Despliega el menú
Zaragoza

La Bajada del Canal de Torrero, en el aire por la "dureza" de sus requisitos

Los organizadores han vuelto a poner de manifiesto que las nuevas exigencias de la CHE y los últimos informes de Bomberos, Protección Civil y Policía Local podrían poner en peligro la celebración de este evento.

Foto de archivo de una de las anteriores ediciones
Foto de archivo de una de las anteriores ediciones
HA

La edición número 37 de la Bajada del Canal de Torrero, prevista para el próximo día 15 de septiembre, está suponiendo más de un quebradero de cabeza para sus organizadores, que critican el endurecimiento de los requisitos que exige la Confederación Hidrográfica del Ebro (CHE) para permitir llevar a cabo la actividad. Si la semana pasada las quejas se centraban en la obligatoriedad para los participantes de inscribirse con antelación mediante un formulario electrónico, en esta ocasión, el descontento se debe a unos informes desfavorables en los que se plantea que una federación deportiva se haga responsable de la bajada y que las embarcaciones se deban homologar, entre otras exigencias que han sorprendido a los impulsores de la celebración.

La celebración de este evento tan arraigado en el barrio debe contar con la autorización de la CHE, el organismo con competencias sobre el Canal Imperial, aunque el Ayuntamiento también debe estar al tanto de la celebración. “Se deberá solicitar por escrito al Ayuntamiento de Zaragoza la realización del evento, que contará con el visto bueno de la Policía Local y el cuerpo de Bomberos, quienes supervisarán la actividad”, recoge la CHE en su contestación a la solicitud de los organizadores.

El consistorio, por su parte, asegura que autoriza la actividad en los términos que les corresponde, en este caso, la celebración de una comida popular en el parque de La Paz, pero recuerda que son Protección Civil, Bomberos y Policía Local los encargados de realizar los informes que Servicios Públicos remite a la asociación.

Dichos informes son los que más inquietud generan entre los organizadores de la Bajada del Canal, entre los que se encuentra la Asociación de Vecinos de La Paz, la Asociación Sociocultural El Cantero de Torrero y la Asociación de Vecinos Montes de Venecia-Torrero. Aseguran que “se han endurecido los requisitos” y consideran que es “prácticamente imposible” cumplir con todos ellos. En los informes remitidos a los colectivos vecinales se plantea que una federación deportiva se haga responsable de la bajada, algo que no ha gustado a los organizadores por tratarse de un evento “lúdico y reivindicativo”. “No es una prueba deportiva. Además, aplicamos nuestro seguro de responsabilidad civil y nuestras propias medidas de seguridad”, comentan desde La Paz.

Otra de las medidas que ha sorprendido a los organizadores es el requerimiento de que las embarcaciones que desciendan estén homologadas, lo que según ellos iría en contra de la propia esencia de la prueba. Las barcas son elaboradas de manera casera por los propios participantes, que echan mano de flotadores, palés, tablas y mucho ingenio para surcar las aguas del Canal Imperial. De hecho, el próximo viernes 30 y sábado 31 de agosto, La Harinera acogerá un taller para fabricar balsas que se presentarán y botarán en la bajada. “El día que las embarcaciones estén homologadas, la Bajada del Canal no tendrá sentido. Llevamos 37 años reivindicando que este tramo sea navegable. Lo hacemos así no porque nos guste, sino porque es la única manera que tenemos de hacer navegable el canal por un día”, señalan desde la asociación. “Es la administración la que tiene que hacerlo posible, no nosotros”, añaden.

Por último, el informe señala el riesgo que existe debido al desconocimiento por parte de los participantes de la peligrosidad de algunos tramos del canal. Ante este obstáculo, los organizadores sugieren que integrantes de Protección Civil den una charla a los participantes en los días previos. “Vamos a decirles que no tenemos inconvenientes en cederles nuestro local para que lo expongan a los participantes, porque no queremos que esto se convierta en un impedimento para no celebrarla”, afirman.

En estos momentos, los organizadores están ultimando las alegaciones que en los próximos días presentarán para tratar de esquivar estas exigencias. Además, recuerdan que dentro del dominio público de la Cuenca del Ebro se celebran otros eventos de características similares y en los que, según dicen los organizadores, los requisitos son menos duros. Ponen como ejemplo la Transsegre, que se celebra en Lérida en el mes de julio, y la bajada del Ebro de Miranda. “Hay un agravio comparativo en cuanto a comunidades”, consideran desde La Paz.

Más de 70 embarcaciones inscritas, y sumando

Este año, como novedad, la Confederación Hidrográfica del Ebro también exige a los organizadores contar con un listado de inscritos con todos los datos de los participantes y sus embarcaciones, por cuestiones de seguridad . El trámite, que debe rellenarse online hasta el 31 de agosto, no ha frenado a los participantes, y los organizadores están orgullosos de poder decir que a día de hoy hay 71 embarcaciones inscritas.

Desde la Asociación de Vecinos de La Paz aseguran que, en caso de no conseguir los permisos –que suelen concederse solo dos o tres días antes de la Bajada- darán un paso atrás. “Retiraremos nuestro seguro de responsabilidad civil, pero no vamos a ser un elemento de control. No vamos a ser nosotros quienes impidan a los participantes bajar bajo su propia responsabilidad, si es lo que quieren”, comentan. Además, el próximo 3 de septiembre a las 19.00 han convocado un encuentro con otros colectivos de la ciudad para tratar el asunto. “Se está poniendo en entredicho la utilización de los espacios públicos”, concluyen.

Etiquetas
Comentarios