Aragón
Suscríbete por 1€

Piden medidas para garantizar alojamiento a los trabajadores de la campaña de esquí

Los alquileres de 600 a 1.500 euros frenan la contratación, según los empresarios.

Camareros trabajando en la terraza del bar Pirulo Plaza, en la plaza Biscós de Jaca.
Camareros trabajando en la terraza del bar Pirulo Plaza, en la plaza Biscós de Jaca.
Laura Zamboraín

Quedan menos de dos meses para el inicio oficioso de la temporada de esquí -siempre y cuando haya nieve para entonces- y las estaciones de Aramón (Formigal-Panticosa, Cerler, Javalambre y Valdelinares) y de Candanchú ya han abierto esta semana los procesos selectivos para cubrir 320 vacantes de hostelería, mantenimiento de remontes, písters, máquinas pisapistas...

Pero no son los únicos negocios vinculados a la nieve que están moviendo ya el mercado de trabajo ya que otros empresarios turísticos del Pirineo también están empezando a buscar mano de obra. La prueba es que las páginas web del Inaem y otros portales especializados han lazando ya ofertas para ayudante de camarero en Jaca; personal de limpieza para un albergue en el Pueyo de Jaca y para una empresa de Benasque; jefe de mantenimiento para un hotel de Formigal; recepcionista para un apartahotel de Jaca...

7.300 contratos el año pasado

Según los datos del Servicio Público de Empleo Estatal, la pasada temporada de invierno (de diciembre a marzo, ambos incluidos) se firmaron 7.300 contratos del sector servicios en las principales zonas a pie de pistas. Fueron 5.000 más que la campaña anterior, que transcurrió casi en blanco por las restricciones de la pandemia, y un 6% más que en la 2019/2020 (teniendo en cuenta que esta última se interrumpió súbitamente con la declaración del estado de alarma el 14 de marzo).

Diciembre lideró las contrataciones -la gran mayoría temporales- con 2.608, seguido de marzo con 2.113, febrero con 1.349 y enero con 1.227. A la cabeza se situó Sallent de Gállego con 2.917 (231 más que en la 2019/2020) por delante de Jaca con 2.060 (+96) y Benasque con 966 (+12). Y más lejos, Aísa, Biescas, Canfranc, Castejón de Sos, Panticosa y Villanúa.

Aunque todavía es muy pronto para hacer cualquier previsión para el puente de la Constitución, Jesús Pellejero, presidente de la Asociación Turística del Valle de Tena y propietario de dos hoteles de Formigal, se muestra esperanzado ya que las reservas a estas alturas son mejores que las de 2021. "Dependerá de que nieve y pueda abrir Formigal, pero si tuviéramos las mismas condiciones que el año pasado, podría ser un arranque excepcional porque los días festivos caen en martes y jueves con lo que se enlazarían dos puentes y doblaríamos las ventas", augura.

La próxima semana comenzarán los llamamientos de los fijos discontinuos de las plantillas y, en función de la respuesta, luego intentarán cubrir las vacantes. Pellejero destaca que al hándicap de los horarios del sector para encontrar personal, en destinos como Formigal se une otra problemática "de mucho más calado" ya que al no existir suficiente población autóctona para cubrir toda la demanda, se ven obligados a traer mucha gente de fuera de valle "y la vivienda es la principal barrera".

Cada empresario intenta buscar soluciones por su cuenta, bien facilitando habitaciones de hoteles a los empleados o comprando o alquilando apartamentos para ellos. Pero el presidente de la Asociación Turística del Valle de Tena pide otras medidas a las administraciones como impulsar promociones públicas de VPO o de alquiler con precios tasados, o limitar las estancias de los apartamentos, "como se ha hecho en Baleares para que sean de más de un mes".

Atajar la competencia desleal

Su homólogo del valle de Benasque, José María Ciria, asegura que a muchas empresas, como la suya, no les queda más remedio que comprar o alquilar apartamentos para los empleados "porque ellos no se pueden permitir el lujo de pagar los alquileres que se piden aquí". También aboga por promover promociones públicas de vivienda –como van a hacer Panticosa, Biescas, Canfranc o Sallent– y, además, reclama más controles para evitar la competencia desleal de los apartamentos "porque se alquilan muchísimos sin estar dados de alta y prefieren reservarlos los fines de semana a turistas que a trabajadores todo el año porque les sale más rentable", señala. En su caso, también tiene buenas sensaciones de cara al invierno "porque somos un destino consolidado y Cerler tiene ya su clientela, aunque tiene que nevar".

Anabel Costas, hotelera y vicepresidenta del sector de Hospedaje de la Asociación de Hostelería y Turismo, también insiste en el mismo diagnóstico: "Hay unos precios de alquiler de apartamentos tan disparados, desde 600 euros sin gastos hasta los 1.500, que mientras no haya una regulación con las viviendas de uso turístico, no podemos contratar a gente porque no tendrán dónde vivir".

Por ello, además de pedir a los ayuntamientos promociones de viviendas reservadas para alojar a trabajadores, exige a la administración que haga cumplir a los apartamentos turísticos las mismas normativas que a los demás negocios en cuanto a tasas, registro de clientes para el INE y la Guardia Civil... "Si todos jugáramos con las mismas reglas seguramente habría más apartamentos para alquilar a trabajadores durante todo el año", opina.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión