Zaragoza
Suscríbete

La Red de Apoyo y Cuidados de Delicias pide ayuda para encontrar un local

Tras la rotura las arquetas de su actual establecimiento, perdieron alimentos y bienes que proporcionan semanalmente a familias vulnerables.

La red de Apoyo y Cuidados de Delicias busca nuevo local donde almacenar comida y productos diversos.
La red de Apoyo y Cuidados de Delicias busca nuevo local donde almacenar comida y productos diversos.
Red de Apoyo

A pocas semanas de Navidad, el local en el que operaba la Red de Apoyo y Cuidados de Delicias sufrió la rotura de las arquetas que le llevó a perder gran parte de los alimentos y productos diversos que reparten semanalmente a familias vulnerables. Desde entonces, esta red vecinal busca sin descanso -y sin éxito- un local al que trasladarse y que se adecúe más a sus necesidades y a su actividad. "Este no es un lugar adecuado para todo lo que hacemos. No tanto por el espacio como por el hecho de que esto era un antiguo taller de coches donde no hay luz", desarrolla Elvira González, integrante de la asociación.

"De momento vamos saliendo adelante, pero nos preguntamos cómo es posible que en todo el barrio de Delicias no haya un local", añade González. Actualmente se encuentran en un taller que unos vecinos les cedieron a cambio de que pagaran el IBI. "Ellos no ganan, pero tampoco gastan y nos hacen un favor", afirma González.

Lo que necesitan es un local "que esté ya dado de alta, aunque tengamos que pagar luz y agua". Hasta ahora, aseguran, no haber tenido mucha suerte al hablar con la Junta de Distrito y otras asociaciones. "Esperemos encontrar un espacio gracias a algún vecino a nivel particular", reclama González, tal y como ha sucedido hasta ahora.

La Red de Apoyo y Cuidados de Delicias cumplirá pronto dos años. Surgió en marzo de 2020 durante el confinamiento por el coronavirus -como ocurrió en otras ciudades españolas- cuando emergieron situaciones de enorme vulnerabilidad. Se pusieron en marcha para apoyarse y cuidarse entre los vecinos. A la ayuda con alimentos se sumó la confección de mascarillas, el apoyo telefónico, el reparto de material escolar o el apoyo educativo, en colaboración con los Centros Educativos y de Salud.

"Desde entonces hemos seguido con nuestro compromiso social de manera voluntaria, y no solo atendemos casos de necesidad económica, sino también a personas ancianas o de movilidad reducida. Incluso actuamos en casos de confinamiento que necesitan ayuda para no tener que salir de sus domicilios", apuntan desde la Red.

Desde el inicio de la pandemia, este colectivo ha realizado 945 intervenciones, atendiendo a 2.883 personas del barrio (1769 adultos y 1096 menores), con un gasto de más de 14.600 euros, que provienen de donaciones personales. Actualmente son entre 10 y 20 las familias que solicitan ayuda semanalmente a la Red para poder comer. Fesde servicios municipales y centros de salud les envían casos de familias que necesitan ayuda.

"Atendemos personas, no en el largo plazo, sino más bien como una ayuda de urgencia. Se trata de familias y personas que tengan una necesidad puntual de gasto porque se encuentren en una situación precaria", aclara González. Por ejemplo, gente que ha solicitado al Ayuntamiento de Zaragoza una tarjeta de alimentos y que, hasta que se tramita, no puede adquirir comida; o personas que tienen que cambiarse de piso y que, tras el desembolso inicial de las fianzas, no tengan dinero para la comida.

Hay varios niveles de participación y compromiso en esta red: alrededor de 50 personas colaboran no diariamente y unas 20 personas están implicadas de una manera más permanente. Realizaron un festival en diciembre en el Centro Cívico para recaudar fondos y, habitualmente, los vecinos colaboran de dos formas: donaciones económicas a través de una cuenta corriente o mediante la donación de alimentos y productos.

El colectivo ha realizado 945 intervenciones desde que se inició la pandemia
El colectivo ha realizado 945 intervenciones desde que se inició la pandemia
Red de Apoyo

Las voluntarias de esta red acuden varias veces a la semana a supermercados y comercios del barrio para recoger lo que los vecinos aportan, lo que les permite luego entregarlo a familiar con necesidades diversas. También han llevado a cabo diversas iniciativas como lecturas telefónicas para niños confinados o recogida de libros y juguetes, una actividad que en 2020 "salió muy bien" pero que este año no se ha podido realizar por lo sucedido en el local. "Vemos que además de alimento en el barrio se pueden hacer más cosas culturales", expone González.

"Lo que se aprecia es que la gente participe aportando su tiempo -recalca González- y nos gusta mucho que todas las personas que reciben ayuda de esta red luego ayuden también, que se involucren. En general, suelen decir que sí".

Este es el caso de M. E. que solicitó ayuda a la red "varias veces" y actualmente participa en la recogida y repartida de productos. "Cobro 700 euros y pago 470 euros del piso, si además le añades que la luz ha subido bastante y que tengo tres niños, no siempre llego a final de mes", relata esta vecina que valora mucho que le apoyaran cuando estaba "en una situación difícil". "Me quedé a cero y desde la Red me hicieron la compra, me dieron elementos de higiene", añade M.E.

Actualmente, es voluntaria y explica que "la recogida hace sentir que además de ser ayudadas puedes hacer algo más y llegar a otras familias". Asegura que "como sé lo que supone esta pequeña ayuda, entiendo aún más a las familias a las que ayudo, empatizo. Es reconfortante".

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión