Despliega el menú
Zaragoza

semana santa en ZARAGOZA

Medio centenar de procesiones de Semana Santa definen sus recorridos

Los costaleros ya ensayan en las calles y las cofradías zaragozanas hace meses que vienen afinando sus instrumentos. El próximo día 20 se dará a conocer al pregonero de la Semana Santa y se anunciarán algunas novedades de cara a la próxima cuaresma cultural.

A algunos viandantes les dio un vuelco el corazón cuando vieron ayer una cuadrilla de costaleros maniobrando por la calle de Manuela Sancho. Eran los cofrades de la Humildad, que estos días intensifican sus ensayos de cara a la próxima Semana Santa. Los tambores hace meses que llevan retumbando a orillas del Ebro y las hermandades zaragozanas prevén cerrar estos días junto al Ayuntamiento los recorridos del medio centenar de procesiones que saldrán a las calles. No habrá excesivas novedades en los itinerarios pues “damos por hecho que la instalación provisional del Mercado Central continuará estando, así que hemos planteado los mismos recorridos que el año pasado”, explican desde la Junta Coordinadora. No obstante, y a la espera de que Servicios Públicos y la Policía Local den el visto bueno, sí habrá algún cambio superficial si la calle de Isaac Peral continúa en obras (la previsión es que no sea así) o si finalmente se permite a la Coronación de Espinas regresar por Santa Isabel y la calle de Alfonso I tras acabar su participación en el Santo Entierro y para evitar parones de otras cofradías que también emprendan su retorno. Lo más relevante, no obstante, es que está en el aire la procesión de Traslado de la Columna el Domingo de Ramos pues el convento de las monjas dominicas en el que recogían una pequeña talla de Cristo del siglo XVIII ha cerrado sus puertas.

Prueba de que la Semana Santa está más cerca de lo que parece es que el próximo día 22 comienza la llamada Ruta Cofrade que recorre las iglesias más representativas de la Pasión zaragozana. Se podrán conocer detalles de San Felipe, Santa Isabel, San Pablo, Santo Tomás de Aquino y Santiago. Casi a la par se desvelará el pregonero de este año y se presentará el cartel anunciador que -dicen los entendidos- este año volverá a ser de un paso procesional, después de que en los cuatro años de gobierno de ZEC se prefiriera promocionar la ciudad con tambores o cofrades pero sin imágenes religiosas en primer plano.

Más allá de la definición de recorridos -habrá que modular luces o retirar momentáneamente mobiliario urbano en algunas calles para que puedan cruzar los pasos-, la Semana Santa zaragozana sí comienza a desvelar su agenda tanto de cuaresma cultural como de los actos propios de la Pasión. El pregón de será el próximo 4 de abril y se dará entonces el pistoletazo de salida a 48 procesiones ‘oficiales’, a las que habrá que sumar los recorridos que hacen algunas hermandades para sumarse al Santo Entierro del Viernes Santo. También se sabe ya que la exaltación infantil de los instrumentos tradicionales será el sábado 22 de marzo y al día siguiente les llegará el turno a los mayores en el siempre reñido (pero en hermandad) concurso de tambores. Esa misma semana está previsto que se presente un informe sobre el impacto socioeconómico que las procesiones y todo lo que conllevan en la capital aragonesa. El Ayuntamiento lo encargó a la Universidad el año pasado y los resultados servirán para comprobar si turísticamente en la Semana Santa zaragozana ha repercutido la distinción de Interés Internacional que obtuvo hace ya cuatro años. Siempre se ha dicho que las celebraciones de la Pasión dejan unos 20 millones de euros en la ciudad, pero ahora podrá cuantificarse con más detalle y saber si su alcance está a la altura de las de otras ciudades como Málaga o Valladolid. La Semana Santa, a pesar del éxodo vacacional de muchos zaragozanos, es el acontecimiento de mayor afluencia de público y mayor impacto económico en la ciudad tras las fiestas del Pilar.

La Asociación para el Estudio de la Semana Santa prevé presentar en unas semanas un nuevo número de su revista ‘Tercerol’, en la que -entre otros contenidos- destaca un artículo de Javier Velázquez con imágenes antiguas del Santo Entierro. También quiere repetir la experiencia de ‘la Pasión con los dedos’, en la que los afiliados a la ONCE pueden tocar las tallas para percibir con las manos -y el corazón- lo que no alcanzan a ver con la vista.

En lo referido al patrimonio de las cofradías tampoco parece que vaya a haber grandes novedades este año más allá de arreglos en pebeteros, carrozas o el estreno de las cartelas en el paso de la Humildad. Sí habrá que prestar especial atención a un feliz aniversario como es el de los 25 años del costal en Zaragoza, pues fue el Jueves Santo de 1996 cuando los hermanos de la Eucaristía sacaron por primera vez a costal al Cristo del Amor Fraterno a las calles.

Lo que sí ha regresado con fuerza este 2020 es el debate de la conveniencia -o no- de crear un museo de la Semana Santa zaragozana. El propio alcalde Jorge Azcón apostó por buscar un espacio adecuado para hacerlo y evitar así que muchas tallas se guarden en dudosas condiciones de conservación en un garaje de San Vicente de Paúl. Fue esta, además, la propuesta más valorada en los presupuestos participativos de 2019, pero quedó excluida para que se abriera un diálogo sobre el lugar que se considerara más adecuado. Sonó el palacio de Fuenclara, sonó el colegio Juan de Lanuza, en calle del Buen Pastor, y también algún pabellón de los que continúan infrautilizados en el recinto de la Expo.

Etiquetas
Comentarios