Despliega el menú
Huesca

El Justicia de Aragón plantea el cobro de los rescates en caso de imprudencia grave

Las sanciones serían "el último recurso" para el Gobierno de Aragón, pero no las descarta. El servicio de emergencias del 112 ha gestionado casi 300 incidentes de montaña desde junio.

Un corredor de montaña en zapatillas en el glaciar del Aneto
Un corredor de montaña en zapatillas en el glaciar del Aneto
Fernando Rivero

El Justicia de Aragón ha reabierto el debate sobre el cobro de los rescates en montaña. Ángel Dolado, que esta semana decidió iniciar de oficio un expediente para analizar las posibles medidas preventivas ante los numerosos accidentes registrados este verano, con 14 muertos desde el 1 de junio, se muestra partidario de cobrar una tasa que conlleve el abono total o parcial de la intervención, "en supuestos de imprudencia temeraria grave".

"No se trata de establecer una tasa con carácter general, pero es fácil definir una imprudencia grave o muy grave. En esos supuestos sí sería partidario de que se estableciese", declara. "No es un tema pacífico", admite, pero cuando decidió abrir el expediente le guió la idea de "poner en la agenda política y ciudadana" la problemática surgida por el elevado número de fallecidos.

En su opinión, los seguros del hogar pueden ser un recurso. "Pagando una ampliación de prima podemos cubrir, no ya una actividad de deporte federado, que ya tiene su seguro, sino los riesgos para familias normales, los que salimos un fin de semana a hacer montaña". Esto permitiría afrontar el pago de un rescate, total o parcialmente.

Dolado recuerda que en otras Comunidades se cobran los rescates. "Aquí no, e incluso se ha hecho una clara política desaconsejándolo por el efecto negativo para el turismo, pero lo más importante son las vidas humanas, de los montañeros y de los propios rescatadores", y no olvida que los salvamentos se pagan con fondos públicos.

Cataluña aprobó en 2009 una normativa de tasas a aplicar en el rescate de personas en zonas señaladas como peligrosas o de acceso prohibido, si no estaban bien equipadas o si habían pedido el servicio sin motivos objetivamente justificados. Pero solo la ha aplicado en contadas ocasiones. También la tiene el País Vasco desde 2011, con criterios similares: para deportes de riesgo, zonas peligrosas o prohibidas, casos de meteorología adversa o simulación de existencia de riesgo. Entre 2012 y 2015 facturó 18.959,36 euros, por una docena de rescates, con cantidades que oscilaban entre los 113 y los 2.600 euros. Y en algunas otras Comunidades, como Cantabria, también existen tasas, pero no se aplican.

En Aragón, el servicio de emergencias del 112 gestionó 294 incidentes de montaña, entre el 1 de junio y el 12 de septiembre, casi tres diarias, lo que da cuenta de la dimensión del problema. De ellos, 225 corresponden a rescates de montaña, 31 a sucesos en barrancos, 37 a personas desorientadas y hubo uno en cuevas y grutas.

El Gobierno de Aragón, que acaba de firmar la renovación del convenio con el Ministerio del Interior para colaborar en los rescates, ve con "preocupación" los datos pero los quiere analizar "con sosiego y sin alarmismo". "Está claro que algo falla y algo hay que hacer", señala la consejera de Presidencia, Mayte Pérez, que relaciona el repunte con el aumento de turistas y destaca el dato del 9% más de pernoctaciones en los refugios de montaña.

Convocatoria del Observatorio

Para la portavoz del Ejecutivo autonómico, la solución está en "profundizar y aumentar" las campañas de información y concienciación. Admite que "a veces los ciudadanos solo respondemos ante una amenaza de sanción", pero la aprobación de una normativa específica para castigar actuaciones imprudentes sería "el último recurso". Aun así, apostilla Mayte Pérez, "no hay que descartarlo, en función de la evolución de las cifras y de detallar a qué se han debido esas 14 muertes".

La consejera de Presidencia de la DGA ha hablado ya del problema con la delegada del Gobierno en Aragón, Carmen Sánchez. "Vamos a poner en común los datos que tenemos y vamos a convocar al Observatorio de la Montaña, un instrumento que aglutina a todos los actores públicos y privados, para ver qué medidas podemos tomar y para analizar este repunte", anuncia. Prefiere esperar a escuchar a todos los representantes del Observatorio antes de ir más allá.

Etiquetas
Comentarios