Zaragoza

zaragoza

La Bajada del Canal más polémica... y más multitudinaria

El acto, que ya tiene los permisos de la CHE, contará con 250 embarcaciones, más del triple que en algunas de las pasadas ediciones.

Varias embarcaciones, durante la Bajada del Canal del año pasado.
Varias embarcaciones, durante la Bajada del Canal del año pasado.
Guillermo Mestre

La Bajada del Canal más polémica será también la más multitudinaria. Las nuevas condiciones de seguridad y requisitos de inscripción impuestos por las administraciones han provocado un espectacular repunte de los participantes. La organización ha recopilado ya más de 250 solicitudes de embarcaciones y casi 700 participantes. El plazo de inscripción ya está cerrado, pero las asociaciones convocantes siguen recibiendo peticiones de gente interesada en surcar las aguas de Torrero.

Se trata de cifras muy superiores a las que se hayan registrado ningún otro año. Si se echa un vistazo a lo sucedido en las últimas bajadas, las crónicas hablan de una participación de entre 50 y 70 embarcaciones y de entre 200 y 300 vecinos. Este año, para su edición número 37, estas cifras se han multiplicado, algo que los organizadores achacan a «la gran expectación» que se ha levantado por la polémica de las últimas semanas.

«Hay que tener en cuenta que la bajada es un acto reivindicativo y alternativo, y que la organización convocante tiene mucha historia luchadora. Ante una desautorización como esta, que es incomprensible, se han despertado muchas expectativas», cuentan desde la organización, que conforman asociaciones y colectivos de Torrero y La Paz.

Primero fue la Confederación Hidrográfica del Ebro (CHE) la que exigió que todos los participantes rellenaran un formulario para poder participar en el acto, programado para el 15 de septiembre. En él deben aparecer todas las personas que iban a formar parte de cada embarcación, algo que hasta ahora no se pedía. Desde el organismo de cuenca aclararon ayer que ya concedieron el permiso de ocupación del Canal, siempre sujeto a estas condiciones. Si se cumplen, la bajada tendría ya todas sus ‘bendiciones’ para celebrarse.

Más tarde fue el Ayuntamiento de Zaragoza quien alertó de los informes desfavorables sobre la prueba que había redactado el servicio de Bomberos y Protección Civil. En el documento se hablaba del «alto grado de peligrosidad» del Canal Imperial, con «obstáculos» que pueden causar «fatales consecuencias» para los asistentes.

Finalmente, a este informe se le adjuntó una adenda en la que el servicio se limitaba a exigir unas «medidas mínimas» de seguridad, como que todos los participantes cuenten con chaleco salvavidas o que se inspeccione el estado de las barcas, que habitualmente se diseñan de un modo totalmente artesanal e improvisado. Los vecinos recibieron la semana pasada estas condiciones, y durante estos días contestarán al Ayuntamiento, tanto públicamente como por vía administrativa.

Etiquetas
Comentarios