Despliega el menú
Teruel
Suscríbete

aragón

Tres pedanías de Teruel son de "problemática viabilidad" por la despoblación, según el PGOU

El avance del planeamiento urbanístico para los próximos 20 años considera comprometido el futuro de los barrios rurales de Aldehuela, El Campillo y Valdecebro mientras que crecen San Blas y Villaspesa

Sergio Igual, alcalde de Aldehuela, junto a la fuente de la pedanía.
Sergio Igual, alcalde de Aldehuela, junto a la fuente de la pedanía.
Heraldo.es

La despoblación de la provincia afecta a la propia capital. Según el avance del Plan General de Ordenación Urbana (PGOU) que ha empezado su trámite en el Ayuntamiento de Teruel, tres de las diez pedanías de la ciudad son de "problemática viabilidad" a causa de su regresión demográfica y su envejecimiento. Se trata de Aldehuela, El Campillo y Valdecebro, aunque el peor diagnóstico se lo lleva la primera de ellas con un indicador de viabilidad de -3 dentro de una escala de 0 a -4.

El avance del PGOU evalúa la situación de los diez barrios rurales de la capital a partir de los diferentes grupos de edad, del índice de envejecimiento, de la tasa de dependencia, del número total de habitantes y el índice de masculinidad –relación entre población femenina y masculina e 15 a 49 años– con el resultado de que seis de los núcleos tienen indicadores de viabilidad negativos –Aldehuela, El Campillo, Valdecebro, Caudé, Concud y Villalba Baja–.

Las expectativas más halagüeñas corresponden a San Blas y Villaspesa, calificados "en transición hacia la autosuficiencia". El equipo redactor del PGOU realiza su valoración sobre las perspectivas de los barrios rurales a partir de los criterios de la Estrategia de Ordenación Territorial de Aragón (EOTA). Dedica un apartado especial a los núcleos de La Guea y Los Marines, dependientes de San Blas y a los que plantea considerar "aldeas" levantadas en suelo no urbanizable y donde solo podrán llevarse a cabo obras "de rehabilitación".

El avance analiza la evolución demográfica de las pedanías y plantea una dotación de suelo para nuevas viviendas en consecuencia. Aldehuela, con 67 habitantes y el núcleo con peores expectativas, dispone en el nuevo PGOU de 33.830 metros cuadrados de suelo urbano no consolidado con capacidad para 51 viviendas unifamiliares. En el lado opuesto están Villaspesa y San Blas, con 573 y 621 habitantes, que contarán con suelo para levantar 167 y 223 viviendas, todas en suelo urbano no consolidado.

La evolución del padrón de habitantes de Aldehuela indica que entre 2002 y 2018 ganó residentes en cinco años, retrocedió en nueve y en dos no experimentó cambios. Entre 2017 y 2018, perdió el 6% de la población. El Campillo replica esta misma situación con cinco años de incremento poblacional, ocho de caída y tres de estancamiento. Valdecebro mejora ligeramente el panorama con cinco incrementos y seis caídas.

El alcalde pedáneo de Aldehuela, Sergio Igual, reconoció que "cada vez hay menos vecinos y más casas vacías". Explicó que es el único de los ocho niños que nacieron el mismo año que él que sigue en la pedanía. Señala que el pueblo, separado de la ciudad por 9 kilómetros de mala carretera, se quedó al margen "del bum inmobiliario" de inicios del siglo XX y no atrajo población como hicieron San Blas y Villaspesa, las pedanías con mejor expectativa. Aldehuela, El Campillo y Valdecebro siguieron perdiendo residentes mientas otros barrios crecían.

Sergio Igual se siente parte de la España Vaciada, a pesar de vivir en la capital provincial. El alcalde pedáneo está "preocupado por el futuro" de la población, que no dispone de bar ni tienda ni escuela. Los vecinos en edad laboral trabajan en la ciudad, donde llevan a sus hijos al colegio y hacen la compra. "La semana que viene ya nos han avisado de que ni siquiera subirá el panadero a diario porque no le sale a cuenta", se lamentó Igual.

El avance del PGOU centra la edificación futura de Aldehuela en el actual casco urbano para rellenar los huecos, pero el alcalde advirtió de que "no dar facilidades" a la edificación puede agravar la despoblación. Reconoció, no obstante, que revertir la desertización "es muy complejo", incluso en la propia capital.

El nuevo PGOU da ahora sus primeros pasos con el avance en proceso de análisis. Contempla suelo urbano y urbanizable para 5.036 viviendas en 20 años. El criterio general es contener la expansión urbana y concentrar las bolsas de suelo urbanizable en torno a la Vía Perimetral. A los diez barrios rurales les corresponden 889 nuevas viviendas.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión