Despliega el menú
Zaragoza

sucesos en zaragoza

El ingeniero que tiroteó a su exjefe intentó hacerlo tres días antes pero llegó tarde

Varias cámaras sitúan al detenido en el mismo garaje el viernes anterior a la tentativa de homicidio, que se produjo finalmente el pasado 6 de abril en el barrio de Jesús de Zaragoza.

Las zapatillas que llevaba puestas el pistolero terminaron delatándole.
Las zapatillas que llevaba puestas el pistolero terminaron delatándole.
HA

A medida que se van conociendo detalles de las pesquisas que llevaron a la detención de Alberto P. G. (35 años) como presunto autor de los disparos que sufrió su exjefe a la salida del garaje se confirma que el sospechoso tenía el claro propósito de acabar con su vida. De hecho, el Grupo de Homicidios de la Jefatura Superior cree que aunque el encausado tiroteó finalmente a J. V. S. (45 años) el lunes 6 de abril, el viernes anterior, día 3, ya lo habría intentado por primera vez. Sin embargo, parece que el pistolero llegó al lugar de los hechos con un pequeño retraso y tuvo que frustrar sus planes.

Cuando tomó declaración por primera vez al herido, jefe de mantenimiento del Sector I del Servio Aragonés de Salud (Salud), la Policía supo que este había visto el viernes anterior a una persona que vestía de oscuro y se le quedó mirando «fijamente» cuando salía del garaje, en el número 4 de la calle de Mainar de Zaragoza. Los investigadores comprobaron que había cámaras de seguridad en el edificio y tras visionar las grabaciones de ese día dieron con varias imágenes de ese individuo: vestía como había descrito la víctima y se encontraba en la calle justo a la hora en que esta partía hacia el trabajo.

Como refleja el Grupo de Homicidios en el informe que remitió a la jueza que instruye el caso, esta persona llevaba «ropa oscura, con una camiseta o prenda clara bajo la cazadora (aparentemente 3/4), con una cinta de bolso o bandolera cruzada al pecho y unas zapatillas oscuras con suela clara». Al enseñarle las capturas al tiroteado, este lo identificó sin ninguna duda como el hombre que acabó disparándole el lunes 6 de abril.

Desde el primer momento, la víctima pensó que su agresor había sido Alberto P.G., lo que permitió a los investigadores establecer un discreto dispositivo de seguimiento sobre el ingeniero en torno a su domicilio en Las Delicias. Y apenas unas horas después de la tentativa de homicidio, pudieron hacerle una foto cuando bajó a la farmacia. Como se comprobaría después, llevaba puestas las mismas zapatillas que la persona que había sido captada por las cámaras el viernes anterior en la calle de Mainar.Posteriormente, durante el registro de su vivienda, se localizarían el resto de prendas que vestía.

Por un solo minuto

Del visionado de las grabaciones, la Policía concluye que en su posible primera intentona Alberto P. G. no coincidió con la víctima por un minuto, ya que las cámaras lo captan a las 6.59 y el jefe de mantenimiento del Salud había salido del garaje a las 6.58. «Esa pequeña diferencia, puede tener su explicación lógica en que la agresión, que terminó ejecutándose el lunes 6, no pudiera llevarse a cabo ese viernes 3 debido a la demora», indican los investigadores en su atestado.

En cuanto a las sospechas de que el detenido pudo ser las persona que dejó sin suministro eléctrico a la zona del Hospital Royo Villanova donde se encontraban los enfermos más graves de coronavirus, destacar que el Grupo de Homicidios halló en casa del ingeniero un juego con cinco copias de llaves del centro sanitario.

Etiquetas
Comentarios