Despliega el menú
Zaragoza

confinamiento

Las rencillas de convivencia se asoman también a las ventanas

La creatividad e imaginación de unos vecinos, que proponen actividades en las ventanas en estos días de confinamiento, son sinónimo de molestias para otros hogares.

HOMENAJE A LOS SANITARIOS CON APLAUSOS DESDE LOS BALCONES / 15-03-2020 / FOTOS: FRANCISCO JIMENEZ [[[FOTOGRAFOS]]]
Homenaje a los sanitarios desde un balcón de la capital aragonesa.
FRANCISCO JIMENEZ PHOTOGRAPHY

Las ventanas y los balcones se han convertido en espacios reivindicativos, de agradecimiento y también de entretenimiento. Además de aplaudir la labor de los sanitarios, los vecinos juegan al bingo, resuelven adivinanzas, interpretan canciones de distintos géneros u organizan concursos de disfraces. Todo sin salir de casa. Estas actividades, que se hacen desde la buena intención, pueden acarrear problemas de convivencia, rencillas leves que ya han surgido en la capital aragonesa.

Algunas familias muestran su pesar por no poder dormir a bebés, otros son sanitarios que piden descansar y también personas enfermas. Desde que se decretó el estado de alarma y el consiguiente confinamiento, la Policía de Zaragoza ha realizado un par de intervenciones ante quejas de vecinos. El cuerpo de seguridad vela para que se cumpla la normativa de convivencia.

Desde el Colegio de Administradores de Fincas de Aragón confirman que también les han llegado algunos roces entre los vecinos. "Normalmente nos callamos, pero las actividades en los balcones pueden molestar", señala Miguel Ruiz, presidente de la entidad. A los episodios acontecidos en los vanos se suman otros inconvenientes, como individuos que hacen deporte en los garajes comunitarios o coger el ascensor por turnos para no compartir la cabina. Vivir estos días "desde el respeto" es lo que piden desde el colegio de administradores.

"Solo 15 minutos de alegría en medio de todo este caos que estamos viviendo"

Un ejemplo aconteció el pasado fin de semana en la plaza de San Francisco. Estos vecinos de la Ciudad Universitaria mantienen relación a través de ventanas y están agregados a un grupo de Whatsapp: 'Cuarentena San Fran'. Organizan dos espacios, a las 13.30 y después de los aplausos, a las 20.00. El domingo concluyeron la sesión matutina de bingo con una canción. A la vez que terminaban los acordes, la Policía llamó al timbre del piso donde vive Jorge Terreu y desde el que se reproducía la música a través de un amplificador. Les indicaron que debían de cesar esa actividad ante la queja de un vecino, relata Terreu. En la sesión de la tarde, leyeron un discurso dedicado al vecino que mostró su desagrado. "Por favor, si te molesta el horario, dinos cuándo te va mejor para adaptarnos, solo son 15 minutos, no pedimos más… solo 15 minutos de alegría en medio de todo este caos que estamos viviendo". Esa fue parte del discurso.

Los vecinos de esta céntrica plaza de la capital aragonesa dedicaron unas palabras al vecino que había llamado a la Policía para mostrar sus quejas el pasado domingo. Piden 15 minutos "de alegría, unión, esperanza" en el horario que considere más oportuno.

La otra cara

En contrapartida, y con los bafles apagados, en la plaza de San Francisco aseguran que gracias a esta coyuntura y al grupo de Whastapp ahora son "vecinos de verdad" y que se "ha creado una auténtica comunidad". En nueve días se les fundió el altavoz, compraron un amplificador y lo pagaron entre los primeros quince del grupo. "Al día siguiente ya teníamos 100 euros a través de Bizum", concreta Terreu. "Ayer un joven se ofreció para ayudar si algún vecino o vecina necesitaba ayuda para ir a comprar, otros le siguieron y ofrecieron su colaboración", cuenta Isabel, vecina y también miembro del grupo. "Me consta que ya nos hemos intercambiado algunos currículos pensando en el futuro", concluyen.

Etiquetas
Comentarios