Despliega el menú
Zaragoza
#YoComproEnAragón

de comrpas en el mercado central

Borraja un 50% más cara y el kilo de rape hasta 5 euros más barato

El coste de los productos en el Mercado Central se ha mantenido por lo general, aunque el de algunas verduras  ha aumentado y el de los pescados ha bajado. A pesar de las variaciones, sus clientes valoran más la calidad.

La pandemia convirtió la víspera del primero de mayo en un día atípico en el Mercado Central de Zaragoza. La festividad en viernes y el buen tiempo hubieran traído hasta la lonja zaragozana a cientos de clientes, pero este jueves la estampa era distinta. Desde fuera, el doble de las cristaleras y los metros de fila (por la distancia de seguridad) engañaban. Una vez desinfectados y en su interior se podía ver a menos personas de lo habitual en los pasillos, en comparación con el sábado previo al decreto de estado de alarma. Aun así, los detallistas aseguraban que estaba "un poco más animado" que días anteriores.

La afluencia de gente ha variado desde que comenzó el confinamiento, al igual que los precios. En unos casos los productos están más baratos, como es el caso de algunos pescados. No obstante, en otros puestos los carteles marcan más precio, como ocurre en vegetales concretos, sin generalizar.

"La borraja está un 50% más cara que en otras circunstancias"
Eva Maqueda en su verdulería del Mercado Central de Zaragoza.
Eva Maqueda en su verdulería del mismo nombre, en el Mercado Central de Zaragoza.
Oliver Duch

Encontrar un pimiento rojo en la lonja zaragozana es una misión complicada estos días. En pocos puestos se pueden ver, y a qué precio. "Esta mañana en Mercazaragoza me pedían 3’80 euros sin IVA por un kilo. Ahí se han quedado", señala Eva Maqueda. Esta detallista apunta que en situaciones normales lo hubiera comprado a un par de euros. "¿A cuánto está la borraja?", le pregunta una clienta. La respuesta es a 2,20 euros. Es decir, "la borraja está un 50% más cara que en otras circunstancias", calcula Eva, tercera generación de esta verdulería. Julio Artigas, de la Frutería Furruchagas, recuerda que ahora ya ha bajado porque "hace unos quince o veinte días estaba a unos 3 euros".

No solo la borraja es la que más pincha en el monedero. "El brócoli subió al principio del estado de alarma, pasando de 1 euro a más de 4. Como la col, que ahora se vende a 1 euro más". En cambio, en los mostradores se puede ver que la situación no ha afectado a otros productos, como la cereza de Chiprana -que se vende desde 2,49 euros-, el tomate rosa -a 1,99- o las frutas de hueso. Artigas apostilla que "tampoco es más cara la judía verde ni los champiñones".

"El problema de la subida es que no hay gente para recolectarla"
Julio Artigas, de la frutería Furruchaga, muestra los precios de su puesto del Mercado Central.
Julio Artigas, de la frutería Furruchaga, muestra los precios de su puesto del Mercado Central.
Oliver Duch

¿A qué se puede acusar esta diferencia de precio en algunos productos? En la frutería Furruchagas ponen el foco en la recogida: "El problema de la subida es que no hay gente para recolectarla". "Después de la campaña de la naranja, que terminó a finales de febrero, se fueron a sus países y ya no han podido regresar", añade Artigas.

Las escamas, a la baja

"Aquí los precios son más bajos", señala José Luis López mientras acaricia el brillo de las merluzas y pone el cartel de 7,99 euros el kilo. "El año pasado por estas fechas estaba en torno a los 10", recuerda este detallista perteneciente a una saga de pescateros del Mercado Central. López cuenta que esa bajada por temporada también ha afectado al rape (5 o 6 euros más baratos), al gallo de filetes (cuyo precio ha descendido entre 2 y 4 euros) o a la merluza de anzuelo (unos 3 euros menos). La tendencia a la baja se extiende a las anchoas o a los besugos.

