Aragón
Suscríbete por 1€

La ampliación de Plaza permitirá la llegada de grandes empresas con parcelas de 20 hectáreas

Su tamaño iguala a la urbanizada para Amazon, que abrirá uno de sus mayores centros logísticos. La DGA inicia el trámite para expropiar 91 de las 240 hectáreas de la operación diseñada por Wilcox.

Maquinaria pesada trabajaba el pasado viernes en el movimiento de tierras para urbanizar la ampliación de Plaza.
Imagen de archivo de maquinaria en el movimiento de tierras para urbanizar la ampliación de Plaza.
Francisco Jiménez

La ampliación de la Plataforma Logística de Zaragoza (Plaza) que impulsa la inmobiliaria aragonesa Wilcox frente al club de golf La Peñaza se urbanizará a la medida de las necesidades de los grandes operadores del sector, de modo que todo el suelo neto disponible se concentrará en una docena de gigantescas parcelas, de entre diez y veinte hectáreas de superficie. Para hacerse una idea, serán tan grandes como la que acondicionó la DGA entre Decathlon y el club de golf para Amazon, que estrenará allí el próximo verano uno de sus almacenes más importantes del país.

 

El ámbito de la actuación se ha ampliado finalmente hasta alcanzar las 240 hectáreas con el fin de conseguir una configuración más regular a lo largo de la autovía de Madrid (A-2), generando dos rectángulos que suman casi tres kilómetros desde la urbanización Zaragoza Ciudad Golf (igualmente de Wilcox) hasta las instalaciones de Finanzauto, situada justo enfrente de la nave de clasificación de paquetería que gestiona DHL para la multinacional estadounidense de comercio electrónico en Plaza.

La superficie industrial neta de la denominada Plaza 4.0 sumará 170 hectáreas tras la preceptiva reserva de suelo para viales, zonas verdes y servicios. Las cesiones fijadas por ley y las pactadas con el Gobierno para facilitar la recalificación de los suelos rústicos y su tramitación exprés, mediante el correspondiente Plan de Interés General de Aragón (PIGA), ascienden a un 25%. De este modo, la DGA contará con 34 hectáreas y los ayuntamientos de Zaragoza y La Muela se repartirán el 5% restante, otras 8,5 hectáreas, en proporción al área implicada de su término municipal. La mayor parte recaerá en el del capital al afectar a 213 hectáreas de la ciudad, según las referencias del catastro.

La inversión total prevista para su construcción, incluido el coste de adquisición del suelo, se ha estimado en 40,7 millones de euros, salvo que el procedimiento de expropiación de los terrenos, el alza del coste de los materiales, la inflación y las prescripciones administrativas que imponga la Administración disparen dicha cuantía.

El Gobierno de Aragón ha cumplido su palabra de acelerar la tramitación y esta misma semana ha publicado la relación de bienes afectados. Como ya adelantó este diario, el 40% del ámbito de la actuación impulsada por Wilcox a través de una de sus sociedades, Cipsa Norte SL, atañe a fincas de terceros propietarios y se ha optado por el procedimiento de expropiación por tasación conjunta, para lo que solicitó la declaración de utilidad pública e interés social, como ya se hizo en el caso de Bon Àrea para completar la superficie de su plataforma agroalimentaria. De este modo, el Ejecutivo aragonés podrá iniciar el expediente de expropiación en 20 días y tramitar las actas de ocupación en torno a mayo.

Con la Ley del Suelo vigente, las expectativas urbanísticas no se tienen en cuenta a la hora de fijar el precio de las tres fincas que se van a expropiar, por lo que se pagarán como terrenos rústicos. Es decir, a un máximo de 20.000 euros por hectárea, de modo que el coste de adquisición rondará los 1,8 millones.

La titularidad de las casi 91 hectáreas que no están en manos de la familia propietaria de Wilcox, los Llorens, se reparte entre los herederos de Acampo Costa (con 52,6 hectáreas afectadas) y los de otras dos fincas (otras 38,2 hectáreas).

El coste de adquisición supondrá una mínima parte del precio pactado entre Wilcox y la DGA para la opción de compra sobre 78.000 m2 incluida en el convenio urbanístico: 75 €/m² más IVA frente a los 2 €/m2 que se pagará en la expropiación (el importe es mayor porque deben repercutirse los costes de urbanización y el beneficio industrial).

Evaluación ambiental en trámite

De forma paralela, el Instituto Aragonés de Gestión Ambiental (Inaga) ha iniciado los trámites para la evaluación de impacto de la ampliación de Plaza, aunque el propio Ejecutivo autonómico señala de antemano que el ámbito de la actuación tiene escasa vegetación natural, "en su mayor parte ocupada por campos de cultivo de secano, con escaso rendimiento y producción". "No es un área crítica y no está afectada por los objetivos de conservación de la Red Natura 2000", recoge el acuerdo por el que se declaró este proyecto de interés autonómico.

Si se cumplen las previsiones de los promotores, antes del verano se presentará al Ejecutivo autonómico el PIGA de Plaza 4.0, que incluirá la ordenación territorial y urbanística, los proyectos de reparcelación y urbanización y la documentación adicional que requiera la gestión del ámbito. Al ser prioritario, los plazos administrativos se reducirán a la mitad, con lo que el movimiento de tierras podrá comenzar antes de las elecciones que se celebrarán en la primavera del próximo año.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión