en el que los compañeros lo pasaron bastante mal por la falta de dotaciones que vivimos”, ha manifestado el oficial, a la par que ha evidenciado la carga psicológica que supone recibir el descontento de la población que, “como es comprensible”, les muestra su desesperación ante los tiempos de espera y la falta de operativos.

Ante esta situación, la Diputación Provincial de Zaragoza reconoce que "cuando se produce un siniestro especialmente grave o cuando se acumulan varias intervenciones importantes se piden activaciones de los bomberos que ese día no están trabajando, pero eso no se puede planificar ni compaginar con la vida familiar, sucede en todos los servicios de emergencias y es algo que los profesionales tienen asumido".

Como ejemplo, el bombero ha descrito la jornada del domingo, con incendios forestales en Nonaspe, Pradilla, Aguarón, Almonacid de la Sierra, Quinto, Épila y Sádaba. Teniendo en cuenta la superficie de la provincia, los bomberos de servicio diario tendrían que ser 27, mientras que suelen ser 22, ya que aunque se cubren las vacantes con horas extra, denuncian que no sucede así con las bajas laborales o jubilaciones.

Además, los efectivos se tienen que transportar muchas veces desde parques ya de por sí “infradotados” que están a más de una hora del incendio, por lo que se enfrentan al problema de la falta de “inmediatez” ante acontecimientos como un accidente de tráfico o un incendio en una industria.

Ante un verano que prevén “espantoso” y en el que los efectivos “lo pueden pasar muy mal si ocurre una desgracia”, descartan manifestarse porque, como ha señalado Balaguer, quien no está trabajando, tiene que estar descansando. 

Los recursos humanos tan reducidos llevan en ocasiones a que se desplacen a un incendio un bombero por camión, lo que resulta “completamente inoperativo” y, para hacer un símil, lo comparan con que hubiera un médico sólo en un hospital. Como han denunciado, la reducción de plantilla es “generalizada” desde la llegada a la presidencia del socialista Sánchez Quero, pero en el servicio de bomberos es todavía “más llamativo” por el servicio que desempeñan.

Mientras, se ha establecido un convenio para que los Bomberos del Ayuntamiento de Zaragoza puedan servir de refuerzo desplazándose a ciertas poblaciones pero, en opinión de Balaguer, tampoco es una solución porque si hay un gran siniestro en un punto clave de la ciudad, no habrá efectivos suficientes para intervenir adecuadamente.

“Nos preocupa la situación en la que quedan los ciudadanos de Zaragoza con este convenio, las funciones que tendríamos que hacer nosotros las hacen los compañeros del Ayuntamiento de Zaragoza, con los que tenemos una relación inmejorable, pero no tendrían que estar cumpliendo estas funciones”, ha matizado el bombero, para quien “donde había un problema, ahora hay dos”.

Por eso, desde el sindicato piden depurar “responsabilidades políticas por la nefasta gestión llevada a cabo de los recursos públicos, de gran importancia para los ciudadanos de la provincia y devolver la dignidad que merece y que siempre ha tenido este servicio”. 

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión