Despliega el menú
Zaragoza
Suscríbete

AYUNTAMIENTO DE ZARAGOZA

Los propietarios de locales en desuso ya pueden solicitar a Urbanismo su conversión en viviendas

El pleno modifica el PGOU para admitir nuevos usos, pero excluye vías principales y ejes de tiendas. El sector del comercio y los agentes inmobiliarios cuestionan el alcance de la medida a corto plazo. 

Locales vacíos en la calle de Germana de Foix, en Zaragoza.
Locales vacíos en la calle de Germana de Foix, en Zaragoza.
Oliver Duch

Los propietarios de locales comerciales en desuso de la capital aragonesa ya pueden solicitar al Ayuntamiento de Zaragoza su conversión en viviendas. No obstante, la medida va acompañada de severas restricciones y no solo por las relativas a las condiciones de habitabilidad que se exigen. Quedan excluidas las calles principales, consideradas como malla básica, o los ejes de tiendas, que no admitirán este tipo de usos para evitar el deterioro del tejido comercial o la especulación.

El pleno aprobó este miércoles de forma definitiva la modificación del Plan General de Ordenación Urbana (PGOU) con los votos de PP, Cs, Vox y Podemos y la abstención de PSOE y ZEC. La medida permitirá que los locales que hayan estado sin actividad durante al menos 36 meses puedan no solo convertirse en viviendas, sino también acoger usos culturales, comunitarios, de creación, estacionamiento o almacenes compartidos para la distribución de mercancías. El objetivo es mejorar la escena urbana y reactivar la economía, especialmente en los barrios.

Hay que tener en cuenta que las calles situadas en malla básica son aquellas con una intensidad viaria de 15.000 vehículos y suelen ser atractivas desde el punto de vista urbanístico. Entre ellas están desde el paseo de la Independencia hasta la avenida de San José. Además se excluyen otras que son relevantes para el comercio, como la calle Delicias o León XIII. La modificación incorpora un catálogo con todas las vías donde no cabe el cambio de usos.

Urbanismo no aceptará la modificación si del local no sale una vivienda con un mínimo de 45 metros (55 si se trata de varias viviendas a partir de plantas bajas superiores a 140 metros). También se tienen en cuenta alturas, iluminación, que no estén en zonas saturadas de bares, el entorno, la ventilación, salidas de humos...

Para el concejal de Urbanismo, Víctor Serrano, es una modificación "oportuna" y que está "atenta a los problemas de la ciudad", en concreto al de la alta cantidad de locales vacíos. El edil habló 1.208 inmuebles en esta situación –de 3.070 existentes–, según un estudio de 2016, aunque hay estimaciones que apuntan a que ya son 1.800. "Teníamos la obligación de dar una solución", dijo Serrano, que subrayó el impacto de la pandemia en el sector de los locales.

Pero los grupos de izquierdas cuestionaron el alcance de la medida. El concejal socialista, Horacio Royo, señaló que las calles de la malla básica son las que tienen un mayor número de locales. Por eso, reclamó acciones complementarias, que van desde las ayudas directas hasta intervenciones del propio Ayuntamiento en los inmuebles vacíos. Pedro Santisteve, de ZEC, se expresó en términos parecidos, y Fernando Rivarés, de Podemos, asumió que serán pocos los propietarios que modifiquen el uso. Julio Calvo, de Vox, destacó el consenso alcanzado y defendió la necesidad de recuperar edificios vacíos. El alcalde, Jorge Azcón, destacó que esta modificación "adapta la normativa a la realidad" y anunció que "no será la única que se impulse".

Por su parte, el sector del comercio y los agentes inmobiliarios celebraron la aprobación de una "buena medida", pero también expresaron dudas sobre cuál será su alcance. "Puede paliar en parte la problemática, pero no todos los locales valen ni en todos se podrá acometer la inversión por parte del propietario o el comprador", indicó el presidente del Colegio de los API de Aragón, Fernando Baena, que estimó que para que estos espacios sean aptos para convertirse en vivienda habría que gastar entre 500 y 1.000 euros por metro cuadrado.

De igual forma, el presidente de la Federación de Empresarios del Comercio (ECOS), José Antonio Pueyo, ya adelantó que, pese a ser "una tipología inmobiliaria altamente demandada", al final no serán muchos los que opten por esta vía por los requisitos que hay que cumplir. Por eso, apostó por impulsar medidas que favorezcan a los locales abiertos, como la reducción del Impuesto sobre Bienes Inmuebles, y pidió al Ayuntamiento que siga legislando para permitir más usos y en más calles.

Etiquetas
    Comentarios
    Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión