Despliega el menú
Huesca

la restauración del monasterio

La capilla de Sijena cerrada durante 50 años desvela algunos secretos

Los trabajos iniciados hace dos semanas han permitido descubrir una portada que podría ser de origen románico.

Los trabajos de restauración se han iniciado hace dos semanas.
Los trabajos de restauración se han iniciado hace dos semanas.
Gobierno de Aragón

La capilla de la Inmaculada Concepción del monasterio de Sijena llevaba 50 años cerrada al público. Se tapió en 1970 y desde entonces no se ha podido visitar. No es extraño que guardara algún secreto teniendo en cuenta el tiempo transcurrido. Los técnicos que han traspasado ahora sus puertas para restaurar los daños que sufrió en el devastador incendio declarado en el monumento en el año 1936, se han topado con un hallazgo: una portada que podría ser de origen románico.

El descubrimiento se ha producido solo dos semanas después del inicio de los trabajos adjudicados por el Gobierno de Aragón a la empresa Damarin, con sede en Almudévar, con una inversión de 255.511 euros y un plazo para ejecutarlos de 135 días. Ahora se está realizando un informe arqueológico de la portada, situada enfrente del acceso principal y que conserva la solera y los arranques. El departamento de Educación y Cultura ha anunciado que se pretende conservar y hacer visible para que la pueda conocer el público una vez que el espacio sea restaurado.

La portada está situada enfrente de la actual.
La portada está situada enfrente de la actual.
Gobierno de Aragón

La rehabilitación de la capilla es la primera de las actuaciones recogidas en el Plan Director del Monasterio de Sijena, un proyecto que, según fuentes de la consejería, se considera "prioritario" en esta legislatura, y da continuidad a otros trabajos ya realizados, con una inversión de un millón de euros, en los antiguos dormitorios y la sala capitular. Esta espera albergar las pinturas murales que por sentencia judicial debe devolver el Museo Nacional de Arte de Cataluña, aunque el fallo no es firme y está pendiente del pronunciamiento de la Audiencia de Huesca.

La Inmaculada Concepción es una capilla barroca formada por el cubrimiento del espacio existente entre la iglesia y la sala capitular. La decoración es típica de este estilo arquitectónico. Está muy dañada, lo mismo que el suelo, y también hay que consolidar la techumbre para evitar filtraciones y humedades. El proyecto de restauración pretende, indicaron fuentes de la DGA, conseguir un acabado "que permita entender y apreciar este espacio en todo su valor", reparando las partes deterioradas y las fábricas alteradas por reformas anteriores ya obsoletas, los revestimientos y decoraciones en yeso y las carpinterías. También se actuará en el exterior del muro norte de la capilla, donde se creará un patio para poder verlo, ya que actualmente está enterrado.

La cúpula y la bóveda resistieron el incendio en la Guerra Civil y los desescombrados posteriores, aunque el hueco abierto al desaparecer el cerramiento de un arco proporciona una luz y un efecto distinto del existente cuando la iluminación natural se producía por la linterna.

Etiquetas
Comentarios