Despliega el menú
Teruel

TEruel

Pueblos incomunicados y cortes de luz en Teruel

Poblaciones del Bajo Aragón y el Matarraña sufren cortes de luz y en el Maestrazgo hay pueblos que esta mañana permanecían incomunicados

El Gobierno de Aragón ha activado la Unidad Militar de Emergencias (UME) para atender a los vecinos de municipios de la provincia de Teruel afectados por cortes en el suministro eléctrico o con los accesos a sus poblaciones cortados por la nevada, algo que se está produciendo en la zona este de la provincia ante la persistencia de la nevada, que comenzó este lunes y continúa descargando nieve.

El dispositivo de la UME consta de 48 intervinientes y 23 medios de entre los que destacan tres máquinas quitanieves, dos vehículos de Transporte Oruga de Montaña (TOM) y dos Transportes Oruga Acorazados, una ambulancia y vehículos de comunicaciones y otros utilitarios de transporte. La UME, que ha dispuesto una base de operaciones en Calamocha, tiene entre sus cometidos colaborar en la reposición del suministro eléctrico abriendo camino con un vehículo oruga hasta el lugar en que se ha producido el corte del tendido eléctrico.

En el Bajo Aragón y el Matarraña, 8.000 vecinos de distintas poblaciones sufren cortes intermitentes de luz desde ayer debido a una avería en la red. El fallo ha sido provocado por la caída de ramas sobre la línea debido a la nieve y el fuerte viento y los operarios trabajan en su reparación con una dificultad extrema, debido a la virulencia del temporal.

Mientras llegan los refuerzos, la compañía eléctrica Endesa está desplazando ocho grupos electrógenos para suministrar energía a las localidades afectadas por los apagones, que son Valderrobres, Beceite, La Fresneda, Molinos, Fuentespalda, Peñarroya de Tastavins, Ráfales, Torre de Arcas, Fórnoles, La Portellada, Valdeltormo, Berge, Torre del Compte y Lledó, entre otras.

En la zona del Maestrazgo, donde la borrasca ha descargado con fuerza dejando casi un metro de espesor de nieve en algunos lugares, prácticamente todos los municipios han estado aislados durante la noche y buena parte de la mañana, si bien las máquinas quitanieves trabajan desde primera hora para dar un mínimo acceso a los pueblos, según ha informado el vicepresidente de esta comarca, Ricardo Altabás.

Aún así, núcleos de población como Tronchón, Villarluengo, Pitarque, La Cañada de Benatanduz y Montoro de Mezquita, siguen rodeados de nieve y sus carreteras son impracticables, ha informado el presidente de la Comarca, Roberto Rabaza, quien explica que la capa de nieve ha alcanzado una altura de entre 75 y 80 centímetros. El viento, además, ha amontonado la nieve en ventisqueros que miden más de un metro de alto.

“Si nadie se pone enfermo, podremos ir sobrellevando el temporal; el problema es que se produzca alguna emergencia con las carreteras en este estado”, ha dicho Rabaza, quien, con 31 años, no recuerda una nevada tan fuerte.

Rabaza ha destacado que al menos medio centenar de personas viven en el Maestrazgo en masías o explotaciones agropecuarias diseminadas que ahora habrán quedado incomunicadas. Si la nevada se prolongase muchos días, aquellos ganaderos que no viven junto a la explotación podrían tener problemas para alimentar a sus animales.

Durante toda la mañana, vecinos de la zona con tractores han contribuido a limpiar de nieve las calles de los pueblos y los accesos a estos, sumándose a la labor de las máquinas quitanieves desplegadas por la Administración.

En la capital turolense, el servicio de autobús ha quedado interrumpido y el Ayuntamiento ha cortado todas las calles en pendiente de la ciudad así como la vía de conexión de barrios, por lo que la entrada al casco histórico es muy complicada.

La red de carreteras de la provincia, tanto la principal como la secundaria, sigue muy afectada por el temporal, con más de 350 camiones bloqueados en distintos puntos, bien por indicación de la Guardia Civil, que los ha derivado a estaciones de servicio próximas a carreteras hasta que el temporal remita o porque la nevada los ha sorprendido en plena marcha y no han podido continuar su ruta. Esta mañana había 300 vehículos pesados retenidos en la autovía Mudéjar o A-23 entre Zaragoza y Teruel, otros 23 en la N-211 a la altura de Monreal y 15 más en la N-232 en Monroyo. A ellos se suman 16 camiones paralizados en las proximidades de Andorra y otros tres en la N-420 entre Perales del Alfambra y Utrillas y entre Valdealgorfa y Calaceite.

Las zonas más afectadas son el Bajo Aragón, el Matarraña, el Maestrazgo y Gúdar-Javalambre, si bien hay carreteras colapsadas por la nieve en toda la provincia. En concreto, 41 tramos de vías de comunicación han sufrido los efectos de la nieve. La N-211 está cortada en Alcorisa y la N-420, eje que comunica la capital con las Cuencas Mineras y el Bajo Aragón, en Perales del Alfambra y en Valdealgorfa. En la red secundaria, siete tramos de carreteras están cerrados en Muniesa, Valdelinares, Ariño, Andorra, Puertomingalvo y Mosqueruela. En total, son necesarias cadenas para circular por más de 700 kilómetros.

Etiquetas
Comentarios