José Luis López, pescatero del Mercado Central, recoloca los precios de sus productos.
José Luis López, pescatero del Mercado Central, recoloca los precios de sus productos.
Oliver Duch

En otros pescados el precio no ha variado, como es el caso del bacalao fresco. "Muy pocos barcos han amarrado, solo los más pequeños que no podía cumplir con los metros de distancia y otras medidas de seguridad", expone José Luis López, que pone en valor el trabajo de los marineros. La mayoría del género que este zaragozano tiene a la vente ha sido pescado en el Atlántico, aunque también ofrece del Cantábrico y del Mediterráneo.

En las charcuterías el coste también se ha mantenido intacto, la única diferencia que han acusado algunos de los detallistas ha sido el desabastecimiento de productos concretos, como los quesos procedentes de Italia, en especial la mozzarella.

Mercedes Langoyo, de Carnes y Menuceles Mercedes y Antonio del Mercado Central.
Mercedes Langoyo, de Carnes y Menuceles Mercedes y Antonio del Mercado Central.
Oliver Duch
"Estamos sufriendo mucho"

Los carteles de los productos cárnicos no han oscilado. Isabel y Mercedes Langoyo están al frente del mostrador de cascaquería de Carnes y Menuceles Antonio y Mercedes, con décadas de solera en la lonja. Los precios del hígado, las madejas o las tripas se ha mantenido, "al igual que la calidad", defiende Isabel mientras abre una cabeza. Estas dos hermanas explican que la venta ha bajado, a pesar de que sea uno de los pocos lugares donde encontrar estos víveres. "Estamos sufriendo mucho", confiesa Mercedes.

Antonio Langoyo muestra una pieza de Ternasco de Aragón, en el Mercado Central.
Antonio Langoyo muestra una pieza de Ternasco de Aragón, en el Mercado Central.
Oliver Duch

A unos metros está su hermano Antonio, en la parte de carnicería. "Aquí también se han mantenido más o menos, por ejemplo, el cerdo de Denominación de Origen cuesta lo mismo. Uno de los productos que ha tenido variación es el Ternasco de Aragón, que está 60 o 70 céntimos más barato el kilo". "Lo que ha bajado han sido las ventas”, se escucha al otro lado del mostrador.

"Yo creo que los productos son de más calidad"

El servicio 'online' y el reparto a domicilio han estimulado la venta del Mercado Central, además, la restricción de salidas ha hecho que ahora se compre más de vez, comenta Eva Maqueda: "Cuando antes se llevaban un kilo, ahora compran dos". El testimonio de esta verdulera coincide con el incremento del consumo que notificó el Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación esta semana. Fuentes oficiales señalan una subida del 66,1% en frutas y hortalizas frescas en relación a las mismas fechas del año pasado.

A pesar de los datos, la venta "está más flojica que de normal", considera Julio Artigas, de Furruchagas. A punto de comprarle, guardando la vez, estaba Conchita Serrano: "Lo mejor es el trato y la calidad". Esta clienta habitual del mercado es clara: "Yo creo que los productos son de más calidad. Ahora es mejor porque hasta ahora algunas cosas venían de fuera, pero ahora es género nacional y de proximidad".

“El Mercado Central tiene clientela de todos los barrios y se ha notado que no podían venir"

"Ha bajado la actividad porque el Mercado Central tiene clientela de todos los barrios y se ha notado que no podían venir a comprar". Esa es la reflexión en la que coinciden los detallistas consultados. José Luis López y sus compañeros confían en que la desescalada progresiva traiga a más gente hasta sus puestos.

La actualidad del covid-19, minuto a minuto.

Toda la información sobre el coronavirus, en HERALDO.

Apúntate a nuestro boletín y recibe en tu correo las últimas noticias, claves y datos sobre el coronavirus.

Etiquetas
Comentarios