Zaragoza

barrios de zaragoza

Triste colección de cicatrices urbanas en el barrio de Jesús

Tras el derrumbe en el edificio de la calle Estación, los vecinos explican que hay muchas casas que amenazan ruina y que los solares enquistados en la zona superan la treintena.

En los alrededores de la calle Lourdes hay solares y edificios en semirruina.
En los alrededores de la calle Lourdes hay solares y edificios en semirruina.
Francisco Jiménez

Ocurrió a primera hora de la tarde y, por fortuna, no hubo que lamentar víctimas. El derrumbe el pasado lunes de un edificio de la calle Estación, donde vivían cuatro familias de forma irregular, "se veía venir", dicen los vecinos del distrito. De hecho, ya en marzo de 2017 advirtieron de otro desprendimiento en ese mismo inmueble y, "aunque no llegamos a presentar denuncia como tal, los bomberos tenían conocimiento del asunto".

Los vecinos del barrio de Jesús lamentan que, a apenas un kilómetro de la plaza del Pilar, se cuenten por decenas los edificios que amenazan ruina y las parcelas semiabandonadas plagadas de basura y de maleza. El problema, además, parece una pescadilla que se muerde la cola. "El barrio tiene mucha casa vieja. Cuando están en muy mal estado se derruyen, pero entonces ese espacio se convierte en solar que también nos genera muchos problemas", explica Raúl Gascón, presidente de la asociación de vecinos Barrio Jesús.

Hace unos años los residentes del distrito hicieron un inventario de los ‘agujeros’ que encontraban en sus calles y el resultado fue incontestable: en el barrio Jesús se contabilizan hasta un 10% de los solares vacíos que hay en la ciudad consolidada. En la web de la asociación existe un registro con fichas de todos estos espacios, muchos de los cuales son edificables y están llamados a resurgir de sus cenizas. No obstante, hasta la fecha, no ha habido demasiada suerte. "Nos pusimos pesados y se ha rehabilitado un solar municipal en la calle Jesús con juegos infantiles y para mayores. En la calle de Muel otro pedregal se ha convertido en un estacionamiento en precario", explica Gascón.

Viviendas tapiadas contra los okupas.
Viviendas tapiadas contra los okupas.
Francisco Jiménez

Un puñado de ejemplos

No obstante, hay muchos edificios –milagrosamente– aún en pie que preocupan a los vecinos y que consideran que pueden ser los próximos en dar algún susto. Citan un inmueble en la calle de La Habana, otro en Pilar Gascón y también en la calle de Lourdes y en la zona de San Juan de la Luz, donde se aprecian viviendas con las techumbres a punto de hundirse, muchas tejas vencidas y las puertas desvencijadas.

"Es una situación muy preocupante porque, además, muchos están okupados de forma irregular. Queremos reunirnos con el Ayuntamiento y el área de Acción Social para preparar un plan que contribuya a acabar con estos problemas de inseguridad", anuncian desde la entidad vecinal.

Los residentes en la zona también explican que hay solares donde habitan mendigos casi de forma permanente –hay un hombre en una parcela de la calle de Jesús desde 2015– y añaden que, aunque están controlados por los Servicios Sociales, "hay mejores formas de vivir".

En el barrio hay más de una treintena de solares, de los que una decena son propiedad del Ayuntamiento y "deberían reconvertirse en equipamientos". Algunos se usan como párquines improvisados y, aunque pueden provocan problemas cuando los coches invaden las aceras, "esos aún están limpios", comentan. Hay otros que preocupan más a los vecinos porque tienen mucha maleza y temen riesgos de incendio con las altas temperaturas de este verano.

En más de una ocasión han solicitado al Consistorio que desbroce de vegetación, sanee y limpie aunque sea de forma subsidiaria los solares degradados, pero su "estado de insalubridad" permanece.

En plena ribera, a la altura de la calle de Lourdes, sigue abierto un gran descampado salpicado de viviendas bajas, algunas de ellas en estado de semirruina. Muchas se derribaron, pero el sector sigue a la espera del plan parcial que reordene este espacio –supuestamente– privilegiado, a orillas del Ebro y a quince minutos del salón de la ciudad.

Etiquetas
Comentarios