Zaragoza

animales

Una veterinaria del centro municipal de protección animal, intervenida de urgencia por la mordedura de un perro peligroso

El sindicato CC. OO. denuncia las condiciones de falta de seguridad que sufre el centro, el único en Zaragoza que acoge a perros potencialmente peligrosos. "Estamos llenos de ellos", afirma una trabajadora al hablar de los riesgos que asumen las veterinarias y quienes trabajan con estos animales. 

El Centro Municipal de Protección Animal de Zaragoza, este miércoles por la mañana
El Centro Municipal de Protección Animal de Zaragoza, este miércoles por la mañana
Heraldo

Una veterinaria del Centro Municipal de Protección Animal (CMPA) de Zaragoza tuvo que ser intervenida este martes de urgencia tras sufrir la mordedura de un perro potencialmente peligroso (PPP) en su jornada laboral. Así lo indican en un comunicado fuentes del sindicato CC. OO., quienes denuncian que la trabajadora resultó herida de gravedad debido a la ausencia de medidas preventivas. 

"Hoy le dan el alta en el hospital, pero estará de baja hasta que recupere la movilidad en el antebrazo. Estamos a punto de cambiarnos de centro, y también es uno de los riesgos que se corre al estar todo el día trabajando con animales. Nosotros fomentamos la tenencia responsable del animal y acogemos a los abandonados. Somos el único centro de Zaragoza que acoge a los perros potencialmente peligrosos y estamos llenos de ellos", recalca una compañera de la veterinaria que fue intervenida ayer en la MAZ por una mordedura grave en el antebrazo.  

Desde el sindicato CC. OO. achacan el accidente de este martes a las "pésimas" condiciones en las que se encuentra actualmente la protectora. "El centro actual no cumple las medidas de seguridad mínimas y el nuevo está pendiente de hacer. Se preveía estrenar en noviembre del año pasado, luego dijeron que en marzo y ahora en septiembre. El pasado mes de marzo estaban ya por encima del límite de perros que podían tener; se llevaron a una guardería a 60 animales, pero ahora en verano vuelve a pasar lo de siempre. Hay más cantidad de animales en la protectora y con tal carga de trabajo al final ocurren estas cosas. El perro estaba sedado y se volvió", aclara Juan Tamarit, de la sección sindical del Ayuntamiento de Zaragoza.

Hace unos meses, la anterior directora del centro, Manuela García Villamayor, ya advertía de la situación en la que se encontraban por el alto índice de abandono de estos animales y la falta de medidas de seguridad que afronta el personal del centro. Según señaló entonces, un 60% de los perros del centro municipal de protección animal son potencialmente peligrosos. "Están en jaulas individuales para evitar que peleen y se hagan daño, vienen con muchos traumas, y tampoco hay personal especializado para trabajar con ellos. A las 17.00 se quedan solos con la cámara de seguridad y un vigilante. Son muchas horas y es muy problemático con las instalaciones que tenemos", contaba Manuela, quien ya jubilada pedía nuevas leyes y un mayor compromiso por parte de las administraciones para poder cuidar bien de todos.

Denuncian las actuales condiciones del centro de protección animal

Desde hace varios meses, la sección sindical de CC. OO. del Ayuntamiento de Zaragoza ha denunciado las "pésimas condiciones" en que las que se desarrolla el trabajo del personal del centro de protección animal de Zaragoza. En los cuatro últimos meses, según indican las mismas fuentes, se han producido seis agresiones que han acabado en los servicios médicos de la mutua para ser atendidas y han tenido como consecuencia la baja por accidente laboral de estas personas.

"Tanto los anteriores responsables políticos como los del Servicio de Prevención y Salud han pospuesto la evaluación de los puestos de trabajo y la asignación de medidas de protección hasta la construcción del nuevo centro. El actual es provisional y el nuevo edificio arrastra una demora de un año", denuncian fuentes sindicales al criticar la "demora" en la aplicación de medidas de protección que garanticen la seguridad del personal en el centro hasta su traslado a la nueva sede. "Dadas las características del desempeño de su trabajo, era más que probable que ocurrieran accidentes laborales como el que sucedió este martes. CC. OO. reclama que se agilicen las obras del nuevo centro y que provisionalmente se adopten las medidas preventivas oportunas para evitar nuevos accidentes", concluyen en una nota.

Etiquetas
Comentarios