Despliega el menú
Zaragoza

zaragoza

El Ayuntamiento ordena el derribo de 15 edificios en ruina en Zaragoza desde el año pasado

El gobierno estudia crear un protocolo de actuación para casos como el reciente derrumbe parcial en el barrio Jesús.

Derrumbe parcial de un edificio en el barrio de Jesús de Zaragoza.
Derrumbe parcial de un edificio en el barrio de Jesús de Zaragoza.
Guillermo Mestre

El Ayuntamiento de Zaragoza ha ordenado el derribo de 15 inmuebles de la ciudad por su estado ruinoso desde el año pasado hasta el día de hoy. Catorce ya han desaparecido y uno será demolido próximamente –está pendiente de retirar unos postes de una empresa de suministro de energía–. Además, existe otro en el que los técnicos todavía dudan sobre si es posible consolidarlo o si es preferible que claudique ante la piqueta, según los datos facilitados por Urbanismo.

Son sus funcionarios los encargados de evaluar el estado de conservación de los inmuebles de la capital aragonesa y de determinar, llegado el caso, si la estructura está lo suficientemente dañada como para ordenar el derribo. Se da la circunstancia de que, de los 16 edificios ruinosos detectados en el último año y medio, cuatro no se ajustaban a la ordenación urbanística, es decir, no cumplían las alineaciones recogidas en el Plan General de Ordenación Urbana (PGOU).

Según fuentes municipales, la distribución de los inmuebles más deteriorados es variada y no se concentran en un punto concreto de la ciudad. Sin embargo, distritos como Valdefierro, el Casco Histórico o el barrio de Jesús acusan la antigüedad de sus edificios.

Precisamente en este último barrio se produjo esta semana un derrumbe parcial en un inmueble que, si bien estaba deshabitado, obligó a desalojar a seis familias que vivían de forma irregular en un edificio contiguo.

Ante esta situación, el Ayuntamiento ofreció sus servicios sociales para atender y reubicar a los afectados en el albergue municipal o en las instalaciones de El Refugio, aunque la mayoría de ellos declinaron el ofrecimiento y fueron acogidos por familiares. Desde el área de Acción Social del Consistorio aseguran que «se actuó bien y rápido», aunque advirtieron de la necesidad de crear un protocolo de actuación para intervenir en este tipo de sucesos.

Etiquetas
Comentarios