Despliega el menú
Teruel
Suscríbete

Allueva, el pueblo de Teruel que regala un jamón a cada vecino para suplir la suspensión de sus fiestas

Ha sido una sorpresa para los residentes y quienes tienen su segunda residencia, a cambio del vermú que todos los años organizaba el Ayuntamiento.

Pilar Molina, alcaldesa de Allueva, junto a los jamones que se han regalado a sus vecinos.
Pilar Molina, alcaldesa de Allueva, junto a los jamones que se han regalado a sus vecinos.
Ayuntamiento de Allueva

En un verano sin fiestas, buenos son los jamones. No busquen ese refrán en la sabiduría popular porque no está, pero es el que han seguido en Allueva, un pequeño pueblo de la provincia de Teruel. Después de dos años sin fiestas de San Luis a causa de la pandemia de coronavirus ha llegado una veta de "alegría" y lo ha hecho en forma de jamón.

El Ayuntamiento de Allueva ha regalado un jamón a cada casa, unos 50. "Mandé una circular a todos los vecinos y les dije que el 15 de agosto tenían que pasarse por el ayuntamiento de 11.00 a 13.00", explica Pilar Molina, alcaldesa del pueblo y artífice de esta iniciativa. 

Los vecinos de Pilar no sabían cuál era el motivo. "Era una sorpresa", añade, aunque pronto se fue corriendo la voz de qué era eso que la alcaldesa les iba a dar, tanto a vecinos que viven allí durante todo el año como a propietarios de segundas residencias o personas que trabajan por el pueblo. "Todos se han ido con su jamón", revive orgullosa.

Dos vecinas de Allueva recogen su jamón en el ayuntamiento del pueblo.
Dos vecinas de Allueva recogen su jamón en el ayuntamiento del pueblo.
Ayuntamiento de Allueva

Cómo no, el jamón es de Teruel: "Bueno no, buenísimo", dice Molina. Lo que tenía claro la alcaldesa de Allueva es que había que apostar por el producto de la zona, así que también obsequió con una bandeja de cerámica de Teruel donde están inscritos 2020 y 2021 –los años marcados por la covid-19-. Estas piezas artesanales eran un reclamo para el turismo, que también se ha visto afectado por la pandemia.

La bandeja de cerámica de Teruel regalada en Allueva y otros obsequios.
La bandeja de cerámica de Teruel regalada en Allueva y otros obsequios.
Ayuntamiento de Allueva

“Ha sido una forma de animar como buenamente se ha podido”, dice Pilar Molina. Todos los años desde el Consistorio de la localidad organizaban un vermú para el pueblo, pero la suspensión de las fiestas lo ha impedido. A cambio, este año han proyectado alguna película infantil para los niños y oficiaron una misa con jotas. En condiciones normales, antes de la pandemia, vivían unas fiestas que intensificaban su actividad de cara al fin de semana.

Molina muestra su satisfacción por el comportamiento de los vecinos del pueblo ante la pandemia, ya que cuando se han tenido que reunir lo han hecho con todas las medidas pautada por las autoridades sanitarias, cuenta su primera edil. Además, aplaude que no se ha declarado ningún caso de covid-19. 

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión