Despliega el menú
Zaragoza

sucesos

Varios vecinos desarmaron al joven que intentó degollar a su pareja en Miralbueno

La víctima, de 23 años, está muy grave. Su agresor se clavó el arma tras herir también al chófer de un bus que intentó ayudar a la chica.

Una joven de 23 años se encuentra herida muy grave después de que su novio, de 34, intentara degollarla este lunes por la tarde tras discutir con ella en el interior de un coche en el Miralbueno. Fueron un conductor de Avanza –que también recibió un corte en una mano– y varios vecinos del Camino del Pilón, lugar donde ocurrieron los hechos, quienes lograron reducir, desarmar y retener al agresor hasta que llegó la Policía. Antes de quitarle el cuchillo con el que atacó a la joven, Fabio C. se autolesionó clavándoselo en el cuello y en el tórax.

La nueva agresión de lo que parece ser otro caso de violencia machista se produjo pasadas las 20.15 en el mencionado barrio zaragozano, donde reside desde siempre el presunto agresor, Fabio C., de 34 años. Según los testigos, ambos se encontraban en el interior de un coche aparcado en doble fila a la altura del número 125 del camino del Pilón cuando, en medio de una discusión, el hombre sacó un cuchillo y le causó un corte profundo en el cuello a la víctima, a la que también se lo clavó en el pecho.

Una de las personas que primero se percató del ataque fue el conductor de un autobús de Avanza, que rápidamente se dirigió al vehículo donde se encontraba la pareja para intentar mediar. Al hacerlo fue cuando sufrió un corte en un mano que, en principio, no revestiría gravedad. De hecho, ello no le impidió, con ayuda de otros viandantes, retener al agresor hasta que acudió la Policía Nacional.

Dos ambulancias se acercaron hasta el camino del Pilón, que fue cortado por la Policía Local. Los médicos de la uvimóvil que atendió a la joven estuvieron mucho rato en la calle tratando de estabilizarla antes de trasladarla al Hospital Miguel Servet, donde permanece ingresada. El segundo vehículo asistió al varón, que fue evacuado, en calidad de detenido, al Hospital Clínico.

Los vecinos del barrio se volcaron en ayudar a la víctima mientras llegaban las asistencias sanitarias. "Ha entrado una vecina para que llamáramos a la policía porque, según nos dijo, había un chico que se había intentado suicidar. Pero cuando hemos salido lo que hemos visto es a mucha gente pegando al joven para que soltara un cuchillo. Luego nos hemos enterado que había agredido con él a una chica y nos hemos dado cuenta de que estaba en el suelo sangrando", explicaban asustadas las trabajadoras de la farmacia que se encuentra a la altura de donde se cometió la agresión.

"Me quiero morir"

Desde ese momento, su afán fue proporcionar gasas y cualquier material que sirviera para contener la hemorragia del cuello a la muchacha, al conductor y también al agresor.

"Ella estaba consciente pero no decía nada. Solo estaba en el suelo con los ojos abiertos. En cambio, él solo decía: "Me quiero morir, me quiero morir", relataban poco después de lo hechos.

Agentes del Grupo de Homicidios estuvieron entrevistándose con los testigos para reconstruir toda la historia. Igualmente, los funcionarios de la Policía Científica recogieron pruebas dentro del Peugeot donde se produjo la agresión y fuera, donde quedó un charco de sangre junto al vehículo.

Mientras, responsables de la empresa Avanza se desplazaron al lugar para atender al conductor que tuvo tan valiente y decisiva actuación y retirar el autobús.

Etiquetas
Comentarios