Despliega el menú
Zaragoza

zaragoza

La Bajada del Canal de este año llega con nuevos requisitos para los participantes

La Confederación Hidrográfica del Ebro obliga a los participantes a inscribirse mediante un formulario hasta el 31 de agosto por cuestiones de seguridad, lo que los impulsores del evento consideran una “traba administrativa”.

XXXVI Bajada del Canal
XXXVI Bajada del Canal
Guillermo Mestre

El próximo 15 de septiembre, el barrio de Torrero acogerá una de las celebraciones más esperadas por sus vecinos: la Bajada del Canal Imperial, que alcanzará su edición número 37. Una jornada lúdica y reivindicativa que este año llega con nuevos requisitos para organizadores y participantes, que deberán inscribirse rellenando un formulario para poder descender el canal con sus embarcaciones.

Esta nueva condición no ha gustado nada entre los colectivos vecinales encargados de organizar el evento (Asociación de Vecinos de La Paz, Asociación Cultural El Cantero de Torrero y la Asociación de Vecinos Venecia-Montes de Torrero), ya que consideran que se trata de una “traba administrativa” que podría repercutir negativamente en la celebración. “Es una dificultad añadida, pero la gente tiene que saber que no es un requerimiento nuestro”, comenta José Luis Villalobos, presidente de la Asociación de Vecinos de La Paz.

Según ha confirmado la propia Confederación Hidrográfica del Ebro (CHE), titular del canal, es la que solicita a los organizadores conocer el número de participantes, así como sus nombres, apellidos y documentos de identidad para “ir avanzando en la realización de la prueba en condiciones de seguridad”. Además, quienes quieran descender el canal deberán señalar qué tipo de embarcación utilizarán (canoa, palés con neumáticos, flotador, barca hinchable), así como añadir una pequeña descripción de la misma. Todo ello se hace a través de un formulario online que los organizadores ya han puesto a disposición de los ciudadanos en sus páginas web, y que permanecerá abierto hasta el próximo 31 de agosto, una fecha complicada según los organizadores. “Es difícil porque muchos participantes son colegios y colectivos que ahora no tienen actividad. En agosto, la gente está muy desconectada, y el plazo para inscribirse termina a finales de este mes”, explican desde La Paz.

En anteriores ediciones, el proceso de inscripción de los participantes se hacía justo antes de la prueba, en el punto de bajada. “Los que sí tenían que apuntarse un poco antes eran los menores, para que la organización les repartiera chalecos salvavidas”, añaden.

Este nuevo requisito se suma a los que habitualmente pide la CHE, y que se concretan en hasta dieciséis puntos, según los organizadores. Entre ellos, el principal es la autorización por parte del Ayuntamiento, que también debe contar con el visto bueno de la Policía Local y el Cuerpo de Bomberos. “De una manera u otra, es un impedimento. Va en contra del espíritu de lo que es la bajada”, lamentan desde la asociación de vecinos. No obstante, esta no es la primera vez que los colectivos del barrio han de hacer frente a lo que consideran un exceso de burocracia. Un informe desfavorable de los bomberos impidió celebrar la hoguera de San Juan, pese a que los vecinos propusieron al Ayuntamiento medidas adicionales de seguridad.

Sin embargo, lejos de desanimarse, los organizadores han decidido hacer un llamamiento a la participación masiva para demostrar que nada puede frenar la celebración de este acto tan emblemático. “Queremos que la gente se apunte y la bajada no se desvirtúe”. Por ello, a la reivindicación de recuperar íntegramente las riberas del canal, se suma este año la de reclamar mayor flexibilidad por parte de la administración para este tipo de iniciativas vecinales.

Desde la Asociación Cultural El Cantero de Torrero aseguran que su posición es “la misma” que la de los vecinos de La Paz y Venecia, y aunque entienden la postura de la CHE, recuerdan que la celebración siempre ha transcurrido con normalidad. “Nunca ha pasado nada, ni siquiera un incidente mínimo”, señalan.

La asociación defiende la labor de los organizadores, que año tras año se aseguran de “que sea una jornada lúdica”, además de segura y limpia. “Nuestros hijos bajan el canal, los primeros que estamos allí para que no pase nada somos nosotros”, apuntan. Y es que, el número de participantes menores de edad ha ido en aumento en los últimos años, tanto que prácticamente supera al de los adultos. “Participan todas las ampas del barrio y hay que garantizar que todo se hace con seguridad, de la forma más fluida posible, sin que se creen tapones”, comentan.

En lo que también coinciden todos los impulsores del evento es en que el fin último es “que la gente del barrio disfrute”. “En Torrero no vivimos de espaldas al canal, al revés. Tiene muchísima vida”, concluyen.

Por último, recuerdan que la anterior corporación aprobó en abril impulsar un nuevo Plan Especial para poner en valor el Canal y convertirlo en una zona verde, pero es necesario que se materialice. “Hace falta su ejecución; que se concrete, se presupueste y se lleve a cabo”, afirman.

Etiquetas
Comentarios