Despliega el menú
Zaragoza

zaragoza

El héroe de Miralbueno y la joven a la que salvó la vida se reencuentran en el hospital

El conductor de bus Manuel Izaguerri acudió al Servet, donde sigue la víctima. "Ninguna palabra será nunca suficiente para agradecerte lo que hiciste por mí", le dijo la joven al chófer.

Manuel Izaguerri y la víctima sonreían el jueves para esta foto cuya publicación ha sido autorizada por ellos mismos. En cualquier caso, para garantizar todavía más la protección de la joven, HERALDO ha preferido seguir ocultando tanto su identidad como su rostro. Ambos protagonistas y sus familias quieren que imágenes como esta sirvan para crear conciencia y que la gente se implique en la lucha contra la violencia machista.
Manuel Izaguerri y la víctima sonreían el jueves para esta foto cuya publicación ha sido autorizada por ellos mismos. En cualquier caso, para garantizar todavía más la protección de la joven, HERALDO ha preferido seguir ocultando tanto su identidad como su rostro. Ambos protagonistas y sus familias quieren que imágenes como esta sirvan para crear conciencia y que la gente se implique en la lucha contra la violencia machista.
Cedida por la familia

La joven a la que su compañero sentimental intentó degollar el pasado lunes en Miralbueno sigue recuperándose de las heridas que le causó con un cúter Fabio C., de 34 años, que ingresó en la prisión de Zuera el jueves como presunto autor de un delito de homicidio en grado de tentativa.

La mujer, de 23 años y vecina de Garrapinillos, permanecía al cierre de esta edición ingresada en una habitación del hospital Miguel Servet. A pesar de las graves lesiones que le infligió su compañero en el cuello, la espalda y el pecho, su evolución es positiva y le ha permitido recibir en los últimos días a decenas de familiares y amigos que quieren saber cómo se encuentra después de la agresión.

Entre las personas que se han acercado hasta el centro hospitalario esta semana se encuentra Manuel Izaguerri Sánchez, el conductor del autobús de Avanza que fue testigo de los hechos e intervino decisivamente para parar el ataque, evitando un desenlace terrible.

El chófer, de 58 años, ya había contactado con la chica y su familia a través de las redes sociales pocas horas después de la agresión, que se produjo el lunes hacia las 20.20 a la altura del número 125 del camino del Pilón. Los protagonistas de la historia quedaron en reencontrarse en cuanto ella experimentara mejoría, pero parece que ninguno de los dos ha podido esperar mucho tiempo para verse.

El jueves por la tarde, Izaguerri acudió al Servet junto a su mujer y uno de sus hijos, según explicó Víctor, el hermano de la víctima a este diario. Las dos familias son vecinas de Garrapinillos e, incluso, se conocían de vista: según confesó el propio chófer el martes, tiene una hija de la misma edad que la víctima y ambas habían coincidido en el instituto.

Como no podía ser de otra forma, se trató de una reunión cargada de emociones tanto para Izaguerri –«nuestro ángel», como le denomina Víctor– como para la joven. Del encuentro de ambos quedó una fotografía que estas familias zaragozanas probablemente no olvidarán. "Visitas que dan la vida", escribió la chica en sus redes sociales, donde compartió la imagen que acompaña a estas líneas. "Ninguna palabra será nunca suficiente para agradecerte lo que hiciste por mí", agregó.

"Es la fotografía más importante que existe en mi vida, y creo que todo el mundo está deseando verla", manifestó a HERALDO su hermano. Víctor compartió un sentido texto en las redes sociales contra la violencia machista y para agradecer a Manuel y el resto de ciudadanos que intervinieron (varios vecinos del barrio desarmaron al agresor y las empleadas de una farmacia cercana ayudaron a taponar las heridas de la víctima) para parar la agresión a su hermana. Sus palabras ya han sido compartidas por más de un millar de personas. "Me alegra saber que el mensaje haya llegado a la gente", señaló Víctor, que quiere que la gente reaccione ante las agresiones como lo hicieron sus "héroes".

Intervención decisiva

Tal y como explicó a HERALDO el propio Manuel Izaguerri pocas horas después de los hechos, el lunes hacia las 20.20 estaba llegando al final del recorrido de la línea 53, que conduce desde hace varios años, cuando un vehículo que estaba aparcado en el carril contrario le llamó la atención. Tenía la puerta abierta y de él salían unas piernas que se agitaban con fuerza.

Pensando que la persona que conducía podía haber sufrido un ataque epiléptico, el chófer detuvo el autobús y acudió corriendo para prestar su ayuda. Cuando se acercaba, pudo comprobar cómo un hombre estaba intentando cortar el cuello a una chica, que intentaba, sin éxito, zafarse de su agresor.

"Cogí fuerzas de no sé dónde, la cogí por las piernas y la saqué hacia la calzada", contó Izaguerri el pasado martes, cuando trascendió su identidad y todos los medios de comunicación quisieron conocer de primera mano cómo había sido su heroica acción. El conductor de Avanza permaneció junto a la chica hasta que llegaron los sanitarios y la Policía.

Mientras tanto, Fabio C. ya ha pasado dos noches en el centro penitenciario de Zuera, donde ingresó el jueves por la tarde tras declarar durante una hora ante la titular del Juzgado de Violencia contra la Mujer número 2 de Zaragoza. La magistrada le atribuye un delito de homicidio en grado de tentativa, según fuentes judiciales, y le prohibió comunicarse con la víctima por cualquier medio, así como acercarse a ella a menos de 500 metros.

Etiquetas
Comentarios