Despliega el menú
Zaragoza
Suscríbete

Zaragoza

El Mercado Central lanza la distribución 'online' la próxima semana ante el desplome de ventas

El canal, con el que se podrá encargar la compra y recibirla en casa, se adelanta un mes. Los detallistas se conforman ahora con "cubrir gastos".

El Mercado Central de Zaragoza tiene previsto adelantar el lanzamiento de su canal de venta 'online' la próxima semana. Los detallistas, que no iban a poner en marcha esta iniciativa hasta mayo, tratarán así de hacer frente a un desplome en sus ventas de más del 50% como consecuencia de la crisis sanitaria del coronavirus, que ha obligado al confinamiento de la población. Todo ello apenas mes y medio después de la reapertura de la histórica lonja –sometida durante casi dos años a una profunda rehabilitación–, que había supuesto un revulsivo turístico y comercial para la ciudad.

"La situación es penosa. Veníamos de seis semanas con muy buenas ventas y ahora hemos sufrido un frenazo muy brusco", lamenta José Carlos Gran, presidente de la asociación de detallistas del Mercado Central. Según sus estimaciones, de media están vendiendo la mitad de lo que venía siendo habitual, pero algunos comerciantes llegan cifrar el desplome en un 80%. Es el caso de Sonia, que detrás del mostrador de la pollería La Flor de Aragón, asegura que vive su "peor momento" de los 32 años que lleva vendiendo en la lonja. "Viene poquísima gente y mucho género se está perdiendo", reconoce.

Para intentar reactivar las ventas, los detallistas van a tratar de captar clientes a través de la venta 'online'. La intención es activarla en unos días, de forma que los compradores podrán elegir los productos deseados a través de una página web para recibirlos directamente en sus casas. "Igual al principio no pueden ofrecer el servicio todos los puestos, pero empezaremos poco a poco", explica Gran, que busca para estas jornadas de confinamiento "al menos cubrir gastos y no entrar en pérdidas".

De momento, los vendedores del Mercado han ido buscando alternativas, como los encargos a través de Whatsapp, que permiten al tendero tener preparados los productos que ha pedido el cliente, de tal forma que a su llegada no tiene que guardar fila ni estar más tiempo del indispensable.

Medidas de seguridad

En cualquier caso, los detallistas asumen que no hay fórmulas milagrosas para paliar los efectos del confinamiento y del temor de la población al contagio. "Debemos mantener el servicio porque es esencial, y entendemos las restricciones", comenta Gran, que explica cómo han perdido estos días a muchos de los clientes que les llegan desde el entorno de la capital aragonesa, y que ahora no pueden desplazarse hasta la lonja a comprar.

De hecho, el Ayuntamiento estableció una limitación de aforo de 400 personas a la vez para evitar contagios, pero no ha hecho falta aplicarla. Y eso que también se ha reducido el horario de atención al público. Mientras dure la crisis sanitaria, los puestos solo abren de 9.00 a 15.00. En cuanto a los establecimientos de hostelería, permanecen cerrados.

Todo ello apunta a unas consecuencias económicas de gran calado. "Esperamos que esto pase cuanto antes, porque nos costará mucho recuperar la tónica anterior. Confío en que a partir de mayo, aunque sea poco a poco, comience a volver la confianza", concluye el presidente de los detallistas.

El desplome en las ventas del Mercado Central de Zaragoza como consecuencia de la crisis sanitaria del coronavirus se está traduciendo en un goteo continuo de expedientes de regulación temporal de empleo (ERTE) y de despidos. Según los primeros cálculos de la asociación de detallistas, de los 350 trabajadores que cada día acudían a la lonja, quedan en la actualidad en torno a 280, y se espera que en los próximos días esta cifra siga cayendo.

"He tenido que mandar al paro a la chica que me ayudaba, porque como estaba de prueba no se puede acoger al ERTE", lamentaba Ana Martínez, al frente de la Charcutería Miguel Ángel. "El otro día hice 38 euros de caja, cuando de normal alcanzaba los 300", comentaba la detallista, que solicitaba al Ayuntamiento la exención de la cuota de este mes y poder cerrar los lunes.

En su caso, la petición ha sido denegada, pero cuatro puestos sí que han conseguido bajar la persiana estos días. Desde la asociación de detallistas explican que son aquellos casos que presentaban dolencias crónicas previas o son población de riesgo. 

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión