Despliega el menú
Zaragoza

zaragoza

Leciñena suena en los balcones de Zaragoza gracias a un gaitero del pueblo

César Marcén ha conseguido "recuperar" la fiesta en la ciudad. Toca la gaita desde hace 25 años, y el pasado miércoles se sumó a una iniciativa de la Asociación de Gaiteros de Aragón, que propuso a todos ellos salir a las 19.00 a sus balcones y compartir su arte. Hoy volverá a tocar por su cuenta. 

César Marcén toca la gaita en la terraza de su domicilio de Zaragoza para animar el confinamiento por coronavirus.

Cuando a César Marcén le propusieron salir a tocar la gaita a su balcón no se lo pensó dos veces. Está aburrido -como todos- del confinamiento, sabe que es necesario, pero lamenta a un mismo tiempo no haber podido celebrar las fiestas de su pueblo: Leciñena. "Ya habrá tiempo", dice mirando a septiembre. 

Las fiestas de este municipio (del 13 al 15 de marzo), como tantas otras actividades y eventos de ocio, tuvieron que cancelarse al decretar el Gobierno el estado de alarma por la pandemia. Pero este al menos no impide llenar terrazas y balcones para ponerle música y buena cara a la cuarentena. "Como las fiestas de Leciñena no pudieron celebrarse, toqué una de las canciones más conocidas del dance en homenaje a mi pueblo", confiesa.

La iniciativa parte de la Asociación de Gaiteros de Aragón, que propuso el pasado miércoles a todos ellos salir a las 19.00 a sus balcones y compartir su arte. César reconoce que si la cosa se alarga, lo más probable es que lo sigan haciendo, por ellos mismos, pero también por el resto. "Es posible que si se amplía la cuarentena se repita con alguna otra convocatoria para amenizar y salir un poco a tocar. A nosotros nos sirve también para explayarnos un poco porque tocar instrumentos como la gaita y la dulzaina en un piso es muy complicado", señala. 

"Hace menos duro el confinamiento y además es lo que nos gusta, tocar"

La mejor "recompensa" para ellos es precisamente el reconocimiento por parte de los vecinos, familiares y amigos. Cuenta que uno de los vídeos que le grabaron le llegó por casualidad, de alguien que no conocía de nada, pero que también admiró su arte a la hora de tocar. "Como me dicen mis amigos -bromea- que no te aplaudan mucho, que luego no les dejaras parar... Así se hace menos duro el confinamiento y además te llevas esa recompensa", confiesa en alusión a todos ellos. 

César Marcén, gaitero de Leciñena, ha conseguido que su pueblo suene en Zaragoza. Marcén toca la gaita desde hace 25 años y el pasado miércoles se sumó a una iniciativa de la Asociación de Gaiteros de Aragón, que propuso a estos músicos salir a las 19.00 a sus balcones y compartir su arte.

Estos días, César y su mujer trabajan ambos desde casa. La convocatoria es por partida doble un respiro para él, que ama la música y lleva más de 25 años tocando este instrumento. "Empecé con 18 años, cuando me vine a la Universidad a Zaragoza. Era el año 95 o 96, que fueron los primeros años que empezó a funcionar la escuela municipal de música. Con los Gaiteros de Leciñena empecé tocando el tambor y luego la gaita de boto", recuerda. 

Cuando supo de la convocatoria de esta asociación aragonesa, César tuvo claro que haría sonar el dance de Leciñena en los balcones de Zaragoza, en homenaje a sus vecinos de la localidad, pero también para darle un poco de vida a estas fechas y revivir así sus fiestas. "Cuando todo esto pase, en mayo, junio o cuando sea, retomaremos el folclore en el pueblo. Y si no, en septiembre con más ganas. Será por fiestas", sentencia. 

Etiquetas
Comentarios