Despliega el menú
Zaragoza

La víctima del crimen de la calle Princesa no se pudo defender

Sami fue apuñalado cuando estaba de lado, lo que "redujo" su campo de visión y "anuló" su respuesta, según la Policía.

Familiares y amigos de Sami se concentraron para exigir justicia en el lugar del apuñalamiento.
Familiares y amigos de Sami se concentraron para exigir justicia en el lugar del apuñalamiento.
Oliver Duch

Hace una semana que Sami Hamidi, de 20 años, fue asesinado en la esquina de la calle Princesa con Cortes de Aragón. A pesar de que el principal sospechoso del apuñalamiento -F. G., de 17 años- fue detenido apenas 36 horas después el crimen, aún quedan muchos incógnitas por despejar.

La Policía Nacional ha arrestado en los últimos días a un segundo joven -A. H. B., de 16 años- al que considera cooperador necesario y busca a otros dos sospechosos más, también menores, a los que los testigos presenciales señalan como acompañantes del presunto homicida. El viernes, la delegada del Gobierno en Aragón, Carmen Sánchez, señaló que los investigadores ya tenían identificado a uno de estos individuos y trabajaban en su localización.

En el avance de las pesquisas, los testimonios de varias personas que estaban en el entorno de las calles Princesa, Cortes de Aragón y Dato hacia las 4.00 del 18 de noviembre, cuando se produjo el crimen, se antojan fundamentales. De hecho, fueron estas declaraciones las que posibilitaron la localización y posterior arresto de F. G.

Apenas dos horas después del suceso, cuando Sami Hamidi estaba siendo atendido de urgencia, los investigadores del Grupo de Homicidios ya tenían su nombre, imagen y la dirección de la vivienda en la que residía. Incluso, pudieron ver alguna fotografía suya en las redes sociales.

Con estos datos, una patrulla de la Policía Nacional se trasladó hasta su domicilio. Cuando llegaron, los agentes oyeron música desde la calle y dedujeron que se estaba celebrando una fiesta. En el piso encontraron a una mujer que se identificó como la madre del joven al que buscaban y les dijo que no estaba en casa en ese momento, aunque facilitó su número de teléfono, según consta en el sumario.

Basándose en las declaraciones de los testigos, que coincidían en señalar a F. G. como presunto autor del apuñalamiento, los investigadores solicitaron al juzgado de guardia la intervención de las llamadas y los datos de la línea, medida que fue autorizada y que a la postre facilitó su localización, el lunes por la tarde cerca de la plaza de toros de Huesca.

Ataque sorpresivo

El miércoles por la mañana, el joven fue puesto a disposición del Juzgado de Menores. Asistido por la abogada Carmen Sánchez Herrero, se negó a declarar y la Fiscalía pidió a la jueza que decretara su internamiento provisional durante seis meses en el centro de menores de Juslibol.

El silencio del principal sospechoso del crimen mantiene algunas incógnitas abiertas sobre el móvil del crimen de Sami Hamidi. Según consta en la investigación, el agresor interceptó al fallecido para reprocharle una discusión que habían tenido el pasado verano. Lo hizo acompañado de otros dos jóvenes (los que aún busca la Policía) "en una clara actitud violenta e intimidatoria".

El intercambio de palabras entre ambos fue rápido y terminó "por sorpresa" cuando el menor ahora detenido esgrimió un cuchillo de grandes dimensiones que llevaba oculto en el pantalón. El presunto autor de los hechos "necesariamente" tuvo que realizar la agresión cuando la víctima no se encontraba de frente a él, lo que según la Policía "redujo" su campo de visión y "anuló" su capacidad de defensa. Sami no presentaba lesiones compatibles con la autodefensa.

El menor investigado y sus acompañantes huyeron precipitadamente y los conocidos de Sami, que apenas pudo dar caminar unos metros debido a la pérdida de sangre que le había provocado la puñalada, no tuvieron tiempo para reaccionar e interceptarles.

Etiquetas
Comentarios