Despliega el menú
Zaragoza

zaragoza

La autopsia revela que el padre de la niña degollada la remató con un pinchazo en el pecho

El infanticida de Las Delicias se negó a declarar ante el Grupo de Homicidios y hoy será conducido al juzgado de guardia, donde los forenses dirán si actuó o no afectado por un brote psicótico.

El hombre, un hombre de origen nigeriano de 34 años y vecino de Las Delicias, huyó tras cometer el crimen y fue detenido minutos después cerca del hogar.
La pequeña recibió una primera asistencia en la propia calle, donde le taponaron las graves heridas hasta que llegó la ambulancia.

El vecino de Las Delicias detenido el pasado lunes 14 de septiembre por el asesinato de su hija de 4 años no se conformó con asestar un profundo corte en el cuello a la menor, sino que decidió rematarla clavándole después el cuchillo en el pecho. Así lo habría confirmado la autopsia practicada al cadáver de la pequeña en el Instituto de Medicina Legal de Aragón (IMLA), donde se certificó que falleció por un shock hipovolémico, es decir, por la pérdida de una gran cantidad de sangre.

Según ha podido saber HERALDO, el homicida, Nossa Ch. O., se empleó con tal violencia que llegó a seccionar la tráquea a la niña. En cuanto a la cuchillada posterior en el pecho, aunque no le alcanzó el corazón, sí afectó a varios vasos sanguíneos principales.

Como recordaban este martes varios vecinos de la calle de Domingo de Ram, la madre bajó a la calle chillando y con la pequeña en brazos. «La pobre mujer estaba traumatizada, hubo que echarle una sábana por encima porque iba medio desnuda», explicaban.

Pasaban varios minutos de las once de la noche, pero no tardaron en presentarse allí varios agentes de paisano de la Policía Nacional. Estos se esforzaron por taponar las graves lesiones de la menor hasta que llegaron los sanitarios. Una uvi móvil la trasladó de urgencia al Hospital Infantil, donde parece que llegó con un hilo de vida. Sin embargo, la gran cantidad de sangre que había perdido tras el acuchillamiento le terminó costando la vida.

La reencarnación de su abuela

El infanticida no se arrepiente de lo que hizo, ya que está convencido de que la víctima era la reencarnación de su abuela y «estará mejor con ella en el cielo». El Grupo de Homicidios de la Jefatura Superior de Aragón tenía previsto haberlo interrogado este miércoles para aclarar lo sucedido el pasado lunes en el número 76 de la calle de Domingo de Ram. Sin embargo, tras entrevistarse con Nossa Ch. O. y comprobar que todavía podría estar afectado por un brote psicótico, su abogada le aconsejó que se negara a declarar. Y así lo hizo.

Según fuentes próximas al caso, el homicida, de 34 años, pasó todo el martes en el Hospital Provincial de Zaragoza, ya que hace un año estuvo internado por un trastorno psicótico agudo de desconexión con la realidad. El investigado ha tratado de convencer a su letrada, Carmen Sánchez Herrero, de que no está loco. Sin embargo, parece que tras abandonar entonces el Hospital Clínico, donde estuvo ingresado durante un par de semanas, el hombre prefirió no seguir ningún tratamiento: ni farmacológico ni asistencial. Para la defensa, todo apunta a que esa falta de control médico le habría llevado a sufrir el brote psicótico que pudo desencadenar el asesinato de la pequeña.

La Policía ha anunciado que será a primera de este jueves cuando Nossa Ch. O., de origen nigeriano, sea trasladado al juzgado de guardia de Zaragoza. Antes de someterse a las preguntas de la titular del Juzgado de Instrucción número 6, el presunto asesino será examinado por los forenses del Instituto de Medicina Legal de Aragón, quienes tendrán que pronunciarse sobre su grado de imputabilidad.Para ello, contarán con los informes emitidos ahora por los especialistas en salud mental del Hospital Provincial, así como con la valoración que en junio de 2019 hizo otro compañero del anatómico al investigado cuando fue detenido por amenazar con un martillo a un compañero de trabajo en el Parque de Atracciones, hecho del que ayer informó ‘El Periódico de Aragón’.

El infanticida fue declarado en su día inimputable, circunstancia que podría repetirse y hacer que acabe en la enfermería de la prisión de Zuera de forma preventiva. En cualquier caso, habrá que esperar al pronunciamiento de los forenses y a ver si Nossa Ch. O. contesta o no a las preguntas que le haga la magistrada.

"No hay violencia de género"

Según la defensa, el homicida se encontraba este miércoles «tranquilo», pero su discurso era «completamente incoherente». En un principio, se barajaba la opción de que el detenido hubiera matado a su hija para castigar o hacer sufrir de alguna forma a su pareja, con la que tiene otro niño más pequeño. Pero las extravagantes explicaciones que ayer le dio su cliente sobre lo ocurrido hacen pensar a la defensa que «no cabe hablar de un delito de violencia de género, sino de un crimen motivado por una enfermedad mental».

En cualquier caso, será el futuro interrogatorio de la madre de la fallecida, que entró en shock al presenciar su acuchillamiento pero sacó fuerzas para bajar a la calle con ella a pedir ayuda, el que ponga algo más de luz sobre las circunstancias del crimen.

Etiquetas
Comentarios