Despliega el menú
Zaragoza
#YoComproEnAragón

zaragoza

Emprendedores en plena pandemia: "El inicio de abrir un negocio es duro, pero con coronavirus aún más"

Los jóvenes María Navarri y Álvaro Guerrero abrieron en junio Albática, un establecimiento de alimentación saludable en pleno centro de Zaragoza.

María Navarri y Álvaro Guerrero en su tienda Albática, en la calle de Pedro María Ric en Zaragoza.
María Navarri y Álvaro Guerrero en su tienda Albática, en la calle de Pedro María Ric en Zaragoza.
Toni Galán

Son jóvenes, emprendedores y con las ideas claras. En marzo, la irrupción del coronavirus trastocó sus planes, pero a mediados de junio -una vez finalizado el confinamiento- María Navarri y Álvaro Guerrero por fin pudieron abrir Albática, un establecimiento de alimentación saludable en el centro de Zaragoza. "No pudimos hacer una fiesta de inauguración por el virus ni poner en marcha propuestas como charlas, presentaciones de productos y otros eventos. Nuestra publicidad es el boca a boca. Y aunque vayamos despacio, lo que nos satisface es que el cliente esté contento. Eso es lo que vale; y vuelven", comentan.

Albática -un juego de palabras entre albá (abedul en patués), nombre de la casa familiar de María en Sahún, y el diminutivo aragonés ica- es el primer negocio propio de esta pareja oscense. Antes de desembarcar en Zaragoza, ambos trabajaban en la frutería del padre de María en Benasque y, aprovechando que este se iba a jubilar, dieron el salto para materializar una de las ilusiones de ella: montar una tienda concebida como un supermercado natural donde poder hacer una compra completa de productos saludables.

La variedad de productos que se pueden elegir en su local de alquiler de 170 metros cuadrados -ubicado en la calle de Pedro María Ric-, es amplia: frutas, verduras, hortalizas, frutos secos, huevos, conservas, mieles, quesos, encurtidos, aceites, dulces, cervezas, infusiones, proteínas vegetales, lácteos, panes, alimentación infantil... También cuentan con una zona a granel -con legumbres, especias, cereales, pastas y arroces, entre otros-, otra de menaje de artículos relacionados con la alimentación y una última de higiene (tanto para adultos como para niños). De momento, no venden productos cárnicos, pero no se cierran a ello en un futuro.

"Son productos de proximidad y artesanos. Por ejemplo, las verduras y frutas proceden de pequeños agricultores que conocemos desde hace mucho tiempo. Se trata de productos fiables y de buen sabor; después de comparar muchas marcas, tenemos las que más nos gustan. Los clientes pueden hacer su compra sin necesidad de mirar la etiqueta completa: ese trabajo ya lo hemos hecho nosotros. No tenemos nada ultraprocesado ni que contenga un exceso de sal ni azúcares. Es una tienda mixta -con productos ecológicos y otros sin sello pero naturales- y con precios asequibles", señala Álvaro.

Por otro lado, el diseño de la tienda (un espacio diáfano con muebles artesanales) está concebido para hacer una compra "divertida". "Nos hemos esmerado en la imagen de marca. Es un ambiente cálido con toques naturales (ramas de abedules) ideado como un paseo entre árboles", explican.

Pros y contras

Contar con un amplio local ha sido una ventaja en tiempos de covid. Ahora bien, han tenido que gastar el presupuesto destinado a publicidad a acondicionar la tienda a las medidas de seguridad que la situación de crisis sanitaria requiere. "Hemos instalado un sistema de control de aforo automático, mámparas de protección, pegatinas en el suelo para mantener las distancias y protocolos y productos de limpieza añadidos", enumeran. 

En los meses que llevan abiertos al público, aún no cubren gastos. No obstante, resaltan que cada mes van un poco mejor. "El inicio de abrir un negocio es duro, pero con coronavirus aún más. Aquí estamos para echar lo que haga falta y aguantar. Como dicen: si pasas esto, solo puedes ir a mejor", asegura Álvaro. A lo que María añade: "Los dos teníamos claro que íbamos a ir hacia adelante. Nuestra idea inicial era abrir las Navidades pasadas, pero se retrasó a marzo por temas de acondicionar el local y demoras en productos. Y con la covid paralizamos la apertura, ya lista en marzo, ante tanta incertidumbre. Nuestras familias, que siempre nos han apoyado, también nos dijeron que siguiéramos adelante con el proyecto".

Y en ello están, inmersos en un negocio propio que les ocupa el 100% de su tiempo salvo los domingos, que lo dedican a tareas domésticas. Además, lo de viajar (han vivido en Granada, Australia y Andorra durante su etapa de estudiantes), de momento, "se acabó".

Apúntate a la newsletter de economía y tendrás cada semana las últimas noticias del sector, claves y recomendaciones de expertos.

Etiquetas
Comentarios