Zaragoza
Suscríbete por 1€

zaragoza

Aviso a pasajeros: el tren de Juslibol vuelve a funcionar

Desde el pasado viernes, los visitantes se han tenido que desplazar a los Galachos en un microbús que habilitan cuando el tren tiene que pasar por el taller. 

El tren 'El Carrizal' de Juslibol en un camino del Galacho.
El tren 'El Carrizal' de Juslibol en un camino del Galacho.
Ayto. Zaragoza

Tiene más de 25 años de historia. El tren turístico ‘El Carrizal’ de Juslibol es testigo de cientos de historias de pequeños y mayores. Ahora ha tenido que detener su motor durante una semana. Una avería ha hecho que tenga que dejar de prestar el servicio hasta que se repare y en su sustitución se han habilitado microbuses. El tren lleva desde 1996 recogiendo a zaragozanos y visitantes en el barrio del Actur para posteriormente desplazarlos hasta los Galacho de Juslibol donde se realiza una ruta.

“Nos dijeron que el tren es muy viejo y que es complicado encontrar las piezas para repararlo. No sabían cuando volverá a funcionar”, explicó Pilar Carbajo, que iba a cogerlo este lunes junto a un grupo de amigas con las que realiza gimnasia y finalmente, tuvieron que ir al Galacho en microbús. “Son cosas que pasan, no pasa nada. El servicio aun así fue muy bueno y la experiencia de visitar la zona es enriquecedora”, sostuvo. Por su parte, el Ayuntamiento de Zaragoza asegura que este mismo viernes volverá a funcionar, “si no es a primera hora, será al mediodía”. “No es habitual que se estropee. Sucede ocasionalmente, como en todos los vehículos”, señalaron desde el Consistorio. La empresa que se encarga del servicio apuntó este jueves por la tarde que falta de llegar una pieza para completar la reparación y que esperan recibirla este viernes.

A pesar de que es un servicio con más de dos décadas de historia, sigue siendo muy demandado por zaragozanos y visitantes, especialmente por escolares. En 2019 montaron un total de 6.000 personas y en 2021, a pesar de que la pandemia paralizó algunas actividades de ocio de otros ámbitos, se subieron más de 9.000. “Es verdad que al principio la gente era más reticente, pero luego vieron en el tren una actividad para estar al aire libre”, admitió la técnica de medio ambiente del Ayuntamiento de Zaragoza, Tamara Marzo.

El servicio se ofrece durante todos los días de la semana (de lunes a viernes solo para grupos) desde marzo hasta noviembre. El tren sale hasta en ocho ocasiones los fines de semana (a las 10.00, 11.00, 12.00, 13.00, 16.00, 17.00, 18.00 y 19.00) desde la calle María Zambrano, junto al Parking del Carrefour, hasta el Centro de Visitantes (haciendo dos paradas en el barrio de Juslibol). Los precios oscilan entre 1 y 3,50 euros dependiendo de la edad y si se reserva ida y vuelta o solo un trayecto y la ruta suele durar unos 20 minutos.

“Es un medio único. He estado observando si existe algo así en otras ciudades y no lo he encontrado. Sí que hay lugares costeros o en El Escorial donde se utiliza este tipo de trenes, pero solo los fines de semana”, defendió Marzo, que pone en valor lo que supone para evitar la contaminación en este entorno natural

Veinticinco años de historia

Fue en 1995 cuando se aprobó el proyecto y la excursión comenzó haciéndose en un carruaje de caballos. El objetivo era evitar la entrada de vehículos a motor al entorno natural para preservar el medio. En 1996 ya se adjudicó a una empresa que se encargó de habilitar un tren para visitar los Galachos de Juslibol los fines de semana. Tres años después, comenzó a hacerse la ruta también entre semana.

El año 2004 marcó un antes y un después en la historia de este tren. ‘El Carrizal’ estuvo a punto de volcar con 45 niños y madres a bordo, ya que el conductor no trazó correctamente la rotonda de acceso al barrio de Juslibol. Como consecuencia de la brusca maniobra, un niño salió despedido del convoy y resultó herido de gravedad y otras tres personas sufrieron lesiones de diferente consideración. La Policía Local detuvo al conductor por conducción bajo los efectos de alcohol y lesiones. Unos años después habilitaron un nuevo trenecito que funcionaba con biocombustible. El que se utiliza actualmente se estrenó en 2015 y el Ayuntamiento ya prepara el nuevo contrato de adjudicación.

El Galacho de Juslibol es el último formado por el Ebro, tras la riada de 1961, la mayor del pasado siglo. Estas formaciones, patrimonio natural y cultural único en el valle del Ebro, muestran día a día su evolución: la vegetación va apoderándose de la lámina de agua, hasta convertirse en unas décadas en un bosque de ribera.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión