Despliega el menú
Zaragoza
#YoComproEnAragón

COMERCIO

Reyfi dará su "último adiós" tras más de medio siglo en el centro de Zaragoza

La actual situación ha obligado a su dueño a colgar el cartel de liquidación del negocio, fundado en 1966 y situado en la calle de Conde Aranda de Zaragoza.

"No queremos irnos sin decirte nuestro último adiós". Esa frase viste desde este miércoles el escaparate de Reyfi, en el número 1 de la calle de Conde Aranda de Zaragoza. Esta tienda de moda de caballero está de liquidación por cierre tras vestir desde 1966 a varias generaciones de la ciudad. "Desde el 14 de marzo la situación comercial ha cambiado de tal magnitud que toca tomar determinaciones empresariales: continuar y arriesgarse a todo, a lo desconocido, o decir hasta aquí hemos llegado. En este caso, el sentido común dice que hasta aquí, no es momento de aventuras. Esta situación ha tumbado un proyecto que había de continuación", lamenta Fernando Sampietro, al frente del negocio desde 1995 junto a otro socio.

Los maniquís de Reyfi resistieron la pasada crisis con americanas, camisas, jerséis y pantalones, pero ahora aguardan desnudos frente a los probadores. "Esta situación nos vence", siente Fernando. "Si la pandemia no hubiese existido, en estos momentos tendríamos una estabilidad comercial que se ha tumbado", sostiene, a la par que apunta que la caída de las ventas es del 50 al 70%. A ese descenso, tal y como señala, se suma la falta de pedidos, lo que define como "un dominó" que también llega a los fabricantes. "Nosotros somos un eslabón de una cadena bastante larga", ejemplifica Sampietro.

"Se prepara la liquidación con muchísima tristeza, son sentimientos encontrados"

El último día que Reyfi puede estar abierto es el 12 de octubre de 2021. Ahora ha comenzado la cuenta atrás: "Se prepara la liquidación con muchísima tristeza, son sentimientos encontrados porque, en mi caso, son 41 años en este mismo local”. Fernando no se olvida de las personas que han formado parte del negocio y a los que les ha comunicado la noticia: "Contactas con antiguos compañeros, con el encargado que me contrató, con mi exjefe... pilares de Reyfi y se vive con tristeza". Sampietro insiste en que ha sido un proyecto empresarial cuya "esencia comercial" ha sido el "equipo humano".

Empleados de Reyfi en la Navidad de 1981.
Empleados de Reyfi en la Navidad de 1981.
Reyfi
"Reyfi tiene percha para todos", eslogan de los años setenta

Fernando Sampietro comenzó como aprendiz en 1979, en ese momento la tienda tenía tres plantas abiertas al público, con sección para hombres y mujeres. Más de una decena de trabajadores -hasta 13- estaban al servicio de la clientela que cruzaban el umbral de la puerta. Sobre ella, las características letras de la fachada, imponentes y gruesas, se cambiaron hace unos años por unas más finas, pero la ‘r’ minúscula continúo siendo su emblema.

Antigua fachada de Reyfi, en 1995.
Antigua fachada de Reyfi, en 1995.
Reyfi

También mantienen el trato personalizado que se aprecia en la atención. Con mimo aconseja a unos clientes indecisos, también con sinceridad. "Para mí el comercio de proximidad supone algo que se está perdiendo con las nuevas tecnologías. El trato, la familiaridad, la conversación... el comercio se basa de eso, en saber asesorar e interpretar las necesidades del cliente".

Los aires tejanos llegaron a sus estantes y burros, pero sin perder otro buques, como los trajes ceremonia. "En las ferias decía, en broma, que lo que se une con un traje de Reyfi no lo separa ni Dios", recuerda Sampietro, que asegura que en sus probadores se han vestido padres e hijos de novio. "Claro, más de 50 años dan para mucho", añade.

Antiguas publicidades de Reyfi sobre los trajes de novio.
Antiguas publicidades de Reyfi sobre los trajes de novio.
HA

Desde Reyfi también han apostado por trazar hilos entre comercios, para crear un sólido entramado: "Había que hacer un proyecto común de calle". Con esa premisa fundaron, junto a otros negocios, la Asociación de Comerciantes y Profesionales de la calle de Conde Aranda y adyacentes. El resto de los comerciantes lamentan con "tremenda pena" el cierre de Reyfi, "icónico negocio" de la calle, manifiesta Joaquín Contamina, coordinador de la entidad. "La calle tiene muchas posibilidades, es una vía principal y me imagino que habrá otros que van a tomar esto con ganas y van a seguir luchando. Me da muchísima tristeza ser un establecimiento que abandona la batalla", confiesa Sampietro. No obstante, estos días ha recibido mensajes de ánimo que lo sitúan como “un triunfo” dado la coyuntura.

"La covid-19 nos ha dado el garrotazo al comercio en general"

Las obras de Conde Aranda, cambios de circulación o la instalación del tranvía han sido contiendas que ganaron, promoviendo campanas como la 'Mira, pasa, compra' en 2011. En Reyfi afirman que habían sido unos años duros para aquellos que tienen una persiana arriba: "Ahora estábamos en un momento que parecía que repuntábamos, pero la covid-19 nos ha dado el garrotazo al comercio en general. El problema es quién va a tener capacidad y ánimo de volver a levantar".

Más de medio siglo de elegancia

El negocio despegó en 1966, de manos de la familia Rey Fillat -de ahí su nombre, de la unión de Germán Rey y Aurora Fillat-. Esta pareja, con orígenes comerciales en la localidad oscense de Caldearenas, se instaló en la avenida de General Franco 19 -actual Conde de Aranda- y de ellos destacan "su buen hacer y trayectoria profesional".

"A mí me toca ser el último, pero aquí está el esfuerzo de muchísima gente que ha trabajado con muchísimo entusiasmo". Lo dice Fernando, mientras ordena sus prendas. Sampietro no pronostica buenos tiempos. "Soy de los primeros, pero no voy a ser el último... y ojalá me equivoque. Cuando los ciudadanos vean la ciudad muerta de comercio que no piensen que la culpa es de los comerciantes, la culpa es de la conducta que se está llevando comercialmente en los últimos 20 años en Zaragoza, que es muy agresiva frente al pequeño comercio con, por ejemplo, una constante apertura de centros comerciales", sentencia.

Etiquetas
Comentarios